Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / ¿Cómo proteger los rosales del frío?

Decoración

¿Cómo proteger los rosales del frío?

por Elena Bonet Publicado en 1 de noviembre de 2009

¿Qué rosales deben protegerse? Los rosales arbustivos no necesitan ningún tipo de protección específica en invierno. Los híbridos, los miniatura, los trepadores y los tallos, por el contrario, requieren un mínimo de dedicación.

¿Cuándo hay que empezar?
¡Sobre todo no hay que precipitarse! Es mejor esperar a que el suelo se hiele un poco. Si decides cubrirlos y lo haces demasiado temprano te arriesgas a que se humedezcan y pudran. Siguiendo esta misma regla, en el momento en que suben las temperaturas hay que retirar la protección.

Aporcar los rosales
Lo que hay que proteger con más cariño es la raíz que hay debajo de la planta, pues se trata de la parte más delicada del rosal. La mejor técnica y la más simple para proteger estas bellas plantas es la de aporcar: es decir, remover la tierra para amontonarla alrededor del pie del rosal. Debe alcanzar entre 3-15 cm de altura, según el rosal, y llegar a la base de las ramas. No utilices la tierra de la base porque expondrías las raíces al frío. Ese montoncito de tierra lo protegerá del frío helador.

Paja para protegerlos
Si quieres protegerlos algo más, añade paja a la base del rosal. No elijas paja clásica porque podría enmohecerse, mejor opta por el forraje o por un compuesto. Esta técnica permitirá resguardar las raíces bien calentitas del frío.

El plástico del invernadero
En las regiones más frías o con nevadas frecuentes, se pueden cubrir totalmente. Esta protección, muy adecuada para los rosales tigre, que son los más frágiles, podrás encontrarla en coberturas específicas para invernaderos a la venta en tiendas de jardinería.
Otro truco: cubre la base y las ramas del rosal con ramas de pino.

Conviene saber que... Los envoltorios de plástico no suelen ser buenos protectores invernales. De hecho, debido a la condensación, el exceso de humedad sería nefasto para la flor. Si, a pesar de todo, elijes esta solución, agujerea todo lo que puedas el plástico para eliminar la humedad al máximo.

El consejo del profesional: En noviembre, echa un vistazo rápido al rosal para limpiar y retirar las hojas y ramas muertas, así como las que ya no florezcan. Reduce los tallos a la mitad o a un tercio de su longitud. Pero no te excedas porque no es aconsejable podarlos en esa época, podría debilitarlos y exponer sus brotes al hielo. Este «recorte» sólo se aconseja en zonas con frecuentes nevadas porque el peso de la nieve podría romper las ramas.

Consulta también:
Aprende a secar las flores
Cuida tus plantas de interior

por Elena Bonet

Puede interesarte