Hacer el amor en un hotel

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 4 de octubre de 2009

> Hacer el amor en un hotel, ¿para quién es?

- Los viajeros amorosos: Mostrar tu amor en las camas de las más espectaculares suites del mundo entero, ¿qué hay más romántico? Si además la vista es paradisíaca y el champán bien frío... el viaje puede llegar a ser inolvidable.

- Los recién casados en su luna de miel: La noche de bodas es probablemente la noche más importante en la historia de una pareja. Así que procura elegir bien el lugar donde la pasarás. Hotel de 4 estrellas, suite presidencial con jacuzzi y champán, la elección te pertenece... pero piénsalo bien, porque tanto con la habitación como con lo que hagas con ella, ¡sólo tienes un intento!

- Los adolescentes que no saben dónde ir: Sí, a menudo los olvidamos, esos adolescentes que tienen que contentarse en el asiento trasero de un coche, en una callejuela desierta o en un campo de amapolas. ¡Ellos también tienen derecho a probar el confort de un colchón suave y mullido!*

- Las parejas adúlteras: El hotel es probablemente el lugar que más éxito tiene para las parejas ilegítimas que no pueden disfrutar de muchos momentos íntimos... Es la forma más rápida y cómoda de verse, además lo excepcional de la situación puede añadir un toque picante a las citas. Se consigue una discreción máxima. Pero cuidado, no pagues la habitación con tarjeta...

> Hacer el amor en un hotel, los pros:

- ¿Un poco de hambre? (¡claro que sí, esto despierta el apetito!) ¡Room service! Sin necesidad de levantarse, caminar con los pies descalzos sobre el frío de la cocina hasta la nevera.

- Las sábanas están limpias, el colchón súper mullido y la bañera es triple que la tuya. Además de esto, todo está ordenado, no hay calcetines tirados por el suelo ni vajilla que se acumula, en resumen, nada que te distraiga de pasar un momento exquisito.

- No corres el riesgo de que te moleste nadie: ni los niños que entran del colegio, ni la suegra que llama por teléfono, ni el perro que quiere salir a pasear. Una paz real.

> Hacer el amor en un hotel, los contras:

- El precio: ¡ay! Si bien la habitación del hotel es un poco lujosa, ¡no es regalada! Pero para darse el capricho, esto no tiene precio...

- Cuidado con que tus escapaditas de hotel no se hagan una costumbre, ¡hay que hacer de ellas una excepción! Si no, las caricias en tu pequeño lecho conyugal, y lejos del mini bar, podrían convertirse en rutinarias.

- Hacer el amor en un hotel está bien. Pero si te quedas encerrado dando volteretas mientras estás al otro lado del mundo, ¡es absurdo! Haz una pausa de vez en cuando para irte a pasear. ¡El turismo tampoco está mal!

> Nuestros consejos para hacer el amor en el hotel:

¿Por qué no elaborar primero un pequeño “teatrillo”? Fija una cita en el bar del hotel, subid juntos después a la habitación. Igualmente puedes, como si fueras una actriz de Hollywood, vestirte con un conjunto explosivo y atractivo de lencería bajo una gabardina beige.

Procura elegir un hotel con decoración original (oriental, de diseño) y prevé accesorios varios (unas esposas, unas vendas, aceites de masaje). ¡Para añadir un toque picante a la experiencia!

No te pierdas:
Lugares insólitos para hacer el amor
El amor al aire libre

Puede interesarte