Inicio / Belleza / Tratamientos / 5 rituales nocturnos que te ayudarán a sentirte renovada

5 rituales nocturnos que te ayudarán a sentirte renovada

Video por Norma Varela Creado en 5 de julio de 2019

Dormir bien es imprescindible para afrontar el día con la energía renovada y las pilas bien cargadas. Si eres de esas personas que se pasa la semana de aquí para allá, sin tiempo para nada y cada vez te notas más cansada, los rituales nocturnos que te mostramos a continuación serán la fórmula mágica secreta para que ese cansancio que arrastras desde primera hora se convierta en una oportunidad para realizar con éxito todas tus tareas.

por Isabel Gallardo

Te gustaría optimizar tu rendimiento, sacarle todo el partido a tu mente? Existen ciertos hábitos que poniéndolos en práctica cada noche, convertirán tu estresante y caótica vida en un jardín de flores y fantasía.

1. Bebe mucha agua: La deshidratación causa hinchazón debajo de los ojos y cansancio. Cuando tomamos agua antes de dormir ayudamos a que nuestro organismo se mantenga en plena forma, haciendo que todos los órganos funcionen correctamente y mejorando la calidad del sueño. Con el agua, también evitamos los calambres y nos sentimos más relajados, ya que es un perfecto hidratante para los músculos. ¡Y no solo eso! ¿Sabías que beber agua antes de meternos en la cama puede prevenir infartos y accidentes cerebrovasculares debido a que ayuda al correcto funcionamiento del sistema circulatorio?

2. Omite el alcohol: No solo te puede deshidratar, sino que también puede provocar aturdimiento. Utilizar el alcohol para dormir mejor es sin lugar a dudas, una pésima idea y puede llevarnos a padecer numerosos problemas de salud. El alcohol acorta la latencia del sueño y funciona como sedante; eso puede parecer perfecto cuando nos cuesta conciliar pero nada más lejos de la realidad, pues al consumirlo, el ciclo del sueño se altera, generando un sueño fragmentado y de mala calidad, además, al ser un inhibidor del sistema nervioso central puede alterar el buen funcionamiento de los neurotransmisores del cerebro provocando insomnio y otros trastornos.

3. Evita los alimentos salados: El exceso de sal en las comidas o exceso de productos en salazón como los frutos secos o las anchoas, pueden causar la retención de agua y la hinchazón. La sal contiene una alta cantidad de sodio que evita que nuestro organismo elimine adecuadamente los líquidos, por eso es fundamental no utilizar mucha ni antes de dormir ni durante el resto del día.

4. Duerme sobre una almohada para mejorar la circulación linfática: Los médicos recomiendan dormir con almohada para que al acostarnos consigamos una alineación perfecta de la espalda y el cuello. Lo más importante será colocar una almohada que eleve la cabeza y de soporte al cuello, evitando así una postura antinatural y previniendo problemas cervicales y de espalda. Eso sí, hay que tener en cuenta cada caso ya que cada persona cuenta con una complexión física diferente y la forma de dormir es distinta, por ejemplo, si duermes boca arriba, necesitarás una almohada de una firmeza y grosos intermedios para evitar presiones en el cuello. En el caso de dormir boca abajo, la almohada será blanda y fina para obligar al cuello a inclinarse hacia atrás. ¿Y si duermes de lado? ¡No hay problema! Podrás utilizar una almohada firme y de grosos medio para garantizar una alineación del cuerpo perfecta.

5. Lávate la cara para evitar los poros obstruidos, el acné y las erupciones. Durante el día, exponemos nuestra piel a numerosas agresiones como los rayos solares, el frío, el calor extremo, la contaminación o el maquillaje, ¡incluso el estrés empeora nuestra piel! Lavarse bien la cara antes de dormir incrementa la oxigenación del cutis, se retrasa la aparición de arrugas, favorece la desaparición de puntos negros al eliminar todo rastro de impurezas y ayuda a que, por la mañana, tu piel luzca más tersa y con mayor luminosidad.

  • Renovación celular: Proceso por el cual pasa nuestra piel entre las 11 de la noche y las 4 de la madrugada. La circulación sanguínea se acelera y se incrementa la oxigenación liberando la hormona melatonina y la hormona del crecimiento. Es por estos factores que muchos consideran la noche como un espacio de tiempo en el que reparamos nuestra piel, pues mientras dormimos, ésta se dedica a su renovación celular.
  • Desmaquillarse, fundamental. Retira todos los restos de maquillaje, lávate bien la cara con jabón y utiliza siempre que puedas un exfoliante (al menos 2 veces a la semana) para mantener tu rostro limpio e hidratado. El último paso antes de dormir, enjuagar bien con agua tibia.

¿A qué esperas para empezar a probar estas técnicas imprescindibles para facilitar el correcto funcionamiento de nuestro organismo?

Video por Carla Dominguez