Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer

Mujer hoy

No es abuso, es violación: manifestaciones feministas tras la sentencia de la violación en Manresa

por María Viéitez Creado en 5 de noviembre de 2019
No es abuso, es violación: manifestaciones feministas tras la sentencia de la violación en Manresa© GettyImages

Al grito de ''no es abuso, es violación'', numerosos colectivos han convocado en España más de 40 manifestaciones feministas contra la sentencia de la violación grupal en Manresa, que condena a los 5 hombres por abuso y no por agresión. El foco de las movilizaciones está en las deficiencias del Código Penal y la falta de perspectiva de género.

La tarde de este lunes, decenas de organizaciones feministas convocaron manifestaciones en repulsa de la sentencia dictada el pasado jueves contra la que se ha bautizado como la Manada de Manresa. “No es abuso, es violación” es su lema, y claman por un cambio del Código Penal que proteja a las mujeres de los delitos sexuales teniendo en cuenta la perspectiva de género.

Se repite lo ocurrido con la Manada de Pamplona, pero en esta ocasión contra una sentencia de la Audiencia de Barcelona: se exige que la intimidación y la violencia dejen de ser requisitos imprescindibles para que una violación sea considerada una agresión sexual y no solo un abuso.
Los hechos ocurrieron en octubre de 2016 durante un botellón en la localidad catalana de Manresa: cinco hombres de entre 19 y 26 años abusaron sexualmente y por turnos de una chica de 14 años que se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas. Uno de los hombres, Bryan A.M., condujo a la chica en estado de inconsciencia a una caseta de una fábrica abandonada donde la violó. Después, volvió a la fiesta para avisar a los otros cuatro condenados, que acudieron al lugar donde se encontraba la menor para abusar sexualmente de ella. Después, dos de los cinco hombres volvieron para hacerlo de nuevo.

Son estos dos últimos los que han recibido las penas más altas, de 12 años de prisión. El resto han sido condenados con 10 años de cárcel. Otros dos hombres, uno de ellos acusado de participar en la violación y otro por no impedirla, fueron acusados, pero han sido absueltos.

El fallo de la Audiencia de Barcelona ha condenado a estos cinco hombres por el delito de abuso y han descartado el delito de agresión ajustándose a las delimitaciones del Código Penal. Los magistrados consideran que, al estar la menor en un estado de inconsciencia, no pudo ofrecer resistencia, oposición o dar su consentimiento, motivo por el que, entienden, los acusados “no tuvieron que hacer uso de la violencia o la intimidación”. Las imperfecciones del Código Penal son el foco de las manifestaciones feministas que consideran insuficiente e inexacta la sentencia contra los acusados. Por eso, se pide que se integre la perspectiva de género no solo en la justicia, sino en la educación para acabar con la trivialización de la violencia hacia las mujeres.

La cita de las movilizaciones nace de la Plataforma 7N Contra las Violencias Machistas, que lanzó un manifiesto que han seguido más de 100 organizaciones feministas. Además de en Madrid, las concentraciones se han sucedido en ciudades como Barcelona, Segovia, Salamanca, Toledo, Sevilla, Cádiz y Málaga, alcanzando a más de 40.

Sorprende que, a pesar de que el Tribunal Supremo fue contundente con el caso de la Manada de Pamplona y expuso en su sentencia que los acusados actuaron “con pleno conocimiento” de que la víctima no consentía y estaban atentando contra la libertad sexual de la víctima, un año y medio después haya que reivindicar lo mismo. En un contexto similar, en el que la víctima, igual que en este caso, “fue conducida a un lugar recóndito” y “sin capacidad de reacción”, el Supremo argumentó: en este contexto, el silencio de la víctima “solo se puede interpretar como una negativa”.

Solo sí es sí

En Madrid, las manifestantes gritan: “si estamos inconscientes, también es violación”. El fallo de la Audiencia de Barcelona manda el mensaje de que la falta efectiva de oposición mitiga la culpa de los agresores. Las manifestantes exigen que el delito de violación quede definido en el Código Penal como la simple falta de consentimiento y no por el uso o no de la intimidación y la violencia, petición a la que se ha sumado Amnistía Internacional para "cerrar el paso a las manadas impunes", tal y como explican en el comunicado del Convenio de Estambul de 2014.

No se trata de casos aislados si no violencia institucional, un error de un sistema que desprotege a las víctimas. No se entiende que los magistrados no encuentren intimidación en el hecho de que cinco hombres condujesen a una menor inconsciente a una casa abandonada para abusar de ella por turnos. La justicia patriarcal falta el respeto a las mujeres y falla de nuevo.

Video por Patricia Álvarez
María Viéitez
María es redactora digital y de contenidos de actualidad en enfemenino, y tiene claro que la comunicación es lo suyo. Seducida por la lectura, la escritura y las ganas de …