Inicio / Pareja / Sexualidad / Problemas de erección

Pareja

Problemas de erección

por El equipo editorial Creado en 13 de marzo de 2008

Lesión, impotencia… estos términos son tabú. Sin embargo, los problemas eréctiles son más comunes de lo que se piensa. Ya sean temporales o crónicos, nuestras parejas prefieren callarse a intentar buscar una solución.

Lesión, impotencia... estos términos son tabú. Sin embargo, los problemas eréctiles son más comunes de lo que se piensa. Ya sean temporales o crónicos, nuestras parejas prefieren callarse a intentar buscar una solución.

¿Qué es una disfunción eréctil?
El término disfunción eréctil hace referencia a una potencia que se juzga insatisfactoria. Un problema de erección se define por la dificultad de obtener y mantener una erección necesaria para un acto sexual satisfactorio. Si a tu hombre sólo le ha ocurrido esto una vez, no te preocupes. Sólo se habla de disfunción eréctil si la incapacidad se alarga durante más de tres meses. Atención, la eyaculación precoz e infertilidad no se clasifican como problemas eréctiles.

En números
Los problemas de erección normalmente conciernen a los hombres mayores de 40 años. Unos dos millones y medio de hombres en España deben hacer frente a este problema que afecta a su vida sexual de manera crónica. Sin embargo, sólo concierne a los más mayores. Cerca del 40% de los hombres de entre 25-40 años ya han sufrido alguna lesión. Ya se trate de una disfunción o una fatiga pasajera, los hombres siempre terminan por cuestionar su virilidad.

Causas de la disfunción
Causas orgánicas

- Hormonales: después de los 50 años, el déficit de testosterona aumenta los problemas de erección.
- Neurológicos: concierne a los hombres que padecen esclerosis múltiple, paraplejia o problemas vasculares y cerebrales. Asimismo, afecta los diabéticos y a los que han pasado una prostatectomia. Estas enfermedades comportan una ruptura de la conexión entre el cerebro y el pene.
- Vasculares: todas las enfermedades cardiovasculares provocan problemas eréctiles porque causan un llenado insuficiente de los cuerpos cavernosos del pene. Por ejemplo, la hipertensión arterial, el alcohol, el tabaco, la obesidad o una vida sedentaria.
- Médicos: algunos tratamientos provocan las disfunciones. Es el caso de los antidepresivos, neurolépticos, tratamientos hormonales, antihipertensores o anticonvulsivos.
Causas psicológicas
- Individuales: suelen estar ligadas al estrés, ansiedad, cansancio, depresión o miedo a no satisfacer.
- Relacionales: suelen estar ligadas a conflictos temporales de la pareja, separación o actitud negativa de la pareja.

¿Cómo reaccionar en caso de incapacidad momentánea?
¡Adopta una actitud positiva! No te precipites y pienses que los problemas son resultado de sus sentimientos o de su deseo por ti. Tienes que conseguir quitarle importancia al asunto sin cuestionar su masculinidad. Para que pueda superar las dificultades, hará falta una buena ración de comunicación. Buscad las soluciones juntos. Antes de consultar con un especialista, podéis intentar juegos nuevos en los que el sexo de tu pareja no sea indispensable como los masajes, las caricias y los besos. Esto le permitirá centrarse en las sensaciones de su cuerpo y se relajará con más facilidad. Si los problemas persisten, consultadlo con el médico.

¿A quién acudir?
- A su médico de cabecera: es la primera persona a la que se debe acudir. Aunque tu pareja no quiera confiar el problema al médico, debes animarle a ir a la consulta. Algunos problemas de erección pueden revelar enfermedades más graves. Durante la consulta, el médico preguntará al paciente sobre la frecuencia de los problemas y antecedentes médicos, después le realizará un examen médico de los órganos externos y de la próstata. Puede que también le realice algún examen complementario. Según el resultado, le dirigirá a un urólogo.
- A un sexólogo: la profesión no está bien establecida ni definida por lo que es aconsejable que os informéis bien para no caer en manos de un charlatán. Si el sexólogo no es un médico, os propondrá diferentes soluciones como consejos o una psicoterapia individual o en pareja.

Pastillas milagrosas
Estos tratamientos médicos, adquiribles sólo con receta médica, permiten aumentar el flujo sanguíneo del pene o el sistema nervioso central para favorecer la erección. Permiten obtener y mantener la erección pero la estimulación sexual sigue siendo necesaria.
- Sildenafil (Viagra): ¡es la más conocida! Los efectos se notan en una media hora y duran entre 3 y 4 horas.
- Vardenafil (Levitra): se toma 25 minutos antes de la relación sexual. Generalmente la erección se mantiene entre 4 y 5 horas.
- Tadalafil (Cialis): a diferencia de los demás, se puede tomar hasta 12 horas antes de la actividad sexual y sus efectos pueden durar hasta 36 horas después de la toma.


Precauciones: No se debe tomar más de una al día ni acumularlas. A veces estos medicamentos están contraindicados en caso de insuficiencia cardiaca grave, renal o angina de pecho severa. Consúltalo con tu médico.

Tratamiento mecánico
El uso de una bomba de vaciado es una técnica que se está poniendo en marcha. El pene se coloca en un cilindro que, gracias a un dispositivo de bomba, irriga el cuerpo cavernoso. De esta manera, el pene se vuelve rígido. El anillo de caucho colocado en la base permite mantener la erección una vez retirado el dispositivo. Se suele recomendar esta solución cuando los tratamientos médicos no surgen efecto.