Inicio / Maternidad / Concepción / 5 tipos de mamás que nos desquician

Maternidad

5 tipos de mamás que nos desquician

por Redacción enfemenino Creado en 20 de marzo de 2014
© Getty Images

Vamos directas al grano: ¡hay madres que son terribles! Especialmente si nos encontramos con estos 5 tipos que a continuación os detallamos: la mamá "bio", la super mamá, doña virus... Estamos seguras de que alguna vez en la vida te has topado con alguna de ellas y en cuanto leas este artículo lo entenderás.

1. La mamá "bio"

Sí... ¡Lo admitimos! Vamos con nuestros hijos al McDonalds de vez en cuando, pero esto no quiere decir que lo hagamos todos los días. Pero, ¡cuidado! Como una mamá "bio" se entere de esto... ¡Ándate con ojo! Se trata de unas mamás que se encargan de que la alimentación de sus hijos sea sana y saludable absolutamente todos los días de su vida, convirtiéndose esto en su único objetivo. Están a favor de la comida vegana, la orgánica, libre de gluten y llevar palitos de zanahoria frescos en el bolso para ellas es de lo más normal para matar el hambre. Si pasas con ella una tarde y por la noche le pides un Happy Meal a tu hijo para cenar, ¡te sentirás la peor madre del mundo!

Pero, por otro lado, pensamos que es admirable que todavía haya personas que sean así de estrictas con su dieta y sobre todo, a la hora de educar a sus hijos. Pero sólo os pedimos una cosa: no nos miréis con cara de reproche si alguna vez veis a nuestros hijos comer un McNugget, por favor.

2. Mamá virus

Su vida es una lucha continua contra virus, bacterias y hongos. En su bolso, o también podemos denominarlo como "kit de defensa viral", probablemente lo primero que encontraremos serán toallitas húmedas, gel, inhaladores para las alergias, botecitos de jabón higienizante para las manos y Dios sabe qué artefactos antivirales más. Piensan que el mundo está lleno de pequeños bichitos que quieren atacar a nuestros hijos y tenemos que evitarlo a toda costa. Ella y sus hijos viven en un mundo de absoluta esterilidad en el que se escanea a cada bacilo.

Mientras sus hijos extienden una toallita para sentarse en el suelo o se ponen cuidadosamente una bolsita de plástico bajo el trasero para cuidarse en no ensuciar su ropa, los tuyos se revuelcan por todo el fango del parque e incluso, comienzan a "hacer la croqueta" en el barro, felices de la vida. En fin, tendremos que controlar más la manera de divertirse de nuestros pequeños porque así, por lo menos, ahorraremos en detergente.

3. La super mamá

"María se llevó el primer premio en el concurso de pintura e hizo el papel principal en la función de ballet del colegio", "Pedro desde que era bien pequeñito es bilingüe de inglés. Prácticamente desde que estaba en la cuna... y ahora habla 4 idiomas", "Mi hija saca notazas. Nunca le tengo que decir que se ponga a hacer los deberes cuando llega a casa". ¡Sí!, nos encantan las conversaciones con las mamás que alardean de sus hijos (ironía) pero siempre coincide que sus conversaciones se reducen a lo bien que hacen todo sus niños. Por el contrario, nosotras nos tenemos que limitar a contarles que nuestro pequeño demonio todavía no sabe pedir ir al baño solito o que sus efusiones artísticas se limitan a los garabatos pintados con nuestro pintalabios en un papel (o en la pared, si la pillan más a mano).

Si resulta que te la cruzas a la salida de la guardería o en el parque te recomendamos que, ¡huyas!. Si por desgracia, el encuentro ha sido imposible de evitar nuestros consejos son: mirada distante, mantener la calma y gesto amistoso.

4. Mamá ejecutiva

"¿Y no te aburres todo el día en casa?, ¡yo sería incapaz!". Esta es la frase más común que te repetirá una mamá ejecutiva. Se trata de un tipo de mamás que siempre van a mil por hora. No tienen tiempo casi ni de ir a recoger a los niños al cole y sería una casualidad que un día te la encuentres en el parque, pero cuando te la encuentras... No para de sonarle el móvil y sus temas de conversación se limitan a informarnos de cuáles han sido las últimas ventas que han hecho en su empresa y el impresionante cliente con el que acaban de hacer un contrato millonario. Si me apuras, cuando los niños bajan al parque con ella llevan hasta la ropa del revés, y es que ser mamá ejecutiva, ¡es muy duro!.

5. La mamá hippie

Las situaciones con las hippie mamás son así: nos impresiona la capacidad de control y serenidad con la que parece estar a todas horas, incluso para hacer frente a las situaciones de estrés. Y la calma y paz infinita con la que nos cuenta la capacidad espiritual que ha conseguido gracias al último grupo de yoga al que se ha apuntado, mientras sostiene a sus dos pequeños (descarados) en sus brazos.

Pero el mejor momento es cuando la invitas a tomar café en tu casa y bebiendo pausadamente un sorbito de té, te dice: "A los niños hay que dejarles su espacio para que se desarrollen con libertad", mientras los pequeños corretean y gritan revoloteando como histéricos por toda la casa. No está demás enseñar a tus hijos que una televisión no es una portería de fútbol o que los jarrones no se usan como urinarios...

Compartir en Facebook

Puede interesarte...