Inicio / Belleza / Tratamientos / 5 remedios caseros para una piel perfecta

Belleza

5 remedios caseros para una piel perfecta

por Redacción enfemenino Publicado en 22 de noviembre de 2017
A-
A+

Te animamos a que te dediques una tarde entera para ti y te apliques estos remedios caseros para tu piel. ¡Disfruta!

Nuestra piel sufre mucho a lo largo de nuestra vida. La constante exposición a productos agresivos, el sol, la mala alimentación, y en general la falta de cuidados, hacen que además de ser la primera zona donde aparecen arrugas, la piel de la cara sea la más maltratada.

Renovar las células de la piel es prioritario para un buen cuidado. Hidratar, nutrir intensamente y administrar una buena dosis de vitaminas te ayudará a lucir un aspecto saludable. Seguro que conoces mil mascarillas y demás cuidados que han pasado de generación en generación y que forman parte de tu rutina diaria.

Si estás harta de que tu piel muestre tu peor cara, aquí tienes 5 remedios caseros que harán que tu piel libre de impurezas y sin imperfecciones durante más tiempo. Aunque uno de los mejores caminos para hacerlo pueden ser las mascarillas naturales, no dudes en acudir a un especialista para conseguir tratamientos que se adapten al máximo a tu problema y tipo de piel.

Remedios caseros para la piel

1. Exfoliar

Antes de comenzar debemos tener el terreno preparado. En el caso del cutis es imprescindible deshacerse de las impurezas y las células muertas. La exfoliación es la mejor forma de cambiar de piel y descubrir nuestra belleza natural atenuando imperfecciones y marcas, y puliendo el cutis.

  • Mascarilla dulce: el azúcar es su ingrediente principal. Humedece tu rostro bien limpio y coge una cucharada de azúcar de grano fino. Frótala un poco en tus manos y después aplícala por el rostro con movimientos circulares, siempre hacia arriba. Es un método muy sencillo y rápido.

  • Mascarilla sabrosa: coge una zanahoria pelada, trocéala y pásala un poco por la licuadora hasta que se forme una pasta con textura. A continuación, mézclala con un poco de crema hidratante. Aplica la mezcla sobre el rostro y déjala reposar durante 15 minutos. El resultado será una piel renovada y con mayor vitalidad.

2. Re-hidratación a punto

Si notas que tu piel se empieza a caer a pedacitos, bienvenida a la etapa de la descamación. Es muy común en los meses posteriores al verano y se debe a que ha perdido bastante agua como consecuencia, sobre todo, de la exposición al sol. No sólo las pieles secas deben hidratarse, también las grasas, las mixtas y, por supuesto, las normales.

Una mascarilla hidratante, una vez por semana, te salvará de pasar el invierno con sequedad y tirantez. Para un resultado inmejorable, puedes alternar semanalmente la aplicación de esta mascarilla con la siguiente receta que te proponemos:

Ingredientes:
- Medio pepino.
- Una cucharada de yogur natural.

Introduce ambos en la licuadora y después extiende la mezcla por tu rostro. Déjala actuar 20 minutos y aclara con agua fría para cerrar los poros. Nada como un poco de tzatziki para que piel esté como nueva

3. Adiós al picor

Si tu piel es sensible y estás acostumbrada a las antiestéticas rojeces, también hay una mascarilla para ti. La sensibilidad está muy presente en la vida de las mujeres, y a menudo, no todos los productos le vienen bien a nuestra piel.

Para preparar una mascarilla anti-picor, nada como las almendras para nutrir tu piel. Si además le añades algún lácteo como el yogur o la propia leche, tu piel sensible te lo agradecerá. ¡Mantén el escozor y el picor a raya!

Ingredientes
- 3 cucharadas de yogur
- 3 cucharadas de avena

Mezcla los ingredientes hasta lograr una crema homogénea. Aplica con movimientos circulares y asegurándote de cubrir todas las zonas de tu rostro. Deja actuar durante al menos 15 minutos.

Por último, a la hora de retirar el producto de tu cara, ten cuidado de no ser muy agresiva, ya que al frotar con una toalla, puedes dañar tu piel. Es preferible que empapes una toalla fina en agua templada, y la pases suavemente por tu rostro. Y si tienes algún problema cutáneo, como urticaria crónica espontánea, acude antes de realizarte esta u otras mascarillas a tu dermatólogo para saber si puedes hacer estos rituales de belleza sobre tu piel.

4. ​Nutrición a medida

Otra de las tareas pendientes es reponer los nutrientes que la piel ha perdido. Son aquellos elementos que hacen que nuestra piel irradie luz, se muestre tersa y uniforme. Lo mejor para para lograrlo, es sin duda una mascarilla nutritiva capaz de devolver estas virtudes a la tez. ¡Apunta!

Ingredientes:
- Una yema de huevo batida.
- Una cucharada de miel y aceite de oliva.

Mezcla bien los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea y aplícala en tu rostro durante 20 minutos. Para finalizar aclara con agua tibia. Si repites este sencillo ritual de belleza un par de veces por semana, no tardarás en observar los cambios sobre tu piel. Además, el maravilloso olor de la miel despertará tu lado más dulce, y tu piel estará para comérsela.

5. ​Enciende tu luz

Cuando tu piel ha estado mucho tiempo expuesta a factores atmosféricos como cambios de temperatura, o a productos agresivos, ésta puede quedar
deshidratada y apagada, lo mejor es una ración extra de vitamina C.

Una de las vitaminas más completas desde el punto de vista de la belleza y la salud. Sus propiedades fundamentales son su poder energizante, antioxidante, regenerante e iluminador. Sin olvidar sus beneficios contra el envejecimiento. Además de poseer la capacidad de reestablecer el equilibrio natural de la piel.

Aplicada como mascarilla natural es perfecta para rostros opacos y deshidratados.

Ingredientes:
- Un zumo de naranja.
- Unas cucharadas de miel.

Removemos el preparado y lo extendemos por el rostro dejándolo actuar durante diez minutos. A continuación lo retiramos con agua tibia.

Descubre: Manicura navideña - Colores para unas uñas navideñas

Manicura navideña © iStock


Y además:
Cosmética para dormir mejor
Cómo combatir la hiperhidrosis

por Redacción enfemenino
Jouez et gagnez une eau de parfum La vie est Belle !
J'en profite !