Inicio / Maternidad / Concepción / Histerosalpingografía: qué es y qué riesgos entraña

Maternidad

Histerosalpingografía: qué es y qué riesgos entraña

por El equipo editorial Creado en 2 de enero de 2020

La histerosalpingografía, también conocida por sus siglas HSG, sirve para evaluar la forma del útero y verificar que las trompas de Falopio se encuentran abiertas. También se utiliza para investigar los casos de aborto espontáneo cuya raíz puede encontrarse en problemas con el útero.

El HSG o histerosalpingografía es un examen del útero y las trompas de Falopio mediante rayos X, concretamente mediante una forma especial de los mismos: la fluoroscopia.

Se trata de una radiografía, por lo tanto es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos y profesionales sanitarios a diagnosticar y tratar afecciones en la salud de los pacientes. Las imágenes con rayos X implican exponer una parte del cuerpo a una pequeña dosis controlada de radiación ionizante, con la que se producen imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y más utilizada para el diagnóstico por imagen.

El médico usa la fluoroscopia para ver los órganos internos en movimiento. Para ello llena el útero y las trompas de Falopio con un material de contraste soluble en agua.

No te olvides de avisar a tu médico o profesional sanitario de tu estado. Infórmale si estás embaraza o crees que puedes llegar a estarlo, así como si has sufrido alguna enfermedad o infección reciente o padeces de alguna alergia al material de contraste yodado.

Video por Patricia Álvarez


¿Para qué sirve una histerosalpingografía?

Los médicos suelen utilizar este examen para evaluar por qué una mujer podría tener dificultades para quedarse embarazada. Al observar la apertura de las trompas de Falopio, la forma y estructura del útero y cualquier cicatrización dentro de la cavidad uterina o peritoneal cercana, el médico puede sacar sus conclusiones.

Este examen no sólo evalúa la apertura de las trompas de Falopio, sino que verifican los efectos que han podido surgir por causa natural o a consecuencia de una cirugía. Estos efectos pueden ser:

  • Ligadura de trompas
  • Bloqueo de las trompas de Falopio debido a una infección o cicatrización
  • Cierre de las trompas de Falopio en un procedimiento de esterilización
  • Reapertura después de una esterilización


Además, el examen también se encarga de investigar las posibles causas de un aborto espontáneo. Entre ellas, podemos encontrar problemas uterino adquiridos o congénitos como:

  • Tumores
  • Adherencias
  • Fibras uterinas
  • Pólipos endometriales
  • Problemas congénitos


¿Cuál es la preparación previa a una histerosalpingografía?

El examen se programa de 7 a 10 días después del primer día del último periodo menstrual, antes de la ovulación. Este es el momento más indicado.

Evita este procedimiento si tienes una infección pélvica activa e informa a tu médico si tienes sospechas de ella o una ETS no tratada, así como si eres alérgica al contraste yodado.

Antes del procedimiento, puedes tomar medicamentos de venta libre si tienes alguna molestia, aunque en cualquier caso recomendamos que consultes a tu profesional sanitario para garantizar la compatibilidad de medicamento con la prueba.

Recuerda que debes informar a tu médico en el caso de estar embarazada, ya que se encargarán de proteger al feto. Si es necesaria la radiografía, el médico tomará las medidas pertinentes para reducir al mínimo el nivel de radiación que reciba el bebé.


¿Qué equipo se utiliza para hacer una histerosalpingografía?

Generalmente, el equipo que se usa para este examen consiste en una mesa radiográfica, un monitor similar a un televisor ubicado en la sala de examen y uno o dos tubos de rayos X.

La flouroscopia, que convierte los rayos X en imágenes de vídeo, se usa para observar y guiar el progreso del procedimiento. Este vídeo se produce gracias a la máquina de rayos X y un detector suspendido sobre la mesa en la que se encuentra el paciente.


¿Como funciona la histerosalpingografía?

Los rayos X son una forma de radiación como las ondas de radio o la propia luz del sol. Estos rayos atraviesan la mayoría de los objetos comunes, incluyendo la materia orgánica, como el cuerpo humano. Una vez se fija cuidadosamente la parte del cuerpo que se quiere examinar, la máquina de rayos X produce una pequeña explosión de radiación que atraviesa el cuerpo humano, grabando la imagen en una película fotográfica.

En el caso concreto de la histerosalpingografía, la fluoroscopia utiliza un haz de rayos X contínuo o pulsado para crear una secuencia de imágenes que se proyectan en un monitor similar a una televisión o bien en una pantalla fluorescente.

Cuando se usa con un material de contraste, que define claramente el área que se examina al hacer que parezca oscuro, esta técnica especial de rayos X hace posible que el médico vea las articulaciones u órganos internos en movimiento.

En la actualidad, la mayoría de las imágenes generadas con rayos X se transforman en archivos digitales que se almacenan electrónicamente. De esta forma, son mucho más accesibles para el diagnóstico y posterior tratamiento de la enfermedad, si es que la hubieran.


¿Cómo se realiza el procedimiento?

Generalmente este examen se realiza de forma ambulatoria.

El procedimiento es similar a un examen ginecológico, ya que la paciente debe acostarse boca arriba en la mesa de examen, con las rodillas dobladas o los pies sobre los estribos. El médico insertará el espéculo en la cavidad vaginal, limpiará el cuello uterino e insertará el catéter. Después extraerá el espéculo y lo colocará debajo de la cámara de fluoroscopia.

Pasará a llenar la cavidad uterina, peritoneal y las trompas de Falopio con material de contraste a través del catéter y capturará las imágenes.

Cuando el procedimiento haya finalizado, el médico extraerá el catéter y permitirá que la paciente se reincorpore.

El examen generalmente toma alrededor de 30 minutos.


¿Qué se experimenta durante y después de una histerosalpingografía?

Aunque este examen no debería causar molestias, es posible que sientas algún calambre o incomodidad cuando el médico coloque el catéter e inyecte el material de contraste, aunque no durará mucho.

Es posible que se produzca una ligera irritación del peritoneo, es decir, el revestimiento de la cavidad abdominal. En consecuencia, puedes sentir un dolor abdominal, aunque debería ser breve y mínimo.


¿Cuáles son los beneficios de la histerosalpingografía? ¿Y los riesgos?

Como toda prueba médica, existen algunos pros y contras a tener en cuenta.

Los beneficios

  • Esta prueba es mínimamente invasiva.
  • Es raro encontrar complicaciones. Las radiografías generalmente no tienen efectos secundarios en el rango de diagnóstico típico para este examen.
  • Ofrece información valiosa sobre problemas relacionados con el embarazo o el aborto.
  • Potencialmente, puede abrir las trompas de Falopio bloqueadas, permitiendo un embarazo futuro.
  • La radiación no queda almacenada en el cuerpo después del examen de rayos X.

Los riesgos

  • Como en toda prueba con rayos X, existe una pequeña posibilidad de padecer cáncer por exposición excesiva a la radiación. No obstante, el beneficio de un diagnóstico preciso supera con creces el riesgo.


Los sistemas modernos de rayos X tienen haces muy controlados y métodos de control de dosis para minimizar la radiación dispersa. Esto asegura que aquellas partes del cuerpo de un paciente de las que no se toman imágenes reciban una exposición mínima a la radiación.


Y además:

Los mejores libros de maternidad para leer durante el embarazo
Ácido fólico durante el embarazo: todo lo que debes saber sobre cómo tomarlo
La prueba de la amniocentesis: ¿qué es y para qué sirve?