Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / El machismo en el deporte: insultos y amenazas a una linier de 16 años en Fuerteventura

Mujer hoy

El machismo en el deporte: insultos y amenazas a una linier de 16 años en Fuerteventura

por María Viéitez Creado en 10 de diciembre de 2019
© GettyImages

"Como te pille fuera, te violo". Esa ha sido una de las amenazas que una joven de 16 años ha tenido que escuchar cuando oficiaba como linier un partido de fútbol en Fuerteventura. Aunque por la repercusión mediática el machismo es más visible en el fútbol, no es el único deporte en el que las mujeres sufren desigualdad.

El partido se disputaba el pasado viernes en Fuerteventura entre el Club Deportivo Chilegua La Pared y la Unión Deportiva Jandía, el equipo visitante, y era arbitrado por una chica de 16 años. En el último minuto del encuentro y tras un altercado entre algunos de los jugadores, un seguidor del Jandía se acercó a la linier y le gritó: ¡Ay, esos tobillos! Como te pille fuera, te violo. Te voy a partir la cara”, Te voy a meter un lapo como sigas pasando de mí”. El acta arbitral recoge que el aficionado gesticulaba con violencia, se mordía la lengua y levantaba la mano de forma amenazante.

Los hechos, que han sido denunciados, serán juzgados por el Comité de Competición de la Federación de Fútbol de Las Palmas. Así, la UD Jandía está en riesgo de enfrentarse a sanciones. Algo similar ocurrió después de un presunto delito de xenofobia contra un árbitro, una disputa que tuvo como consecuencia el cierre temporal de Morro Jable (el campo de este club), la sanciones al presidente, el entrenador, el delegado y uno de sus jugadores y una multa de alrededor de 3.000 euros.

Los hechos han sido condenados por la Federación Interinsular de Fútbol de Las Palmas (FIFLP), que ha publicado una nota de prensa donde "repudia" las “actitudes machistas que en nada benefician a la plena integración de la mujer en el deporte y a la práctica de un fútbol sin violencia física y verbal".

La FIFLP muestra su solidaridad a la colegiada y la respalda, y añade que mostrará su apoyo en cualquier acción de protesta que se ejecute desde el colectivo arbitral, con motivo de este incidente y en el futuro.

El deporte rey, muy lejos de ser un deporte igualitario

El 1 de noviembre de 2018 se disputaba un partido entre El San Cristobal y Llagostera, de la Tercera División Catalana. La referee principal era Ainara Acevedo, las asistentes, Matilde Esteves e Ylenia Sánchez. Y aunque se trataba de un acontecimiento que pasaría a la historia por ser el primer partido dirigido íntegramente por mujeres, desde las gradas los aficionados no lo vieron del mismo modo: “Vete a fregar”, “¿Quién se la cepilla del equipo?, ¿Os la cepilláis todos?” o “Cómo se nota que eres mujer” fueron algunos de los insultos que las colegiadas tuvieron que escuchar.

En marzo de ese mismo año, otra linier recibió los insultos y amenazas machistas de los asistentes a un encuentro de cadetes entre los equipos femeninos del Hernani y el Eibar: "Te voy a cortar la coleta", "¿Tú de dónde eres, guapa?", "Torpe" o "¿Qué te han enseñado a ti?".

También en noviembre del pasado año, cuando los equipos masculino y femenino del Athletic de Bilbao ganaron el trofeo Teresa Herrera de A Coruña, una reproducción de la Torre de Hércules de esta ciudad hecha en plata, pudimos comprobar que el trofeo para ellas era 50 centímetros más pequeño que el que se les entregó a ellos. Pocos días después, cuando la futbolista noruega Ada Hegerberg se disponía a recoger el balón de Oro el 4 de diciembre de 2018 –hasta entonces este galardón solo se entregaba a futbolistas masculinos–, tuvo que escuchar la deleznable pregunta del DJ Martin Solveig, conductor de la gala: “¿Te gusta hacer twerking?”.

Y más allá de todos estos actos humillantes, el futbol femenino sigue siendo relegado a un segundo plano, las futbolitsas son sexualizadas y acosadas y las aficionadas son despreciadas. Ejemplo de ello es la deplorable declaración que hizo Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, ante los micrófonos: "No hablo de dinero, y menos con mujeres”.

El deporte rey sigue siendo un deporte masculino y no igualitario. La mayoría de los jugadores son hombres, la mayoría de los entrenadores son hombres y los directivos son hombres. En el caso de los equipos de primera división, solo el 22% de los socios son mujeres. Así, las hinchadas y los equipos femeninos siguen siendo vistos como elementos externos.

¿Funcionaría un boicot? Estos datos auguran que no, ya que la escasa representación de las mujeres en este deporte, que paradójicamente se conoce como deporte rey, haría que la repercusión fuese muy discreta. Por eso son los hombres los que deberían reclamar la presencia igualitaria de hombres y mujeres, exigir que los estadios y partidos de fútbol sean de ser un escenario habitual en el que presenciar –o ser cómplice– actitudes y ataques machista. Conseguir que el fútbol deje de lado esta toxicidad que también se manifiesta en forma de agresiones xenófobas, racistas y homófobas.

Video por Carla Dominguez

Y además:
55 asesinadas: el sospechoso de la desaparición de Marta Calvo es detenido por asesinato
Lastesis, un movimiento feminista sin fronteras que incomoda
Una falsa revista de moda en Dénia que recoge información para víctimas de la violencia machista
#Quesesepa, el estudio de Devermut que visibiliza las violencias sexuales

por María Viéitez