Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Insecticidas biológicos

Decoración

Insecticidas biológicos

por El equipo editorial Creado en 26 de junio de 2009

¿Qué es un insecticida biológico?
Se trata de un producto concebido para proteger las plantas y eliminar los insectos considerados indeseables o dañinos como las cucarachas, las pulgas, las chinches, las arañas, etc. El insecticida biológico o natural está elaborado respetando el medioambiente y nuestra salud. Estos productos, a diferencia de otros insecticidas convencionales, están compuestos por plantas, aceites vegetales y un activo no químico que determinará sus efectos. Este activo se extrae, muy a menudo, de plantas con propiedades insecticidas.
Los insecticidas naturales actúan inmediatamente sobre los insectos dañinos por contacto o ingestión. Su bajo nivel de adherencia hace que se deba aplicar un par de veces cada tres días.

Video por Patricia Álvarez

¿Qué plantas son insecticidas?
El pelitre
El pelitre de Dalmacia es una planta procedente de las regiones calurosas de Australia, el sudoeste de África e incluso Madagascar. Sus flores, secas o frescas, producen una substancia llamada piretrina, que se comercializa en líquido o en polvo y ataca el sistema nervioso de los insectos, sobre todo, de ácaros, pulgas, chinches, escarabajos, moscas, etc.
Su uso es bastante sencillo, basta con mezclar la piretrina con agua no calcárea, o agua de lluvia, y vaporizar la planta.
Aunque no se la considera peligrosa para el ser humano, se trata de una planta neurotóxica, es decir, que contamina la capa freática y acaba con los peces. Hay que utilizar este producto con precaución y respetar al detalle las dosis indicadas.

El nim
Esta substancia se extrae de la margosa, un árbol típico de las zonas tropicales de México, Argentina, África y el sur de Asia. Su fruto se conoce, desde hace siglos, por sus virtudes insecticidas y fungicidas. El nim combate diferentes tipos de moscas pequeñas, las chinches así como las arañas rojas. Este insecticida se puede encontrar en casi toda Europa.

¿Cómo fabricar tu propio insecticida?
Puedes crear tu insecticida bio y hacer que sólo combata los insectos dañinos: los escarabajos, por ejemplo, son necesarios para el equilibrio de la naturaleza, por lo tanto, es importante no eliminarlos.

Recetas caseras
La maceración a base de nicotina combate el pulgón, las orugas, las pulgas de tierra, etc. Introduce «el contenido de un paquete de tabaco en un panty viejo, deja que macere en 10 litros de agua (de lluvia o mineral) durante 10 días y, a continuación, fíltralo. Diluye cada 2,5 litros del fluido resultante en 10 litros de agua. Antes de utilizarlo, añade 100 g de jabón negro y mézclalo bien».

La maceración a base de alcoholde quemar te ayudará a eliminar las arañas, las orugas y el pulgón. «Introduce 200 g de jabón negro (siempre diluido en un poco de agua tibia) en 10 litros de agua (de lluvia o mineral) y añade 50 cl de alcohol de quemar y 8 g de sal marina. Mézclalo todo bien antes de su uso.»

La preparación a base de jabón negro se utiliza para eliminar mediante asfixia las arañas y el pulgón que se enganchan a la tierra. «Vierte en un recipiente con 2 litros de agua tibia 200 g de jabón negro, deja que se disuelva bien y añade 8 litros de agua fría. Mézclalo con energía y vaporízalo sobre las plantas que quieras proteger.»

Una alternativa a los insecticidas naturales: los repulsivos
La concentración de los activos y los ingredientes utilizados determinarán la calidad del producto. En lugar de eliminar los insectos, puedes optar por los repulsivos y hacer que huyan por el olor. La lista de las diferentes plantas que se utilizan en este tipo de preparados es larga. Nosotros te proponemos algunas recetas.

Repulsivos de jardín
Este repulsivo a base de ajo es útil contra todo tipo de insectos. Además, también funciona como fungicida eficaz contra el óxido.
Para prepararlo debes mezclar un diente de ajo en aceite y dejarlo macerar 24 horas. A continuación diluye el resultado en 1 litro de agua y añádele unas gotas de jabón biológico. Mézclalo bien y vaporiza.

Repulsivos de interior
-Antipolillas
Es mejor el alcanfor o la madera de cedro que la naftalina, pues ésta es peligrosa para la salud. Introduce pequeños trozos de madera en sacos de lino, el olor alejará las polillas y las moscas.
-Antimosquitos
Puedes utilizar esencia de lavanda, de toronjil o clavo en la piel (pero en pequeñas cantidades para no quemarte) o vaporizarlo en las habitaciones.

Para saber más
Los insecticidas no contienen productos químicos, sin embargo, a algunos de los llamados «insecticidas domésticos» se los denomina naturales sin haber superado los test de Ecocert: organismo de control y certificación. Sólo están referenciados los pulverizadores de interior y su respectiva versión para jardín. Para mayor seguridad, la Unión Europea ha puesto en marcha el programa Reach para evaluar las substancias químicas que se incluyen en los productos. Que se les llame productos naturales no quiere decir que no contengas activos que puedan provocar alergias. El objetivo del programa es testar dichos productos en la piel y las vías respiratorias antes de comercializarlos.
Es preferible utilizar insecticidas por la noche o por la mañana temprano y nunca en días de mucho viento. En interiores, se aconseja airear después de cada vaporización. Protégelos del aire y la luz y sobre todo no los dejes al alcance de los niños.