Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Decoraciones de San Valentín: llena tu casa de mucho amor

Decoraciones de San Valentín: llena tu casa de mucho amor


Como cada año, el 14 de febrero se convierte en el día para celebrar nuestras relaciones especiales con familiares, amigos y parejas. ¡Es una época maravillosa del año, y es mucho mejor si ambientamos nuestro hogar para ir calentando motores! Por eso, hoy te presentamos 8 estilos de decoraciones de San Valentín para arrasar este día.

Para los más adeptos a esta fiesta, San Valentín es el mejor momento para mostrar a nuestros seres queridos lo que significan para nosotros. El día más romántico del año es la ocasión ideal para repartir tarjetas de felicitación, docenas de rosas rojas y cientos de cajas de bombones.

Si eres más de disfrutar esta fiesta en privado, puedes optar por una corona de flores en la puerta principal que dará la bienvenida a tus invitados o poner un arreglo floral en el baño principal. ¡No hay un solo día gris de invierno que la decoración del día de San Valentín no llene de color!

Ya sea una comida íntima para dos, una cena con amigos o simplemente un día relajado en casa con el pijama, tenemos una decoración para que disfrutes esta fiesta al máximo.

Es posible que en el pasado hayas considerado la clásica caja de bombones, un camino de pétalos de rosa esparcidos estratégicamente e incluso una lluvia de regalos. Hay cientos de maneras de armarse con la flecha y el arco de Cupido y triunfar en San Valentín, pero en esta ocasión, te animamos con el mundo de la decoración.

¡El amor está en el aire! Por eso, dale a tu hogar una dosis de romance con algunas de estas ideas que puedes incluso usar durante todo el año, como piezas de arte o marcos. Prueba con todo lo que se te ocurra, desde guirnaldas rojas vibrantes hasta luces led, pasando por rosas y corazones, por supuesto.

¿Un arreglo floral? ¿Un espectáculo de velas? Nuestras decoraciones para el día de San Valentín te ayudarán a crear una atmósfera increíble para tus seres queridos. Para inspirarte, hemos preparado una recopilación de ideas e imágenes que, estamos seguras, te permitirán transmitir a través de la decoración todo ese amor que reina el Día de SanValentín.


1. Haz de tu pared una estampa romántica

Uno de los accesorios ideales para los aficionados del arte que renuevan con frecuencia sus cuadros, o simplemente para aquellos que quieren agregar un toque de color con la decoración a esas paredes desnudas, hay muchas piezas con temas de amor para decorar tu hogar en esta fiesta.

Si tienes un espíritu artístico puedes optar por hacer esto de tu puño y letra, no sólo te saldrá prácticamente gratis, además será un detalle lleno de personalidad. Encuentra un momento en tu día para hacer algo creativo, algo que haga felices a tus seres queridos. Compra un marco o un lienzo y trata de crear una ilustración, ya sean corazones, pétalos e incluso estrellas, cualquier detalle hecho por ti puede ser un éxito. Recuerda que el arte es siempre una buena idea.

Si el arte manual no es lo tuyo, note preocupes, en internet hay cientos de páginas donde puedes comprar láminas de forma fácil y rápida. Nuestra opción preferida son las frases amorosas y las ilustraciones con detalles románticos, aunque los clásicos, como los corazones, no fallan. La primera opción siempre es una gran apuesta si quieres poder mantener esta decoración después de ese día.


2. Agrega cojines a tu sala de estar

Las almohadas pueden ser un detalle muy adorable. Es de lo más divertido, porque puedes hacerlos por ti misma o, silo ves muy complicado, comprarlos y decorarlos a tu gusto. Las almohadas para el día de San Valentón solo deben cumplir un requisito: estar hechos con amor.

Las almohadas de San Valentín se pueden hacer con diferentes telas, desde algodón hasta fieltro. La clave es jugar con colores como el rojo, el rosa o el dorado. También apostar por decoraciones como citas de San Valentín o corazones.

Los cojines rojos o rosados darán a tu espacio vital un toque de color y decorarán sin verse demasiado excesivos. Aparte de los corazones, busca otros patrones divertidos con rayas, estrellas, lunares y estampados. Si no quieres intentarlo con tus habilidades del bricolaje, siempre puedes optar por comprarlo en alguna tienda física u online.

Si optar por esta decoración, no te puedes equivocar en la fiesta.


3. Agrega estilo con velas sencillas

Ya sea para Navidad, para Halloween o para el día de San Valentín, las velas son una decoración que nunca falla. Para esta fiesta tan especial, las velas aportan una luz suave que inunda cualquier habitación, creando un ambiente romántico. Las velas blancas simples pueden resultar muy aburridas, así que este año toca buscar otras opciones.

