Inicio / Maternidad / Familia / ¿Por qué debemos darles alimentos sólidos a partir de los seis meses y no antes?

Maternidad

¿Por qué debemos darles alimentos sólidos a partir de los seis meses y no antes?

por Redacción enfemenino Publicado en 15 de abril de 2015

El desarrollo del intestino es lo que marca la edad para introducir los alimentos sólidos, por eso se toma de referencia los seis meses, cuando su sistema digestivo está más formado.

La alimentación complementaria es un paso muy importante para los bebés, pero no debemos precipitarnos. Los pediatras aconsejan introducir alimentos sólidos en la dieta de los bebés a partir de los seis meses. Antes de esta edad, la leche materna o el biberón con leche de fórmula son suficientes para garantizar el crecimiento y correcto desarrollo del bebé. El aparato digestivo de los bebés recién nacidos no está preparado para ingerir sólidos.

Si introducimos alimentos sólidos antes de que el estómago esté completamente preparado para procesarlos, corremos el riesgo de generar más gases de lo normal, estreñimiento y, en general, incomodidad para nuestro bebé.

© iStock

La importancia de no adelantarnos

Aunque a partir de los cuatro meses los bebés se empiezan a interesar por la comida de los padres, no debemos confundir su interés en explorar con un deseo de consumir nuestra comida. Lo que les interesa es experimentar nuevas sensaciones. Para ello, es suficiente darles de comer antes y luego sentarles a la mesa con nosotros, no hace falta compartir la comida. Este puede ser un buen método para llevar a cabo prácticas saludables de alimentación infantil como el famoso método Baby-led Weaning.

El aparato digestivo de los bebés les impide digerir sólidos hasta el cuarto o quinto mes: su deglución es impedida por movimientos de extrusión de la lengua. Tal y como explican desde la Asociación Española de Pediatría: "La maduración del sistema neuromuscular hasta los 4 meses permite deglutir líquidos. De los 4-6 deglutirá semisólidos y posteriormente adquirirá la masticación".

En la misma línea, la OMS recomienda mantener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, esta es la manera más óptima de alimentación que se aconseja para los bebés. Cuando cumplen el medio año de edad, los bebés son más fuertes, pueden sentarse y mantener la cabeza erguida, pueden coger cosas y tienen más control sobre su cuerpo. Esto les permite manejar comida, llevársela a la boca y poder tragarla sin riesgo de atragantarse. Además, a esta edad, su aparato digestivo está preparado.

Descubre: Meriendas para niños

Meriendas para niños © iStock

Desterrando falsos mitos

Existe una leyenda por la que se cree que los alimentos sólidos ayudan a los bebés menores de seis meses a dormir mejor. Pero lo cierto es que no hay ningún estudio científico serio que haya demostrado esto. A dormir toda la noche es algo que el bebé aprende por sí mismo.

Si alimentamos correctamente a nuestros hijos, estaremos garantizando que crezcan y se desarrollen de manera adecuada y saludable. Conocer las necesidades nutricionales del bebé, no confundir actitudes ligadas a su desarrollo con signos de que el bebé tiene hambre y asegurarnos de que tiene la suficiente destreza motriz antes de introducir alimentos sólidos, hará que la experiencia sea mucho más gratificante tanto para los padres como para el peque.


Contenido elaborado en colaboración con Deanna Marie Mason, experta en paternidad proactiva.


Y además:
Razones por las que debes vacunar a tus hijos
El masaje infantil, una experiencia única con tu bebé

por Redacción enfemenino