Inicio / Maternidad / Bebés y niños / La historia de Juan Miranda, un padre coraje que ha conseguido rescatar a su hija de las drogas

Maternidad

La historia de Juan Miranda, un padre coraje que ha conseguido rescatar a su hija de las drogas

por Cristina Gonzalez Creado en 24 de marzo de 2015
© iStock

Este padre segoviano se ha enfrentado durante meses a traficantes, toxicómanos, amenazas y largas horas de vigilia en barriadas conflictivas para conseguir su objetivo: recuperar a su hija.

Hace unas semanas y a través de La Gaceta de Salamanca, nos enteramos de una historia impulsada por el amor incondicional de un padre hacia su hija. Juan Miranda es un segoviano que residente en Valladolid al que un día se le puso el mundo patas arriba desde que un amigo policía le llamara para contarle que su hija adolescente era cómplice de once atracos. Desde ese momento, la chica dejó los estudios y se introdujo en el mundo de las drogas, consumiendo marihuana, cocaína y heroína, y protagonizando huidas frecuentes de casa para adentrarse en los peores suburbios de la ciudad. Un calvario que ha durado siete largos años, pero durante este tiempo su padre no quiso nunca renunciar a ella: “No podía quedarme en casa parado, viendo cómo se iba matando poco a poco", confiesa Juan Miranda a El País, que también se ha hecho eco de esta historia.

Barrio de Buenos Aires, Salamanca. © www.asdecoba.org

Desde que su hija se fue de casa, su padre no dejó nunca de buscarla. Sus pasos le llevaron hasta Oporto, donde descubrió que su hija salía con un narcotraficante portugués. Allí se adentró en los guetos de la droga y se tuvo que enfrentar a las mafias que los controlan para conseguir encontrarla. "Estaba en la calle, sin huesos, sin dientes por la heroína y finalmente la conseguí salvar de que la vendieran a una red de prostitución y proxenetas", explica Juan al diario salmantino. Tras dos meses de búsqueda, de recorrer los suburbios en taxi, de amenazas y de promesas vagas, al fin consiguió sacar de allí a su hija. Sin embargo, la joven volvió a las andadas después de un par de semanas.

"A base de pagar pequeñas cantidades a drogodependientes habituales, conseguí saber que estaba en Buenos Aires", confiesa este padre que se resignaba a perder a su hija. Buenos Aires es un barrio de la ciudad de Salamanca en el que conviven narcotraficantes con familias humildes y en el que Juan no ha dejado de hacer guardia durante semanas, apostado en su coche, pendiente siempre de su hija. Hasta que el mes pasado consiguió su objetivo: la joven, que tiene ahora 25 años, se acercó a él, le dio un abrazo y le prometió que volverían juntos a casa.

Probablemente, los siete años de lucha incansable, de búsquedas, de enfrentamientos con narcos, de amenazas y de denuncias, incluso por parte de su propia hija, le hicieran a ésta conmoverse lo suficiente para decidir poner fin al sufrimiento de ambos. Ahora la joven se encuentra ingresada en un centro de rehabilitación con la intención de recuperarse y retomar sus estudios, y Juan, al fin, en casa.


Y además:
10 emotivas imágenes que demuestran que el parto es un momento mágico
Un padre canta a su hijo enfermo tras la muerte de su mujer

por Cristina Gonzalez