Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Fabricar una vela

Decoración

Fabricar una vela

por El equipo editorial Creado en 13 de enero de 2010

Las velas nos gustan y las colocamos en cualquier rincón de la casa ya sea para perfumar o simplemente para que alumbren. Además, crean un ambiente puro e íntimo en un segundo. ¿Por qué no aprendes a fabricarlas? Es mucho más divertido que comprarlas, sólo debes seguir nuestras indicaciones y atreverte con la primera.

¿Qué vela quieres fabricar?
Fabricar una vela es, sobre todo, un momento de creación durante el que no debemos olvidar que vamos a diseñar un objeto decorativo, la encendamos o no. Así que antes de ponerte manos a la obra, asegúrate de que dispones de todo el material necesario y de que tienes claro el color, la forma y el olor que quieres para tu vela “hecha a mano”. Puedes repasar las diferentes versiones en cualquier tienda de decoración. Si es tu primera vez, te recomendamos empezar con algo fácil, como una vela en forma de pilar (cuadrada o cilíndrica).

Material
Lo encontrarás todo en tiendas de manualidades:
-Moldes para velas: hay moldes de plástico, metal o látex, aunque también puedes utilizar recipientes de cristal o barro.
-Perfumes y colorantes.
-Mecha: con la trenza plana o cuadrada.
-Cera, parafina o gel: el gel es interesante si quieres añadir pequeños detalles decorativos tipo conchas, perlas, etc. Para empezar lo más práctico es comprar cera o parafina.

El procedimiento
>Funde la cera en una olla vieja o en una lata de conservas vacía. Si no tienes un cazo especial para fundir cera, puedes hacerlo siguiendo el método tradicional: al baño María, pero presta atención para que el agua no se vierta en la olla de la cera.
>Si quieres hacerla con un tinte o perfume especial es el momento de añadirlo. La coloración se consigue gracias a los pigmentos disponibles en las tiendas. Importante: tiñen muy rápido, así que cuidado con las cantidades. Por lo general, el color final suele quedar bastante más rebajado que el color que aparece en el momento de añadir el tinte. En cuanto al perfume, utiliza uno especial, a base de aceites perfumados. La dosis es subjetiva pero no utilices más del 10 % del contenido total. Añádelo cuando la cera ya esté líquida y mézclalo antes de introducirla en el molde.
>Fija la mecha al fondo del molde escogido con la ayuda de un poco de cera. Para mantenerla derecha utiliza una pinza para mechas, si la has encontrado en la tienda, o dos palillos chinos y una goma de pollo.
>Velas de gel: ahora es el momento de añadir los objetos decorativos que quieres insertar en el cuerpo de la vela.
>Vela multicolor: deberás deshacer las ceras tintadas de forma independiente e ir intercalándolas en el momento de verterlas en el molde, por capas, una de tras de otras, y siempre esperando a que la anterior haya endurecido.
>Vertido: vierte todo el contenido de la vela en el molde y deja que enfríe. Si quieres acelerar el proceso, guárdala en la nevera. Si se hace un agujero, puedes añadir un poco más de cera deshecha. Para sacarla del molde basta con tirar de los bordes.
>Último paso: cortar el extremo de la mecha (entre 5-8 mm) y habrás acabado tu primera vela “hecha a mano”.

Trucos de decoración
Si buscas un resultado profesional tapiza el molde con flores naturales o secas, por ejemplo, y fíjalas con una gota de parafina. El resultado final será realmente bonito.

Consulta también:
¿Cómo iluminar tu casa?

Un interior feng shui
Restaurar un espejo viejo