Inicio / Pareja / Sexualidad / El orgasmo en la mujer: 5 claves para alcanzarlo

El orgasmo en la mujer: 5 claves para alcanzarlo

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 20 de octubre de 2016

Experimentar el orgasmo femenino supone alcanzar el clímax sexual para casi todas las mujeres. Sin embargo, hay quien no termina de lograr disfrutar al 100% de sus relaciones íntimas, ya sea porque no consigue llegar a sentir esta sensación única o porque no sabe qué hay muchas otras formas de disfrutar.

La palabra «orgasmo» viene del griego «orga» cuyo significado es «hervir, arder». Y no es de extrañar, porque se trata de un placer absoluto, fulminante, que se alcanza con fuerza tras un período de excitación. Dicen que es el placer más agradable e intenso (lo sentimos, querido chocolate) al que le sigue un momento de calma, felicidad y relajación. Pero, ¿cómo se llega a él? Bueno, puedes conseguirlo sola o en pareja. En pareja, hay infinidad de formas, y si pensamos en lograrlo a través del coito, el kamasutra ofrece innumerables variaciones para alcanzarlo.

Sin embargo, no solo a través de la penetración se puede lograr. De hecho es altamente recomendable explorar el cuerpo femenino para descubrir zonas erógenas que faciliten la tarea. En el caso de las relaciones sexuales, los preliminares, el sexo oral y otro tipo de prácticas placenteras pueden ser el vehículo perfecto para lograr un orgasmo inolvidable. Mientras tanto, también es fundamental conocerse a una misma a través de la autoexploración, así que si quieres disfrutar de tu cuerpo prueba con alguno de estos últiles juguetes.

Si quieres descubrir un poco más sobre el orgasmo femenino, repasamos 5 claves fundamentales sobre este...

1. Manifestaciones físicas del orgasmo femenino

Durante el orgasmo, el clítoris se retrae, la vagina, el perineo y el útero se contraen por las sacudidas y los pezones se endurecen. Al mismo tiempo, el corazón se acelera y los vasos sanguíneos se dilatan. Todo se estimula durante este placer supremo con el que las mujeres (y los hombres, en su caso) enloquecen. Y es normal porque el orgasmo conlleva una secreción de endorfinas, la molécula de la felicidad, que proporciona una sensación de bienestar inigualable.

2. ¿Cómo alcanzar el orgasmo femenino ?

Por lo general, la mujer logra el orgasmo cuando se le estimulan las zonas sexuales con caricias preliminares, cunnilingus, masturbación o penetración. Pero el mejor modo de llegar al orgasmo es conociendo el cuerpo de una misma. Contamos con diferentes puntos erógenos que son capaces de hacernos sentir en el séptimo cielo, ¡pero hay que encontrarlos! La solución: iniciarse en el descubrimiento del cuerpo, sola o en pareja, con juguetitos o sin ellos, para detectar las zonas más movedizas. Si quieres descubrir qué juguete erótico va más contigo, ¡haz este test para descubrirlo!

3. Diferentes orgasmos femeninos


  • El orgasmo vaginal: se consigue mediante la estimulación del punto Gräfenberg o más comúnmente llamado «punto G», situado a unos 4 cm de la entrada de la vagina. Tiene forma de bolita de menos de un centímetro y aumenta de tamaño con la estimulación. Está situado al lado de la vejiga por eso no es extraño que tras un orgasmo vaginal tengamos ganas de ir al baño. Para sensibilizarlo, estimúlalo de forma regular con suaves y repetidas presiones con el dedo o con la ayuda de un juguete sexual.
  • El orgasmo clitoriano: se consigue mediante la estimulación del clítoris, ese pequeño botón situado entre los labios, anterior a la vagina. Se accede a él muy fácilmente y es muy sensible, con delicadas caricias se puede llegar al orgasmo. Aquí te dejamos unas cuantas posturas que facilitarán la tarea.

4. El orgasmo femenino, en cifras

  • El orgasmo clitoriano: el 95 % de las mujeres llegan a él mediante la masturbación y menos de la mitad, un 45%, lo comparten con su pareja y es él quien las acaricia.
  • El orgasmo vaginal: son pocas las mujeres que logran llegar a este orgasmo. Sólo un 30% tienen el gusto de conocer dicho placer. Aunque todas tenemos un punto G, hay que conseguir «despertarlo». Para ello, hay posturas que lo favorecen: el misionero, con las piernas de la mujer sobre la espalda del hombre o el galgo, con la que se facilita una penetración profunda.

5. El multiorgasmo es posible

Aunque para algunos sea solo una fantasía, lo cierto es que el multiorgasmo existe y es más fácil de conseguir de lo que parece. La clave está en conocer el propio cuerpo, saber que es posible (y poner nuestra mente en ello), alargar el clímax sexual (muchas veces no lo logramos porque nuestra pareja dura menos de lo que nos gustaría), ir cambiando de estímulos y zonas erógenas y escoger posturas que funcionen realmente con nosotras. Si quieres saber más, en este artículo te desvelamos las claves para alcanzar el multiorgasmo

Además:
Test: ¿eres compatible con tu pareja?
Los 'sexfiend' consejos para elegir a tu perfecto amigo con derecho a roce

Puede interesarte