Inicio / Cocina / Cocina internacional / Judías verdes

Cocina

Judías verdes

por Elena Bonet Publicado en 2 de junio de 2010

La judía verde es una planta de huerto de la que se consume la vaina verde e inmadura antes de que se formen los granos. Cultivadas en un principio por los aztecas y los mayas, las judías verdes se extendieron con rapidez por toda Europa. Por aquel entonces se consumían en grano o secas, hasta que los italianos, en el siglo XVIII, tuvieron la idea de empezar a comerlas antes de que maduraran, tal y como lo hacemos hoy en día.

Elegirlas
Las finas son mejores porque contienen menos agua y, por lo tanto, son más sabrosas que el resto. Deben ser flexibles sin estar blandas y romperse en dos de una forma limpia al partirlas con los dedos. Asegúrate de que son de un verde oscuro y que no contienen manchas amarillentas.

Conservarlas
Se pueden conservar enteras durante tres días en la nevera. A partir de entonces, se ponen blandas y pierden todo el sabor. Si las metes en el frigorífico, guárdalas en una bolsa de papel. También se pueden congelar tras cortar las extremidades de la vaina.

Las variedades
Existen aproximadamente 200 variedades de judías. Aunque son dos las que sobresalen por encima del resto. Entre ellas, las judías finas de vaina larga y estrecha y de un verde oscuros hermoso. Las judías verdes enteras son de vaina espesa, sin hilo y un tanto amarillentas. La Beurre, por ejemplo, forma parte de la familia de esta última variedad.

Aspectos nutritivos
Es la verdura para adelgazar por excelencia, pues es muy pobre en calorías pero rica en proteínas. Además, contiene mucha fibra, sacia y facilita el tránsito intestinal.

Prepararlas
La mayoría de las veces se comen cocidas al baño maría o al vapor. Antes de cocinarlas hay que cortarles las extremidades y arrancarles los hilos que puedan contener.

Recetas
No hay nada mejor para saborear las judías que un poco de aliño a base de perejil o una pizca de mantequilla. También funciona la salsa de tomate, la bechamel, las salsas provenzales, etc. Al horno gratinadas está riquísimas. Como acompañamiento de piernas de cordero, rustidos o pescado no tienen precio. Además, se pueden hacer en puré o sopa.

Descubre también en enFemenino:
Las ventajas de la verdura congelada
Purés y sopas de temporada
Las mejores recetas con zanahoria

por Elena Bonet

Puede interesarte