Puedes decorar tú misma las velas, añadiendo cintas de colores, diseñando algún dibujo o pintándolas. Acude a alguna tienda de suministros y observa todas las opciones que tienes para dar ese toque especial a las velas.

Siempre puedes recurrir a un clásico que nunca falla: el candelabro. Ya sean velas pequeñas o velas gigantes, juega con su calidez y su luz para aportar a tu casa ese ambiente festivo.


4. Otra forma de arte: los tarros con chocolate

Los días previos al día San Valentín estamos rodeados de grandes exhibiciones de dulces en cualquier supermercado, pero, ¿alguna vez has pensado en hacerlo tú? Los dulces de chocolate, los corazones y los bombones rojos, blancos y rosas pueden aportar los colores que necesitas para sumar a tu decoración.

Compra chocolates con los colores del día y recolecta varios tamaños de frascos de cristal. Llena cada uno con chocolates, gominolas y dulces rojos para conseguir una obra que toda la familia podrá disfrutar.

Si bien tener dulces en frascos es muy agradable a la vista, sabemos que es complicado resistirse al atractivo de devorarlo todo. Por eso, ¿qué tal si organizas una celebración del día de San Valentín para que todos tus familiares y amigos te ayuden a acabar con ellos?


5. Da un giro a la corona

Todos sabemos que el día de San Valentín tiene que ver con flores y chocolate y, precisamente por eso, una corona de flores encaja a la perfección con esta fiesta. Colgar una corona de flores es una de las primeras ideas que se nos ocurre al querer decorar nuestra puerta en cualquier fiesta, aunque la mayoría lo asocie con Navidad.

Viste tu puerta con una corona deSan Valentín hecha con flores, ramas, piruletas y figuritas, como un Cupido o un arco.

Si la sutileza es más tu estilo, también puedes recorrer algunas tiendas de artesanía para pintar algunas ramas de rosa, rojo y blanco. Con esta idea puedes gastar muy poco y hacer que el día de San Valentín entre por la puerta grande.


6. Cuelga a San Valentín en un árbol

No hay una regla de decoración que diga que los árboles deben usarse solo en Navidad. Desmonta tu árbol artificial favorito y decora hasta el final con adornos, dulces, corazones o flores rojas, rosadas y doradas.

¿No tienes un árbol de Navidad? No te preocupes, puedes usar cualquier arbolito o planta que tengas por casa.

Independientemente del tipo de árbol que elijas, adórnalo a tu estilo. Puedes colocar algunas tarjetas de San Valentín o colgar fotos de tus seres queridos en las ramas como un homenaje a amigos y familiares.

Cuenta incluso con los más peques y anímales a hacer algún adorno para el árbol con papeles decorativos e incluso con plumas. Cuando se acerque el día de San Valentín, coloca algunos dulces debajo para aumentar su ilusión.


7. Crea un arreglo floral único

Aunque estemos en febrero, las dosis de flores no deben faltar. No, eso no significa que tengas que recurrir ala clásica pero costosa docena de rosas. En su defecto, opta por un arreglo que sirva de centro de mesa.

Ya sea para él o para ella, procura elegir una mezcla de sus flores favoritas con algunos toques que sumen un aspecto más natural, como ramitas o pequeñas flores.

No dudes en usarlo como una pieza central para una cena o para agregar un toque rojo al mostrador de la cocina.Además, una vez que el día de San Valentín haya pasado, puedes colgar las flores boca abajo y dejar que se sequen, consiguiendo un precioso ramo seco.


8. Guirnaldas con sentimientos

¿Cómo puedes expresar lo que sientes el día más romántico del año? Agrega fantasía a tu hogar con una cadena de guirnaldas de papel. Los corazones, las frases y las borlas pueden ser una gran forma de adornar una entrada o una pared vacía en el día de San Valentín.

Hay infinitas formas de elaborar el hilo perfecto de guirnalda; usa tu imaginación. Haz tu propio hilo de guirnaldas desde cero para darle un toque casero.

Une la decoración como una guirnalda, el árbol de San Valentín, la cabecera de la habitación o una corona en tu hogar. Si posees una colección de tarjetas de San Valentín de años anteriores, adjúntalas a una cinta larga. Así, crearás una cadena de guirnaldas que sirve como un recordatorio de todas las personas en tu vida que te quieren.


Puede interesarte:

Crea una bolsita de regalo para el Día de San Valentín 

Regala con arte: te enseñamos a envolver los regalos de San Valentín de forma diferente 

Regalos diferentes y DIY para que celebres San Valentín