Inicio / Pareja / Sexualidad / Preliminares: las paradas (casi) obligatorias antes de mantener relaciones sexuales

Preliminares: las paradas (casi) obligatorias antes de mantener relaciones sexuales

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 3 de junio de 2016

Una cita romántica, una cena a la luz de las velas, una delicada y sensual música ambiente, un par de copas de vino y... ¡Solo queda pasar a la acción! Pero, un momento: igual que para preparar una velada ideal con tu pareja planeas hasta el último detalle del ambiente para que todo sea perfecto, el cuerpo también tiene que prepararse para mantener relaciones sexuales totalmente placenteras. Y aquí llegan ellos: los preliminares.

Los preliminares son todas aquellas estimulaciones que tienen lugar antes de la penetración pero... ¿Sabías que unos buenos ejercicios preliminares pueden ayudarte con tu lubricación? ¿Y que son la excusa perfecta para conjugar la ternura y la pasión? Si se hacen bien, no solo obtendréis beneficios físicos, sino que irás aumentando la confianza con tu pareja.

Besos, caricias, masturbación, juegos eróticos...
Solo tienes que dejar volar tu imaginación. Quizás sea el momento de que las fantasías sexuales de tu chico y también las tuyas se hagan realidad. ¿Quieres conocer más sobre estas paradas (casi) obligatorias antes de mantener relaciones? ¡No te pierdas nuestros mejores consejos! Y para después de los preliminares os sugerimos que probéis todas las posturas que el kamasutra tiene preparadas para vosotros.

Empieza con los besos...

¡Qué hay más natural que comenzar vuestro camino a la cama con besos! Como sabes,los besos pueden ser los mejores preliminares: tan tiernos o sensuales como tú quieras. Comienza con tímidos besos en los labios y continúa por el cuello, los lóbulos de las orejas y después... ¡Que venga todo lo demás!

Si conoces a tu pareja, sabrás a la perfección cuáles son las zonas más erógenas de su cuerpo, al igual que él conocerá los puntos calientes de tu anatomía. A pesar de que la excitación no es igual para todas las personas, sí que hay zonas especialmente sensibles a las caricias y los roces debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que tenemos en ellas. Es el caso de las orejas, los labios, la nuca, los pezones y, obviamente, las zonas genitales de ambos. Los preliminares más efectivos actúan sobre estas partes del cuerpo para llevarnos al clímax en nuestras relaciones sexuales.

No olvides, además, que un beso no solo se da con los labios: utiliza tu lengua y tus dientes para crear diferentes reacciones en tu pareja. Piensa en el cuerpo del otro como un mapa del tesoro en el que el camino se marca con besos... ¿Te lo imaginas? También puedes inspirarte en estos míticos besos de película, o incluso puedes intentar reproducirlos. ¡Anímate!

Sigue con tus manos

Como sabes, la piel es el órgano más extenso del cuerpo humano ya que recubre toda nuestra anatomía. Pensándolo así, resulta sencillo estimular nuestro órgano más grande, ¿no? Dentro de las zonas erógenas de las que hemos hablado están, por supuesto, las partes genitales tanto del hombre como de la mujer, sin duda el punto caliente de unos buenos juegos preliminares.

Después de los besos y las caricias, quizás sea el momento de la masturbación. En el caso masculino, existen varias prácticas y diferentes formas de excitar a tu chico. Lo más importante es que sigas un ritmo progresivo y que utilices lubricante o algún tipo de aceite para que la sensación sea lo más semejante posible a la penetración vaginal.

Por otro lado, en lo que se refiere a la mujer, la excitación resulta más compleja y, por ello, los preliminares son una parte fundamental del sexo para nosotras. Puedes probar a masturbarte delante de tu pareja o dejar que sea él mismo, con la ayuda de saliva o algún lubricante, el que estimule tu clítoris y te haga alcanzar el clímax.

¿Y si probáis con la masturbación recíproca? ¡Seguro que sube la temperatura! Como hemos comentado, te recomendamos que utilicéis algún lubricante. ¡Descubre las posibilidades de cada uno de ellos!

¿Qué te parecen los juegos eróticos?

Algunas parejas prefieren introducir los juegos eróticos en sus relaciones sexuales. Si este es tu caso, tienes un sinfín de posibilidades que harán que vuele vuestra imaginación y que vuestro deseo vaya creciendo minuto a minuto.

