Inicio / Ocio / Cultura / 15 cosas alucinantes que no sabías sobre Alicia (en el País de las Maravillas)

© Walt Disney
Ocio

15 cosas alucinantes que no sabías sobre Alicia (en el País de las Maravillas)

por Emilio Ruiz Mateo Publicado en 25 de mayo de 2015
728 compartidos

El fascinante personaje de Lewis Carroll nunca deja de estar de moda. Aprovechando el estreno de la nueva entrega de la saga iniciada por Tim Burton, Alicia a través del espejo, nos proponemos conocer un poco más sobre ella y el mundo mágico (y con un toque sórdido) que la rodea.

Aunque a ella le gustaban más los no-cumpleaños, en 2016 Alicia en el país de las maravillas celebra su 151 aniversario. Fue en 1865 cuando se publicó por primera vez esta historia de niños escrita para adultos, el viaje más maravilloso y fantástico que nunca nadie imaginó, y que sigue dejando alucinado a todo el que se atreve a leerlo. Ahora la saga que inició Tim Burton llega a su fin de la mano de James Bobin en Alicia a través del espejo, la segunda parte de la historia y que Disney no quiso (o no se atrevió) mostrar en animación.

Y es que mucho se ha escrito sobre Alicia en el país de las maravillas y su autor, Lewis Carroll, pero ten por seguro que hay cosas que ni te imaginas en torno al libro… Si te dispones a ver la nueva película o te fascina este personaje tanto como a nosotros, aquí tienes 15 cosas alucinantes que quizá no sabías sobre Alicia.

1. Lewis Carroll, alias Jack el Destripador

Eso al menos piensan algunos: que tras el temido asesino en serie se escondía el autor de Alicia en el país de las maravillas. Lo cierto es que nunca se supo con seguridad quién fue Jack el Destripador, por lo que hubo multitud de acusaciones infundadas, como la de Carroll. Pero no se puede negar que crea una mezcla brutal de mundos: la fantasía infantil y el terror más absoluto. ¿No da para una buena película de miedo? Algún día alguien se animará a dirigirla…

2. Adaptaciones

Puede que la primera imagen que te venga de Alicia sea la niña rubia de la película de Disney, pero hay muchas, muchas versiones de este inagotable personaje. Algunas de ellas, muy sorprendentes… Asómate a nuestra galería y verás.

Alicia con Viktor&Rolf © Vogue. Alicia, acompañada de Viktor&Rolf convertidos en los personajes Do mi sol y Sol mi do

3. Doctor, ¿tengo el síndrome de Alicia en el país de las maravillas?

Así como la película de Hitchcock Rebeca dio lugar a un síndrome diagnosticado por psicólogos, Alicia en el país de las maravillas puso nombre a la patología que hace que veamos los objetos mucho más pequeños y alejados de lo que realmente son y están. Como si nos hubiésemos bebido esa botella que Alicia encuentra en su aventura con un cartelito que dice “Bébeme”, y que hace que empiece a encoger, y encoger…

4. El fenómeno de los “sombrereros locos”

Seguro que recuerdas al personaje del Sombrerero, más conocido como el Sombrerero Loco (aunque Lewis Carroll no lo llama así en el libro). Pues bien: no es casual que este desquiciado personaje se dedique a fabricar sombreros. Al parecer, antiguamente este gremio utilizaba mercurio para convertir la piel en fieltro (para quitarle el pelo a la piel de los animales, básicamente). El mercurio, si se trabaja en lugares cerrados como a buen seguro eran los talleres ingleses de la época, produce vapores que afectan directamente a la salud. A la salud mental, en concreto. Por si aún dudas, debes saber que Stockport era especialmente conocida por sus talleres de sombrerería, y Carroll vivía muy cerca de Stockport.

5. La primerísima edición

El año pasado se celebró el 150 aniversario de la primera edición de Alicia en el país de las maravillas, sí, pero existe una edición anterior: la que escribió a mano Lewis Carroll. No sólo la escribió, sino que sus palabras iban acompañadas de ilustraciones del propio autor. Pero lo mejor de todo es ¡que puedes verla ahora mismo! Aquí tienes el maravilloso enlace.

