Inicio / Ocio / Entretenimiento / El mayordomo, la mano derecha del millonario

Ocio

El mayordomo, la mano derecha del millonario

por Cristina García-Adán Creado en 25 de mayo de 2015
© Downton Abbey

¿Cómo es la mayordomía de lujo en el siglo XXI? Desvelamos los secretos de una profesión desconocida que es cada vez más demandada.

© Jamila García, personal assistant

No estamos hablando de un camarero distinguido, hablamos de la persona de confianza que se adelanta a tus pensamientos. Un mayordomo sabe antes que tú, lo que vas a necesitar y lo que te va a apetecer. Son personas que viven para hacer felices a otros y que jamás pierden la sonrisa.

Actualmente los llaman executive assistant o secretaria personal, pero el fin es el mismo, ocuparse 24h de sus clientes. Después de ver la serie Downton Abbey, acaba de lanzarse en DVD la quinta temporada, nos sorprende cómo ha permanecido intacta esta profesión. Un trabajo que ofrece un nivel de vida muy cómodo, que pone al alcance de la mano todos los lujos pero para el que hay que dejar tu vida personal en un segundo plano.

Jamila García Lillo, jefa de azafatas en yates de lujo, nos explica que el trabajo de mayordomo está muy bien remunerado y que a ella le encanta.

“El nivel de vida que llevas es muy atractivo, hablamos de viajes y lujos que jamás habías imaginado. Un sueldo medio puede estar entre los 4.000 o 6.000 euros al mes. Un mayordomo experimentado puede incluso llegar a cobrar 180.000 euros al año. Evidentemente, no todo es fácil, hay días en los que se trabajan muchas horas, los trabajos de tu jefe pueden llegar a considerarse propios y la mayor parte del tiempo eres invisible. Un mayordomo debe ser muy fuerte psicológicamente”, afirma Jamila.

El mayordomo está a la sombra, se da por satisfecho cuando el trabajo está bien hecho y jamás se permite una mala cara. La verdad es que esta profesión es curiosa y muy vocacional. Le preguntamos a Jamila sobre las aptitudes que debe tener un buen mayordomo y si hay alguna escuela en la que aprender a ser el mejor. Lo primero que señala es la vocación de servicio y tener muy buena actitud. “Hay que empatizar con el cliente, tener mucha paciencia, buen humor y por supuesto tener un carácter muy plano. Hay que ser detallista al 100% y no tomarte las cosas como algo personal”.

En España destaca la escuela International Butler School. Para ser mayordomo puedes estudiar cualquier carrera, puedes especializarte en lo que más te guste, culturizarte como quieras y luego hacer cursos intensivos en esta señalada escuela. “En mi caso me enseñaron gestión de equipos domésticos y luego atención a altas personalidades. Cada profesor tiene sus especialidades. Hay algunos sobre medidas de seguridad, otros en diferencias culturales…Es muy amplio y depende de en lo que te quieras especializar”, comenta Jamila.

Sus clientes son personas con un altísimo nivel económico, de cualquier edad, que no tienen tiempo y que necesitan delegar tareas. “Creo que en este trabajo pierdes un poco la perspectiva, tuve una clienta que solo podía beber agua de coco natural”.

Un mayordomo vive rodeado de riqueza, de opulencia y entiende el lujo como una mera experiencia. “El lujo no tiene nada que ver con las marcas o con la ostentación, se trata de una experiencia. Para mis jefes el lujo es pasar desapercibido o poder pasear solos por una playa privada”, añade Jamila.

Olvida a los mayordomos con chaqué y guante blanco, actualmente visten según exija el plan. Si van a acompañar al sus jefes al campo de golf irán vestidos de golf, si están en un yate llevarán ropa náutica y si van a un cóctel, vestirán de etiqueta.

Expertos en servicio personal que trabajan en embajadas, hoteles, yates o mansiones privadas, que no saben lo que es el paro. Una profesión más que exclusiva que no conoce la crisis. ¿Qué te parece?

Y además:
Madrid aún más Chanel
Sneakers de lujo, ¡el último grito!

por Cristina García-Adán