Inicio / Pareja / Relaciones / Las prácticas lésbicas

Las prácticas lésbicas

Publicado por mvega
Publicado en 29 de mayo de 2008

La homosexualidad femenina, o lesbianismo, a menudo plantea preguntas, aunque es tan corriente como la homosexualidad masculina.

La homosexualidad femenina, o lesbianismo, a menudo plantea preguntas, aunque es tan corriente como la homosexualidad masculina. ¿Cómo se desarrollan los encuentros amorosos? ¿Es el mismo placer? Veamos las prácticas lésbicas.

Los diferentes tipos de prácticas
> Por el tacto:

Las chicas, entre ellas, son adeptas de las caricias. Posiblemente más que las parejas heterosexuales. Así, las manos tienen una alta participación en su vida sexual. Porque, al fin y al cabo, el amor entre mujeres se resume en gran parte en preliminares. Masturbación en pareja, ternura... las lesbianas son consideradas mujeres dulces y mimosas...

> Por frotamientos:

Un poco de historia. En la antigua Grecia, el lesbianismo era llamado tribadismo, que significa frotar. Esta palabra, empleada sobre todo en la Belle époque, actualmente está en desuso. Sin embargo, en algunas lenguas, como en inglés o en alemán, este término designa una práctica sexual lésbica: el hecho de que dos mujeres froten sus sexos, uno contra el otro.

> Por la boca:
Besos, muchos besos. El placer mediante la boca es muy importante en las relaciones sexuales lésbicas. Boca contra boca, cunilingus, anilingus... Estas prácticas son comunes en las parejas heterosexuales y lesbianas.

> Por la penetración:

Contrariamente a los clichés, la penetración también existe en las prácticas lésbicas, es incluso sistemática. Puede ser anal o vaginal, puede hacerse con los dedos, la mano, la lengua u objetos sexuales como arneses, juguetes eróticos, consoladores... También hablamos de fist-fucking, práctica que consiste en introducir la mano o el puño en la vagina de la compañera. Esta práctica es peligrosa, ya que provocar numerosas lesiones de las mucosas, desde la simple irritación o infección, hasta contusiones graves, incluso la esterilidad.

¡Cuidado con las infecciones de transmisión sexual!

Aunque no haya forzosamente penetración, las lesbianas, igual que las parejas heterosexuales, también están expuestas a los riesgos de las enfermedades de transmisión sexual.
Por otro lado, el control ginecológico también es indispensable, aunque la contracepción no es necesaria entre mujeres. Las consultas al ginecólogo permiten detectar, evitar o curar una eventual ETS. De hecho, según un informe presentado a la Dirección General de la Salud, una de cada 5 mujeres que nunca había tenido relaciones con un hombre, se habría infectado por el papillomavirus. Por lo tanto, parece importante protegerse y prevenir estas enfermedades sexuales, incluso en los casos de homosexualidad femenina.

¿Cómo protegerse?
Se recomienda utilizar diques dentales: cuadrados de látex. Podemos hacer uno simplemente recortando un preservativo masculino o un guante en látex. Hay que verificar la homologación CE o NF. Debe recubrir los labios y la vulva durante el acto. Piensa en cambiar de dique si cambias de parte del cuerpo o de compañera.
Para toda penetración anal o vaginal con objetos sexuales, es indispensable utilizar un preservativo masculino o femenino. Para las penetraciones con la mano, utiliza guantes de látex. En todos los casos, piensa siempre en poner un poco de lubricante de base acuosa para evitar dolores, irritaciones y otras molestias.

Puede interesarte