Inicio / Cocina / Cocina internacional / Algas y tipos de algas

Cocina

Algas y tipos de algas

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 22 de diciembre de 2009

Sí, las algas se comen y se “degustan” ¡en cualquiera de todos tus platos favoritos!

Aunque existen aproximadamente unas 20.000 variedades de éstas, de entre ellas sólo son comestibles unas cuantas decenas. Se utilizan en cocina para condimentar ensaladas y caldos o hacer gelatina con un preparado líquido.

En cualquier caso, las algas difunden ese delicado perfume yodado, arbolado o caramelizado que se aprecia en todos los preparados.

Variedades de algas
Las algas se clasifican por familias de colores. Existen algas rojas, verdes o marrones. Más específicamente, se distinguen:

La nori

Este alga violeta es una de las más extendidas. Se utilizan para enrollar los makis, aromatizar las ensaladas, el tofú y los caldos cuando está desmigada.

La judía de mar

¡Estas grandes algas verdosas se parecen a la pasta! Curiosamente, esta judía está yodada y es dulce. Nos gusta en ensalada o para acompañar un plato.

El kombu

Frito o cocinado en un caldo, el kombu es un alga espesa y marrón.

La wakamé

Cruda o cocinada, es un alga que sirve para aromatizar las ensaladas y los caldos.

La dulse

La dulse es violeta y tiene un sabor muy fino. Sirve para aromatizar las ensaladas o los platos de invierno.

La spirulina

Esta micro-alga es rara y crece en los lagos de México o de los Andes. Es muy nutritiva y tiene un color azul verdoso.

La lechosa de mar

Esta gran hoja verde se parece a una hoja de ensalada. Es crujiente y nos gusta su delicado sabor yodado.

La agar-agar

O "kanten" de Japón. La agar-agar es un polvo, una gelatina vegetal provista de algas rojas. Deshidratadas, estas algas se reducen enseguida a polvo y se calientan aproximadamente a 90°C en un preparado. La agar-agar permite solidificar un preparado líquido como un flan.


¿Por qué tipo de algas comenzar?
¡Un alga, no es forzosamente muy apetitosa! Para acercarse a este divertido alimento, ve por etapas.

¡Empieza por conseguir escamas de algas en una tienda ecológica! Esta mezcla de nori, dulse y lechosa de mar se presenta en forma de pequeños copos de algas secas: espárcelas por tus ensaladas o platos.

Las escamas aportan un toque yodado que te ayudará a familiarizar tu paladar con los sabores de las algas. En un restaurante japonés, pide makis. Estos sushis, envueltos en un alga, permiten dominar perfectamente el sabor de este tipo de alga. ¡Esta primera aproximación te permitirá después disfrutar degustando algas frescas! ¡Su sabor es yodado! Es delicioso en tartar extendido sobre una rodaja de pepino o sobre una tostada.

¿De qué forma encontramos las algas?
¡Las algas adquieren todas las formas! Ya sean frescas o secas, se presentan en escamas, en polvo, conservadas en sal, al vacío o deshidratadas.
¡Es cosa tuya elegirla en función de su uso! Se encuentran habitualmente en las tiendas de chic de ultramarinos, en supermercados y en tiendas ecológicas.

¿Cómo utilizar las algas?
Secas y en escamas, las algas se espolvorean alegremente en una ensalada completa. Igualmente pueden fundirse en un caldo al lado de pequeños dados de verduras y aportar así todos sus nutrientes. Si deseas rehidratarlas, sumérgelas en agua fría durante cinco minutos.
Cuando las algas se venden en tartar, sólo tienes que untarlas. Por último, como ya sabes, las algas nori se enrollan según una técnica bien precisa alrededor del arroz y del pescado ¡para fomar los makis, los california rolls o cualquier tipo de makis!

Las ventajas de las algas
Son muy ricas en vitamina B12 y en minerales. ¡Las algas son un auténtico cóctel de oligoelementos! Aunque sean poco atractivas a primera vista prueba las algas y quizá las aprecies ¡por sus propiedades desintoxicantes!


Consulta también:
El bento: comida japonesa
La cocina china

por Elena Bonet