Inicio / Maternidad / Bebés y niños / La importancia del calcio en la alimentación de tu hijo

Maternidad

La importancia del calcio en la alimentación de tu hijo

por Redacción enfemenino Creado en 9 de agosto de 2015

El calcio es un nutriente esencial para el desarrollo de los más pequeños, pues contribuye al desarrollo de los huesos. ¿Dónde se encuentra el calcio? ¿Cómo podemos hacer para que los niños lo tomen de manera sencilla? Aquí tienes algunos consejos y recomendaciones.

Los bebés se encuentran en plena etapa de crecimiento, por eso necesitan más cantidad de nutrientes que los adultos para favorecer su desarrollo. El calcio es uno de los más importantes, pues ayuda al desarrollo de los huesos. ¿Sabías que en tan solo tres años un bebé duplica su altura y quintuplica su peso? En este periodo, la correcta formación de su masa ósea marcará su futuro: será esencial para ayudar a prevenir, por ejemplo, la osteoporosis en etapas posteriores de la vida. El calcio es por tanto un mineral imprescindible para los bebés durante sus primeros años.

Descubre: La importancia del calcio en bebés
© Nestlé

¿Qué cantidad de calcio necesita un bebé?

Un estudio reciente sobre alimentación y consumo en niños menores de tres años ha observado que cerca del 30% de ellos tienen una carencia de calcio. Es importante conocer las cifras para darle a nuestro hijo una ingesta adecuada de este nutriente.

La cantidad media de calcio recomendado en niños de esta edad es de 550 mg al día. Si no se toma la cantidad suficiente, el organismo se ve obligado a obtener el calcio de los propios huesos, de manera que estos podrían debilitarse. Es esencial tener esto en cuenta para poder ayudar a nuestro peque en su desarrollo.

¿Dónde se encuentra el calcio?

El calcio se encuentra principalmente en los alimentos que tomamos diariamente, pero especialmente en los productos lácteos y sus derivados. Las legumbres, las frutas, las verduras, los frutos secos e incluso el pescado, contienen también este mineral. Cuando somos adultos resulta más sencillo tomar estos alimentos, pero a los niños debemos ofrecerles este aporte de calcio en productos adaptados a su edad.

Durante la lactancia materna exclusiva el bebé no necesita más que la leche de la madre para suplir sus necesidades nutricionales, pero a partir de los seis meses podemos comenzar a introducir nuevos alimentos, como los lácteos infantiles enriquecidos con calcio, pues suponen una buena alternativa para completar su nutrición y fomentar su crecimiento. Estos lácteos adaptados pueden contener además otros minerales y vitaminas necesarios para los niños, como el magnesio o el zinc.

¿Cómo introducir estos productos con calcio en su alimentación?

Estos lácteos infantiles son sencillos de introducir en la dieta de nuestros hijos: su sabor y textura resultan agradables, y además, encontramos gran variedad en el mercado. Los niños pueden tomarlos solos o bien acompañarlos con fruta. ¿Sabías que hay productos, como Iogolino, que aportan alrededor del 30% de la cantidad de calcio recomendada*? Además, vienen en prácticos formatos de tarrina o bolsita, y lo mejor de todo: no necesitan frío, por lo que podemos llevarlos en el bolso siempre que salgamos de casa.

El desayuno y la merienda pueden ser dos momentos perfectos para introducirlos en el menú de los peques. Puedes comenzar primero mezclándoselo con fruta triturada y después ofrecerles ambas cosas por separado. A medida que crezcan los niños podrán comer la pieza de fruta en trozos enteros e incluso tomarse ellos solitos su tarrina o su bolsita siempre bajo tu supervisión.

Recuerda también que la OMS recomienda seguir con la lactancia materna junto con la introducción de otros alimentos a partir de 6 meses. Ahora que eres consciente de la importancia del calcio en la alimentación de tu hijo, no te olvides de tenerlo en cuenta a la hora de elaborar sus menús.