Puedes empezar con lubricantes, aceites aromáticos o comestibles para extender por el cuerpo de tu pareja con un masaje sensual por todas sus zonas erógenas. Otra alternativa es que compres un anillo vibrador o algún consolador para que, esta vez, sea tu chico el que lo utilice para acariciar tu zona genital.

Dependiendo de cuáles sean vuestros gustos puedes conseguir algún juego erótico que incluya una venda para los ojos. Si tu pareja no te ve, se excitará aún más porque se potenciarán otros sentidos como el gusto y el tacto. ¡Podría ser muy divertido y excitante!

Otra de las opciones que te proponemos y para la que no necesitarás ni siquiera pasarte por un sex shop, es que juegues con la comida, como ya lo hiciesen Kim Basinger y Mickey Rourke en Nueve semanas y media. ¿Te atreves a mezclar la fruta, la nata y el chocolate con la pasión del sexo? ¿Y qué me dices de unas esposas? Hay un montón de juguetes para estas ocasiones. ¡Elige el tuyo!

Un striptease para encender la pasión

Uno de los momentos más excitantes antes de llegar a la cama es desvestir a tu pareja y que tu chico te quite la ropa. Más o menos tierno, más o menos pasional, este momento siempre resulta muy estimulante para ambos. ¿Cómo podemos hacer de ello un juego preliminar? ¡Muy sencillo! Lánzate a sorprender con un striptease a tu pareja.

Deja a un lado la vergüenza, pon música sensual y comienza a quitarte la ropa mientras él te mira desde la cama. Para ello, solo necesitas cierto aire erótico en el ambiente -la luz tenue de unas cuantas velas y alguna delicada esencia aromática- y, por supuesto, ser consciente de que eres la más sexy del mundo en ese momento.

Tu autoconfianza conquistará a tu chico que disfrutará viendo cómo te deshaces de tu vestido primero y de tu ropa interior después... Imprescindible: antes de tu espectacular stripetease, pasa por alguna tienda de lencería y compra un conjunto con el que te sientas cómoda y atractiva... ¡Le encantarás!

Otra alternativa: sexo oral

Hay quien considera el sexo oral algo preliminar a la penetración en sí y quien cree que por sí mismo se trata de un acto sexual pleno. Sea cual fuese tu opinión al respecto, estarás de acuerdo con nosotras en que puede ser el anticipo perfecto a una noche inolvidable entre las sábanas.

Las principales formas de practicar sexo oral son la felación y el cunnilingus. Aunque sobre gustos no hay nada escrito, en el caso de la felación, lo más importante para conseguir la erección de tu chico es que prestes especial atención al glande, la zona con más terminaciones nerviosas del órgano sexual masculino.

En lo que se refiere a las mujeres, un buen cunnilingus puede hacerte alcanzar el éxtasis. Depende de tus gustos, tu chico puede centrarse en estimular tu clítoris o extender la estimulación a los labios e, incluso, la zona anal.

Además, se trata de una práctica que puede ser recíproca. Puedes decidirte por practicar sexo oral a tu chico a la vez que él estimula tu zona genital con su boca, lo que conocemos como practicar un 69.

¿Y si salís de la cama?

Otro de los planes que se nos ocurren para que disfrutes antes de mantener sexo con tu chico, es que comiences la estimulación en un lugar diferente al que después se convertirá en vuestro nido de amor. Por ejemplo, si vais a mantener relaciones en la cama, ¿por qué no comienzas tu noche de pasión en el baño?

La bañera puede ser uno de esos lugares perfectos para que iniciéis el ritual de besos, caricias y el resto de preliminares. El agua cayendo sobre vuestros cuerpos, así como el jabón y sus aromas pueden crear una atmósfera perfecta. El agua es un elemento muy sensual en estas situaciones y puedes jugar con ella sobre el cuerpo de tu pareja.

Existen otros muchos lugares de la casa en los que comenzar tu noche de pasión. Quizás sea la cocina y puedas jugar con la comida y dejar volar tu imaginación. Puedes pensar también en el sofá, la mesa de la sala de estar... ¡Vosotros decidís! Aquí os dejamos algunas ideas...

Como ves, un buen número de ideas para que disfrutes al máximo de esas paradas casi obligatorias que harán tu sexo increíble. ¿Cuál prefieres tú?

Además:
Test: ¿eres compatible con tu pareja?
10 lecciones sobre amor verdadero que aprendimos con estas 10 míticas parejas del cine

Puede interesarte

Comentarios