Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Su primera habitación: los must que no pueden faltar en su cuarto

Su primera habitación: los must que no pueden faltar en su cuarto

Sara Hormigo Publicado por Sara Hormigo
Publicado en 18 de octubre de 2016

La llegada del bebé a casa supone además de un cambio de vida, un cambio de decoración. Aquí tienes algunos de los consejos que debes tener en cuenta a la hora de montar su cuarto aprovechando espacio y creando ambientes tranquilos y acogedores.

La llegada de un bebé es una nueva aventura. La vida cambia y en consecuencia, la casa también. Una de las habitaciones estará destinada exclusivamente a tu hijo (o si tienes más habrá que reorganizarlas) por lo que será necesario un cambio de decoración en todos los sentidos. ¿Tienes claro qué necesitas para que el peque tenga un dormitorio completo y bonito? A continuación te vamos a dar una serie de consejos para que el dormitorio de tu niño se convierta en su lugar favorito en el mundo.

Desde el momento en el que el bebé llega a casa la habitación debe estar bien preparada: cuna, cambiador, una silla o mecedora para darle el pecho... Son algunos de los imprescindibles que necesitas y que puedes repasar en este artículo. Pero, ¿qué pasa con el resto de la decoración de la habitación? Crear un ambiente tranquilo, cálido y acogedor es uno de los objetivos de todos los papás y te vamos a dar algunas pistas para conseguir la habitación perfecta para el peque.

Delimita distintas zonas

Los pañales, los juguetes, su ropita, sus utensilios para el baño y sus cuidados personales... estas son solo algunas de las cosas a las que tendrás que buscarles hueco en su habitación por eso, todo tipo de baldas, armarios o cajones serán bienvenidos. Una forma de tener todo ordenado es delimitar la habitación por zonas. Todo dependerá de los metros cuadrados de los que dispongas pero nada es imposible si te sabes organizar. Lo ideal es contar con una zona de descanso, una zona de cuidados y zona de lactancia. Para separar espacios las alfombras se pueden convertir en tus mejores aliadas ya que delimitarán la zona que quieras marcar.

Los colores que mejor encajan

El color que elijas para pintar su habitación también será una decisión importante. Para este tipo de habitaciones se suele optar por los colores rosas o azules (dependiendo de si es niño o niña) pero, ¿por qué no optas por los colores neutros o pasteles? El blanco, el amarillo candy, el color menta, el violeta, el gris topo o cualquier tono soft de la gama de colores tierra también pueden ser perfectos para las paredes de su habitación.

Ahora tienes la posibilidad de optar por los papeles pintados que aportan un toque diferente y pueden resultar ideales con motivos infantiles. Con elegir una única pared para colocarlo será suficiente. Aquí tienes unas cuantas opciones.

Una buena idea es elegir el color blanco para los muebles, podrás reutilizarlos para ir cambiando la decoración de su habitación a medida que vaya creciendo para adaptarla a sus nuevas necesidades.

A partir de los 24 meses...

A medida que vaya creciendo sus costumbres también irán cambiando. Cada pequeño es un mundo así que dependerá siempre de cada niño, la edad en la que podamos comprarle su primera camita y por tanto, que empiece a dormir solo en su cuarto. Las luces de apoyo o lámparas de pared para esta época te servirán de gran ayuda porque serán su salvación en posibles episodios de miedos, cuando empiecen a ir al baño solitos por la noche o antes de que se duerman mientras les lees un cuento. Para la decoración también será un extra divertido ya que las puedes encontrar de distintas formas muy divertidas como por ejemplo las que tiene Ikea en forma de nubes o lunas ¡son ideales!

A partir de los dos años, aproximadamente, puedes reorganizar de nuevo su habitación delimitando nuevos espacios. A partir de ahora, podremos añadir una zona de juegos y unirla a la zona de descanso, donde colocarás su nueva cama, y la zona de relax, estudio o de organización donde pueda pintar, hacer sus tareas, leer cuentos o guardar todos sus juguetes favoritos.

Para darle a su habitación un aire sencillo y confortable puedes añadir textiles divertidos, gustosos y de distintos estampados como estrellitas, animales... Las mantas y plaids, para cubrir su cama, los cojines de distintas formas y texturas o las alfombras, son algunos de los complementos ideales para las habitaciones de los peques.

Las cajas o sacos para guardar juguetes o ropa también pueden servir para ayudarte a ordenar su habitación y al mismo tiempo para darle un toque distinto. ¿Preparada para montar su pequeño mundo?

Y además:
Habitaciones infantiles blancas: una apuesta segura
Habitaciones infantiles con literas: una forma de ahorrar espacio

Puede interesarte

Comentarios