Inicio / Maternidad / Embarazo / Dar a luz en casa

Maternidad

Dar a luz en casa

por Elena Bonet Publicado en 16 de noviembre de 2009

¿Es buena idea dar a luz en casa? Esta práctica, bastante extendida en países de Europa como Holanda o Inglaterra, va cobrando cada vez más adeptos en España, a veces por razones filosóficas, otras por el deseo de vivir de un modo más sencillo el nacimiento del bebé.

Una elección libre
Puedes decirle al ginecólogo que quieres dar a luz en casa, la elección es tuya, pero recuerda que el parto domiciliario no está subvencionado por la Seguridad Social y que contar con un profesional que lo practique es más costoso que dar a luz en el hospital.

Condiciones médicas necesarias
El parto domiciliario sólo puede practicarse si el nacimiento no presenta ningún riesgo conocido, es decir, si es fisiológico. Como casos de nacimiento complicado se incluyen el parto de gemelos, los nacimientos múltiples, la placenta previa, la diabetes o la hipertensión. Así pues, si durante el embarazo o cerca del momento de dar a luz tiene lugar cualquier complicación, el parto se practicará en una maternidad.

¿Cómo se desarrolla?
¡De forma natural!, es decir, sin epidural. No obstante, el médico o la comadrona lleva al domicilio un equipo de reanimación para el bebé y la madre y un aparato de monitorización para controlar el estado cardíaco del bebé durante el nacimiento. Es recomendable que sea el médico o la comadrona que ha supervisado los nueve meses de embarazo quien practique el parto domiciliario.
Importante: pocos son los médicos que aceptan asistir partos en domicilios particulares. Lo más frecuente es que este trabajo lo lleven a cabo las comadronas. Si buscas un profesional para que te asista puedes consultar la web nacerencasa.org

Los riesgos
La mayoría de los médicos se opone a esta práctica porque existe el riesgo de que, entre otras cosas, sea necesario practicar una cesárea o de que de repente se produzca una hemorragia.

Una maternidad como segundo recurso
Puede ser que después de todo haya que desplazarse a una maternidad. De ahí la necesidad de preinscribirse en alguna cercana al domicilio explicando los motivos, aceptar una posible visita de control en dicha maternidad y presentar el dossier médico. Las comadronas o médicos que realizan partos domiciliarios te pueden indicar alguna maternidad asociada.
También hay que contar con un medio de transporte de urgencia, es decir, contactar con algún servicio de ambulancias por si necesitamos una el día del parto.

Los beneficios
Nacer en un entorno familiar, un lugar más seguro psicológicamente para la madre y en el que el padre está plenamente implicado en la llegada del recién nacido o encontrarse en una dimensión completamente natural, lejos de todo elemento médico.

El coste
Contar con un médico o comadrona que te asista personalmente en casa cuesta entre 1.000-1.800 €. Hay organizaciones privadas que se dedican especialmente a esta práctica.

Consulta también:
El parto

Y nuestro artículo:
¡Tengo miedo al parto!Haz nuestro test

por Elena Bonet

Puede interesarte