Inicio / Cocina / Cocina internacional / Las frambuesas

Cocina

Las frambuesas

por Elena Bonet Publicado en 9 de mayo de 2010

La frambuesa, una fruta delicada y perfumada, es el fruto del frambueso, un arbusto de la familia de las zarzas. Está compuesta por multitud de pequeños granos gustoso y ácidos, las drupas, y se caracteriza precisamente por estos granos crujientes que contiene su pulpa.

Las variedades
Este fruto de jardín crece en pleno entorno salvaje en regiones montañosas como los Alpes o los Vosgos.
Existen dos tipos: las frambuesas remontantes, que dan fruto dos veces al año y las no remontantes, que dan fruto en las ramas del año anterior. En cualquier caso, las frambuesas son, por lo general, rojas aunque también las podemos encontrar negras, amarillas, naranjas, ámbar o incluso blancas. Las variedades más conocidas en España son la bella de Fontenay, la Maravilla roja, la Superlativa, la Pilate y la Zeva refloreciente.

La elección
Mejor seleccionarlas bien maduras, de un hermoso color vivo, carnosas y fuertes. Hay que vigilar con los rastros de moho, pues anuncian el principio de descomposición. Así pues, quédate con las más frescas del mercado. Si las congelas las podrás consumir durante todo el año. Sigue de cerca a las que proceden de la agricultura ecológica.

La conservación
Son extremadamente delicadas y suelen venderse en rama para evitar la manipulación que conlleva venderlas a granel. Preséntalas sin ramas y no las laves con demasiada agua para que la carne no se reblandezca. Cómelas el mismo día que las compres o, si las guardas en la nevera, como muy tarde, al día siguiente. Además, puedes congelarlas. Para descongelarlas, déjalas a temperatura ambiente.

Un clásico: la mermelada de frambuesa
La frambuesa, al ser dulce, es una delicia para preparar mermeladas en verano. La receta no podría ser más sencilla: mezcla 1 kg de frambuesas lavadas y escurridas con 750 g de azúcar especial para mermeladas. Deja que la mezcla repose durante unas horas en frío y, a continuación, introdúcela en una olla. Deja que cueza entre 7-10 minutos a partir del punto de ebullición. Detén la cocción y vierte la mermelada en botes esterilizados.

La frambuesa en las recetas
Apreciarla es muy sencillo:
-Al natural encima de un trozo de queso tierno, o como compota casera sobre una mouse o crema ligera.
-Aporta un toque crujiente y ácido a las delicatessen de pastelería: bavarois, suflés, natillas, hojaldre, pastel de cerezas o tiramisú.
-Aliados de siempre: crema catalana, tartas, crumbles, sorbetes, flanes y pasteles.
-Queda deliciosa como relleno de buñuelos o con choclate o praliné en una tarta o tarrina de helado.
-Y hablando de helados... el de yogur sabe realmente bien con frambuesas, igual que los sorbetes cremosos.
-En cuanto a los postres ingleses, encontraremos frambuesas en el pastel de queso y los muffins.
-Pruébalas también en combinaciones saladas: ensalada de espinacas con queso de cabra fresco, feta o remolacha. También puedes añadir unas cuantas frambuesas a la vinagreta para dar a la ensalada algo más de sabor.

No te pierdas:
Frutas del verano: sácales partido con nuestras recetas
Fresas: ¡déjate tentar!
Las cerezas

por Elena Bonet

Puede interesarte