6. Alicia… ¡era morena!

Aunque todos imaginamos a Alicia rubia, la niña que inspiró a Carroll era morena, como demuestran las numerosas fotos que el propio escritor le hizo. La “culpa” de que todos pensemos en una niña rubia no sólo la tiene Disney, como muchos creen, por su famosa película, sino las míticas ilustraciones de John Tenniel que acompañaron a la primera edición de Alicia en el país de las maravillas. Y las del propio Carroll cuando escribió e ilustró la historia.

Cuando pensamos en portadas bonitas de libros, siempre nos viene alguna de Alicia a la cabeza, ¿verdad? Aquí tienes una selección de portadas de esas que quieres llevarte a casa cuando las ves en la librería...

Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carrol © Ada Buchholc (diseño)

7. Existió una Alicia, y se apellidaba Liddell

La protagonista de toda esta historia está inspirada en Alice Liddell, una niña que junto a sus dos hermanas solía jugar cerca de la oficina de Lewis Carroll, y de la que el escritor estaba enamorado (o prendado, para ser más políticamente correctos). Solía Carroll dejar embelesadas a las pequeñas con las historias que les relataba. La tarde del 4 de julio de 1864, en un paseo en barca por el Támesis, en el que no faltó la parada para tomar el té en la orilla, inventó la historia de una niña que se encuentra con un conejo blanco que llega tarde a no sabe dónde. La niña decide seguirle y… Esa noche de julio, Lewis Carroll no durmió, tratando de recordar cada detalle de la historia.

8. Cambio de título

El título original de la historia que Lewis Carroll contó en aquel paseo en barco era Las aventuras subterráneas de Alicia. Pero al publicarla, prefirió llamarla Alicia en el país de las maravillas.

9. ¿Alicia flipaba?

Son muchas las teorías que defienden que Alicia en el país de las maravillas es un catálogo de efectos de las drogas. Y, la verdad, si nos paramos a pensar, la duda al menos sí que nos entra. Una oruga que fuma narguile (pipa oriental), habla con voz perezosa y lanza anillos de humo con forma de letras y objetos. Bebidas, galletas y “trozos de seta” que hacen a Alicia sentir que crece o mengua. El Sombrerero Loco (una locura producida por inhalar vapores de mercurio)… Un poco sospechoso todo, ¿no?

10. La tienda de Alicia

La tienda de Alicia, donde se vende el merchandising “oficial” del libro, está situada en el mismo lugar al que iba Alice Liddell a comprar chucherías, en Oxford. ¡Fetichismo puro!

11. Una partida de ajedrez

Sólo si eres muy observador y gran jugador de ajedrez podrás darte cuenta, pero las aventuras de Alicia coinciden con el desarrollo de una partida de ajedrez. Alicia es sólo un peón blanco al principio, pero acabará siendo reina. Por si había dudas, en la segunda parte del libro, Alicia a través del espejo, se juega “La gran partida de ajedrez”, uno de los capítulos más importantes de toda la trama y que ahora podremos descubrir en el cine. ¡Estamos deseándolo!

12. El intruso

Todos los personajes de la película de Disney sobre Alicia están sacados del libro de Lewis Carroll, excepto uno... ¡El picaporte!

13. Alicia y los números

Lewis Carroll, desmintiendo esa falsa idea de que los científicos son gente de poca imaginación, era matemático. Alicia en el país de las maravillas está llena de guiños con números. Por ejemplo, el 42: 42 son las reglas que gobiernan al país Maravillas, 42 ilustraciones tuvo la primera edición, Alicia tiene 7 años y 6 meses (7x6=42 meses)… ¿Casualidad?

14. Alicia y la masonería

¿Era masón Lewis Carroll? No lo sabemos a ciencia cierta, pero el libro de Alicia está plagado de símbolos masones: el gato, el conejo, los números 5 y 7, el abanico que busca el conejo, la reina de corazones, las cartas de la baraja…

15. El Dodo y Lewis el tartamudo

Lewis Carroll, cuyo nombre real era Charles Dodgson, era tartamudo y no podía pronunciar su apellido a la primera, por lo que decía “Do-Do-Dodgson”. El Dodo, esa extraña ave que aparece en Alicia, está inspirada en él mismo. Por eso la llamó, irónicamente, Do-do.

Y además
Alicia, la película de Tim Burton
50 libros perfectos para meter en la maleta de vacaciones: ¡elige el tuyo!

por Emilio Ruiz Mateo 728 compartidos

Puede interesarte