Inicio / Ocio / Entretenimiento / Lo que el verano se llevó (y cómo superarlo)

Ocio

Lo que el verano se llevó (y cómo superarlo)

por Elvira Sáez Creado en 20 de agosto de 2019
100 compartidos
© Getty

El verano te lo da todo: tiempo libre, baños en la playa o en la piscina, terraceo, muchas horas de sueño... Pero cuando crees que va a durar para siempre, ¡te lo quita! Aún así, siempre hay luz al final del túnel y desde aquí queremos ayudarte a verlo.

No te fíes del verano. Primero se presenta encantador con sus buenos días que anochecen a las 10 y sus noches infinitas de ir en tirantes y pantalones cortos, pero cuando te quieres dar cuenta te pega el cambiazo y te deja frío. A veces vuelve con el veranillo de San Miguel, a finales de septiembre, pero eso no es más que un espejismo que apenas dura 3 días.

El verano se llevó tu talla 38, 40 o 42

Y te devolvió un flotador muy distinto al que usabas para hacer aguadillas en la playa. El aperitivo antes de comer, las tapitas a deshoras y las cañas que te bebías "para refrescarte" al final pasan factura, eso es así. Por no hablar de los helados que te tomabas cada noche, ¡ayyy, los helados! Eso ni la caminata de rigor por el paseo marítimo lo bajaba. Pero si lo miras por el lado bueno, ahora ya tienes excusa para echar un vistazo a las novedades de moda y renovar tu armario sin remordimientos.

El verano se llevó a Cactilio, tu cactus Opuntia microdasys

Al que, efectivamente, te olvidaste de regar durante tus 3 semanas en Bali. Pero aunque pases unos días de luto, septiembre puede ser un buen momento para renovar las plantas de tu hogar y proponerte ser responsable en sus cuidados en tus próximas vacaciones. La próxima vez acuérdate de pedirle a tu amiga, tu suegra o tu vecino que las riegue y, ya de paso, eche un vistazo a tu casa mientras estés fuera. Rectificar es de sabios o, al menos, eso dicen...

El verano se llevó las tardes de terraceo en el bar

Esos momentos en los que todo eran risas y juventud divino tesoro. En los que las rondas volaban una tras otra sin importar lo que hubiera que pagar. Siempre había alguien preparado para decir la frase clave: ¡invito a otra! Aunque oye, siempre está la posibilidad de plantarle cara al fresquito y proponerte sacar un hueco en tu apretada agenda para seguir disfrutando de esos ratitos tomando algo con amigos. Quien quiere, puede.

El verano te descubrió lugares increíbles y remotos

En los que te gustaría vivir para siempre, pero en los que en invierno no vive nadie. Aunque en tu mente esos maravillosos sitios sigan siendo iguales todo el año, no te engañes porque no es así. Seguro que si conocieras su cara B apreciarías bastante más tu hogar. Deja de idealizar lugares en los que no estás y dedica tiempo a poner tu casa a tu gusto, ¿a qué esperas para hacer esos cambios en decoración de los que siempre hablas? Haz que tu casa sea tu lugar favorito.

El verano se llevó a tu novi@ y te devuelve a un ex

Las vacaciones prometían momentos idílicos junto a tu pareja, pero finalmente solo sirvieron para daros cuenta de que tantas horas juntos no podían terminar bien. Sea como sea, lo importante es centrarse en lo bueno, ¡ahora tienes la posibilidad de conocer a personas nuevas! Por supuesto, que no se parezcan nada a él o a ella. Hazte un cambio de look, ponte guap@ y sal a disfrutar.

El verano te dio la jornada intensiva y al terminar te quitó la siesta de cuajo

Todas las mañanas al despertar planeabas la siesta que te ibas a echar en cuanto llegaras a casa. Porque claro, la letra pequeña de la jornada intensiva es que se madruga más. Pero ese es un detalle que en el momento ni piensas, ¡lo importante es tener la tarde libre! Y cuando te acostumbras, llega septiembre y cambias la siesta por las caras de tus compañeros. ¿De verdad ahí lado bueno en esto? Piensa que al menos dejarás de despertarte a las 7 de la tarde sin saber ni dónde estás tras tres horas de siesta. Bastante tenemos con despertarnos una vez al día...

El verano se llevó tus programas favoritos

Reconócelo, por muy bueno que sea el verano, echas de menos tirarte en el sofá, encender la televisión y pasar un par de horitas (o más) viendo tus programas favoritos. Comentarlos al día siguiente con tus compañeros no tiene precio y si eso conlleva alguna que otra discusión acalorada, ¡mejor! ¿Ves como no todo podía ser malo? Septiembre te los devolverá.

El verano se llevó todo eso que te dejaste olvidado en el hotel

¿Dónde está tu cargador del móvil? ¿Y la parte de arriba de ese bikini que te compraste? Deja de buscar y admite que se quedaron olvidados en algún rincón remoto del hotel en el que pasaste tus vacaciones. No los vas a recuperar porque el verano es experto en llevarse todo por delante sin ninguna consideración. Así que no pierdas más el tiempo y hazte con unos nuevos. ¡A rey muerto, rey puesto!

El verano se llevó tu suave piel y tu bonita melena

Al final del verano se habla mucho del bronceado, ese bonito tono sobrevalorado que se atribuye a las placenteras vacaciones. Sin embargo, pocos tienen en cuenta lo desvitalizada y seca que se queda la piel tras horas de exposición al sol y baños eternos en la piscina o en el mar. ¡Por no hablar del pelo! El verano ha acabado con todos los esfuerzos que hiciste por dejártelo largo durante el año. La buena noticia es que la vuelta a la rutina te permitirá sumergirte en el mundo beauty y ponerle remedio.

El verano se llevó al amor de tu vida

Ese que vive en una ciudad a 600 kilómetros de la tuya. Pero siempre puedes hacer uso de la tecnología para mantener el contacto y si al final la historia no funciona, te ahorras volver a cruzártelo por ahí. Además si tu móvil o tu ordenador se están quedando obsoletos, ¡ya tienes un motivo más para renovarlos! Por intentar que la comunicación fluya, que no quede.

Asumámoslo, el verano no es buena persona. Te atreviste a vivirlo, ahora tienes que ser igual de atrevido para plantarle cara a la normalidad. Y nosotros te vamos a ayudar, porque lo que el verano se llevó, AliExpress te lo devuelve. ¡Pronto te contaremos más!

Y además:
Vuelta al trabajo: los mejores consejos para adaptarse a la rutina
5 consejos para volver al trabajo motivada después de vacaciones

por Elvira Sáez 100 compartidos