Inicio / Belleza / Tratamientos / ¡Grasas fuera! Aqualix ha llegado

Belleza

¡Grasas fuera! Aqualix ha llegado

Miriam Aguilar
por Miriam Aguilar Publicado en 24 de abril de 2015
123 compartidos

¿Cómo destruir la grasa en esas zonas del cuerpo que parecen resistirse a cualquier tratamiento? Las dietas, el deporte, las cremas... Nada parece acabar con esos cúmulos grasos. No te preocupes, porque los avances científicos nos han traído unas cuantas soluciones. Entre ellas, la que hoy nos ocupa: una pequeña maravilla llamada Aqualix.

Pocas son las mujeres que pueden presumir de tener una figura proporcionada y armónica. Incluso aquellas cuyos cuerpos nos parecen esculpidos por una entidad superior tienen sus puntos débiles. Las cosas son así: ya sea por genética o por llevar unos hábitos de vida poco saludables, las mujeres tendemos a acumular grasa en ciertas zonas. Una grasa que parece no querer abandonarnos, hagamos lo que hagamos. Cada una tiene su cruz: cartucheras, vientre, muslos, rodillas, mentón, brazos... No pasa nada, hoy en día existen remedios para todo, incluso para esa indeseable grasa que ves transformarse en celulitis en menos que canta un gallo.

© iStock

Hasta hace poco la solución para acabar con la grasa localizada pasaba por quirófano, pero hoy tenemos alternativas mucho menos invasivas y muy eficaces. Aqualix es una de ellas. Se trata de una solución microgelatinosa, biocompatible y reabsorbible que, al inyectarse en la zona afectada, acaba con las células grasas para siempre. Sí, habéis leído bien. Y si queréis saber más, no tenéis más que seguir leyendo.

"Los cúmulos grasos localizados, llamados lipodistrofias, son muy difíciles de eliminar con dieta o ejercicio", explica el doctor Carlos Gómez Zanabria, especialista en medicina estética en Cristina Álvarez. "Cuando haces ejercicio o incrementas tu metabolismo basal con ciertos tratamientos es posible que definas ciertas partes de tu cuerpo, como brazos, cintura… Puede que esas zonas tengan muchos receptores de adrenalina y respondan bien a ese estímulo que le estamos aportando. Sin embargo, existen otras zonas complicadas donde tenemos muchos menos receptores, que no responden de la misma forma", continúa el experto.

"Aqualix es ideal en estos casos, ya que destruye la grasa en esas partes específicas de tu cuerpo", señala el doctor. "Esta sustancia, al entrar en contacto con la célula grasa consigue romper su membrana, liberando los triglicéridos y el colesterol que hay en su interior". El organismo será el encargado de expulsarlos a través del metabolismo. El resultado: reducción de volumen y mejora en la calidad de la piel.

Cómo se aplica Aqualix

El procedimiento es muy sencillo y no llevará más de 5 minutos por área. El médico marca la zona a tratar con unas líneas e infiltra la sustancia a través de una jeringuilla. Si no eres muy amiga de las inyecciones, no te preocupes; con esta técnica llamada intralipoterapia sólo sentirás una pequeña molestia cuando la aguja entre en la piel, pero después apenas notarás nada. Es por ello que ni siquiera necesitarás anestesia. Tratadas las áreas, es posible que sientas algo de escozor u hormigueo y que notes la zona roja. Es completamente normal, ya que el producto está trabajando.

Aqualix siempre va acompañado de otra terapia que posiblemente ya conozcáis: la cavitación. Lo que ésta hace es ayudar a que el líquido se expanda e invada más células grasas, rompiéndolas. "Rentabiliza más el tratamiento", comenta el doctor Gómez Zanabria.

Después del tratamiento podrás hacer vida normal. Recomiendan usar una faja ese día para disminuir las molestias que pudiera haber. "La zona se suele inflamar un poco y es posible que surjan hematomas, ya que la aguja tiene un tamaño considerable", explica el especialista. También pueden quedar algunos nódulos, pero desaparecerán progresivamente. "Todos estos efectos son completamente transitorios. Al cabo de unos 10 días se empiezan a ver los resultados", continúa.

El volumen de la zona se reduce, así como el aspecto acolchado de la piel. La celulitis dejará de ser un problema a medida que repitas las sesiones, si bien con un par de ellas ya notarás el cambio. Tendrás que esperar 15 días como mínimo para poder hacerte otra. En los centros Cristina Álvarez recomiendan intervalos de un mes y combinar el tratamiento con otras técnicas, como puede ser la mesoterapia. Así, podrás vivir tu propio cambio radical como el de estas celebrities.

Aqualix produce una adipocitolisis, esto quiere decir que rompe las grasas. Otras técnicas como la mesoterapia, la carboxiterapia o incluso el ejercicio producen una lipolisis. En este caso ya no estaríamos rompiendo las células grasas, sino estimulándolas para que se incremente el consumo del colesterol y los triglicéridos que hay en su interior. Como resultado, las células grasas se vuelven más pequeñas. "Combinadas van perfectas para reducir volúmenes grasos", concluye el experto.

Aquí lo tienes: todas las ventajas de una liposucción convencional sin pasar por el quirófano. ¿Te atreverías a probarlo? Nosotras lo hemos hecho y estamos muy contentas. ¡Operación bikini a tope, chicas!

Para más información: www.cristinalvarez.com



​Y además:

Celulitis: ¿cómo hacerle frente?
Alimentación anti-celulitis

por Miriam Aguilar 123 compartidos

Puede interesarte