Inicio / Cocina / Cocina internacional / ¿Es realmente el hummus un aperitivo saludable?

¿Es realmente el hummus un aperitivo saludable?

Video por Carla Dominguez Creado en 6 de junio de 2019

Sabemos que te estamos partiendo el corazón solo con poner en duda que uno de tus superalimento favoritos no es sano. ¡Te contamos todo sobre el hummus!

por Marila Barrantes

No entres en pánico, nos referimos a que está tan extendido el término que a veces nos hacen creer que todas las recetas son aptas, sanas y saludables y no es así. ¡Que no te engañen!

De entrada, 100 gramos de cualquier bote de hummus precocinado tiene una media de 160 kcal. Con lo cual, podemos decir que es un alimento con alto índice calórico. Así que prepárate porque tendrás que hacer más ejercicio para eliminar estas calorías. Si lo que estás buscando es controlar tu peso, te aconsejamos solamente dos cucharadas al día, que suponen alrededor de 50 y 80 calorías.

¿Cómo es la receta de hummus saludable?

Hay algunos extremistas que dicen de cocinarlo con soja en vez de con garbanzos. Afirman que así tenemos el doble de proteínas con la mitad de grasas. Nosotras creemos que no es necesario llegar a estos extremos. La receta original es sana, la base del hummus son los garbanzos y así debe seguir siendo. Con lo cual, que tu conciencia gastronómica esté tranquila.

Más que sustituir unos ingredientes por otros, deberíamos empezar por disminuir las cantidades que ingerimos y, por su puesto, sustituir los doritos de maíz por zanahoria, apio, brócoli o tomates. No es lo que más nos apetece pero tu salud te lo agradecerá. Si cumplimos con esta norma, podemos seguir cocinando la receta original con los ingredientes de siempre: garbanzos, tahini, ajo, aceite de oliva virgen extra, zumo de limón, comino, pimentón dulce, y sal.

Alternativas al hummus convencional

  • Hummus de chocolate: tu sueño hecho realidad, un aperitivo sano que te hará feliz en cualquier ocasión. Ya sea untado en pan o como relleno de tartas, bizcochos o magdalenas; se convierte en el complemento perfecto de cualquier plato. Solamente necesitarás garbanzos cocidos, crema de chocolate, miel y azúcar moreno.
  • Hummus con pimientos del piquillo y pimentón: para los amantes de los sabores potentes, esta es la versión más extrema. Si además utilizas pimentón picante en lugar de dulce, experimentarás una explosión de sabor en tu boca. Estos son los ingredientes que necesitarás: garbanzos cocidos, dientes de ajo, tahini o pasta de sésamo, limón, sal, comino molido, pimentón, aceite de oliva virgen extra, pimientos del piquillo y pimentón.
  • Hummus con aguacate: Oh! oh! Los aguacate lovers están de suerte. Un aperitivo más que marida a las mil maravillas con este superalimento. Y no es de extrañar que nosotras nos rindamos ante los pies del hummus con aguacate porque la mezcla de este alimento con un toque de lima, hace que se potencie el sabor del garbanzo convirtiéndose en la combinación perfecta. Ingredientes: aguacate maduro, garbanzos cocidos, lima, tahini, ajo, aceite de oliva, sal, copos de chile, cilantro.
  • Hummus de remolacha: ya sólo por ser rosa nos entra por los ojos y consigue que se nos haga la boca agua. Pero el toque dulce que aporta al hummus hace que esta fantasía sea una verdad como un templo y se convierta en uno de nuestros principales aliados alimenticios por contener una gran cantidad de antioxidantes. Ingredientes: garbanzos cocidos, el zumo de un limón, tahini, 1 diente de ajo sin el germen, sal, comino, remolacha cocida y semillas de sésamo.
  • Hummus de lentejas: si sustituimos los garbanzos por lentejas tendremos este apetitoso manjar que tanto hierro aporta a nuestro cuerpo. Tienes dos opciones: o hacerlo con lentejas normales, dejándolas en remojo durante dos noches para que estén más; o con lentejas en conserva: mucho más rápido y práctico.
  • Hummus de tomates secos: esta es la receta que roza con los dedos la cocina italiana. Para esta variedad de humus necesitamos tomates secos en aceite. Para este hummus necesitamos los tomates secos que vienen en aceite, y se cocina siguiendo la receta original añadiéndole este toque al final.
  • Hummus de guisantes: teniendo los guisantes como protagonista, los rehogaremos un poquito en la sartén, congelados o en conserva; y obtendremos un delicioso y sanísimo hummus.
  • Hummus de judías blancas: aunque así de primeras lo primero que se te viene a la cabeza es un plato de fabes asturianas, decirte que lo pruebes y luego nos cuentas. Este hummus es uno de los más fáciles y rápidos de preparar. Solo necesitamos un bote de judías blancas cocidas que añadiremos a la receta del hummus tradicional. ¡Buenísimo!
  • Hummus de aceitunas negras: el color nos echa un poco para atrás pero no hay que dejarse llevar por las apariencias. Para que no tengas que dedicar mucho tiempo a quitarle el hueso, es mejor que compres un bote de aceitunas sin hueso para mayor comodidad. Después de tener las aceitunas trituradas, sólo tienes que añadirlo a la receta tradicional.
  • Hummus de altramuces: los altramuces son una fantasía y sabemos que en cuanto empiezas, ya no puedes parar. Pues imagínate este efecto añadiéndolo al hummus como toque final. Disfrútalos con un poquito de pan de pita o pan tostado. ¡Te encantará!

Descubre: ¿Es realmente el hummus un aperitivo saludable?
Hummus de lentejas © Getty

Aprende a hacer hummus casero al estilo árabe

Video por Samanta Mayordomo