Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / ¿Tienes lagartijas en casa? Esta es la forma de deshacerte de ellas

Decoración

¿Tienes lagartijas en casa? Esta es la forma de deshacerte de ellas

por María Viéitez Creado en 14 de enero de 2020
101 compartidos
¿Tienes lagartijas en casa? Esta es la forma de deshacerte de ellas© GettyImages

Puede parecer una locura, pero no es para nada complicado que nos encontremos con una "invasión" de lagartijas en casa, menos todavía si vivimos en el campo, una zona boscosa o tenemos jardín. Si quieres que tu casa vuelva a ser un remanso de paz, un recipiente de plástico puede ser suficiente para conseguir que abandonen tu hogar.

Todavía no ha llegado la época en que vemos lagartijas por los alrededores de nuestro hogar, pero la llegada del buen tiempo no está tan lejos y es mejor que te prepares para enfrentarte a este problema. Y es que durante el invierno las lagartijas hibernan. En estos meses de frío su metabolismo se vuelve más lento y estos pequeños reptiles se vuelven inactivos. Pero con la llegada del calor, los insectos proliferan y, con ellos, las lagartijas, que salen a la terraza, el patio y el jardín a darse sus festines de cucarachas, grillos, hormigas, escarabajos, mosquitos e incluso moscas. Poco a poco, cada vez pasaremos más tiempo con ventanas y puertas abiertas, por lo que las lagartijas, buscando un poco de tranquilidad, pueden decidir adentrarse en nuestros hogares.

Pero no por ello debes entrar en pánico. Las lagartijas son inofensivas y, además, acaban con las poblaciones de insectos, que pueden resultar bastante más molestos que estos pequeños lagartos. Visto de ese modo, no está tan mal, ¿no? Sin embargo, sea como sea y cumplan la función que cumplan, hay quienes temen a las lagartijas y no soportan verlas paseando por los alrededores de su hogar. Sus caras, sus movimientos rápidos y su habilidad trepadora pueden resultar inquietantes. Y es cierto que tener lagartijas en casa puede ser molesto.

Video por Patricia Álvarez

Lamentablemente es difícil prevenir las "ocupaciones" de estos pequeños lagartos. Para evitarlo, el remedio más útil y obvio es no abrir las ventanas durante los meses de calor, una medida demasiado severa. Ante todo, debes tener en mente que las lagartijas no son venenosas, sino inofensivas y, además, se las considera amuletos de la suerte. Pero si tampoco estos motivos te convencen para dejarlas campar cómodamente por tu casa, sigue estos pasos para echarlas tu hogar, eso sí, sin hacerles daño. ¡Toma nota!

¿Cómo sacar a las lagartijas de casa?

Para sacar a las lagartijas de casa no es necesario que las persigas por todas las estancias, y mucho menos es necesario que las mates, así que no lo hagas. Por eso, si eres de las que no soporta a estos reptiles, es preferibles que le pidas ayuda a alguien para que te ayude a atraparlas y liberarlas.

La reacción normal cuando encontramos una lagartija en casa es ponernos nerviosos y coger lo primero que tengamos a mano para atacarla. Pero no es la mejor idea... Así que, en primer lugar, respira y busca un recipiente de plástico sin tapa, preferiblemente rectangular, y una cartulina con la que taparlo una vez la lagartija esté dentro.

Espera a que la lagartija se desplace por su propio pie a un lugar donde a ti te sea fácil atraparla. Lo más sencillo es que esperes a que se coloque sobre una pared y a tu altura, ya que si está demasiado cerca del techo deberás atraparla subida a una escalera y, si te da miedo o estás nerviosa, corres el riesgo de sufrir un accidente. Si está sobre el suelo, también será sencillo para ti.

Cuando esté quieto y tranquilo, acércate al animal despacio y sigilosamente para que no se asuste y huya. Cuando estés cerca de ella, coloca el tupper o recipiente de plástico sobre ella. Deberás haberte asegurado de que es del tamaño adecuado para el reptil, de forma que no le causes daños ni le cortes el rabo.

Cuando lo hayas hecho, la reacción del animal será ponerse nervioso e intentará escapar moviéndose dentro del recipiente. En este momento recuerda que se trata de un animal inofensivo y que no tiene la fuerza suficiente para levantar el recipiente y salir. Así que mantén la calma.

A continuación, introduce la cartulina entre la parte abierta del recipiente y la superficie sobre la que está apoyado –la pared o el suelo. El movimiento siguiente es clave. Deberás levantar el recipiente y la cartulina todavía unidos. Para conseguirlo, mantén el recipiente sujeto con una mano, presionando contra la superficie sobre la que está apoyado. Mientras, introduce poco a poco tu mano por debajo de la cartulina, de modo que puedas levantar ambos objetos a la vez asegurándote de que no quedan aperturas por las que la lagartija pueda escapar.

Por último, lleva el tupper aún tapado a la terraza, la ventana o el jardín, destápalo y deja que la lagartija se vaya por sí sola. Et voilà! Ambos estáis sanos y salvos y no habéis corrido ningún riesgo. Repite estos pasos con todas las lagartijas que localices en casa y recuerda: si te dan mucho miedo, pide ayuda a alguien para que lleve a cabo la tarea por ti.

Otros métodos igual de efectivos

Si quieres evitar estar en contacto directo con este pequeño reptil o estar demasiado cerca de él, puedes recurrir a otros métodos que te darán el mismo resultado: las lagartijas acabarán fuera de casa.

Lo primero que deberás hacer para localizar a las lagartijas y saber cuántas de ellas hay es ir habitación por habitación en busca de ellas. Para hacerlo, cierra la puerta de las habitaciones y bloquea cualquier salida hacia el resto de la casa, por ejemplo, con toallas, ya que estos reptiles son muy pequeños y flexibles y pueden escapar fácilmente por cualquier rincón.

Asegúrate de dejar abierta una ventana que dé a un patio, al jardín o, simplemente, al exterior de tu hogar. Esta será la salida que tomará la lagartija. Después mueve los muebles, de manera que ninguno de ellos quede contra la pared. Y es que las lagartijas suelen pasar la mayor parte del tiempo en la pared y debajo de los objetos y, además, suelen frecuentar lugares oscuros.

Una vez hecho esto y después de haber localizado la lagartija, camina hacia el reptil invitándolo a ir en la dirección de la ventana por la que debe salir. Si cuentas con la ayuda de otra persona, la tarea será más fácil, ya que podéis caminar hacia ella haciendo un embudo de modo que su única escapatoria sea el exterior. Deberás ser rápida para cortarle el paso siempre que trate de esconderse.

Si quieres un consejo, hazlo de noche. Estos reptiles son más activos durante las horas de oscuridad, por lo que puede ser el momento adecuado para perseguirla y echarla de casa.

¿Cómo evitar que entren lagartijas en casa?

Aunque en ocasiones es irremediable, hay algunos trucos que puedes poner en práctica para evitar que las lagartijas no entren en tu casa. Y uno de ellos es mantener tu casa libre de insectos.

Las lagartijas, como cualquier otro animal, acuden a los lugares donde saben que pueden encontrar comida. Por lo que si en tu casa hay poblaciones de insectos (hormigas, mosquitos o moscas, por ejemplo) es fácil que las encuentres merodeando por tu hogar. Para evitarlo, trata de prevenir la proliferación de los mismos y asegúrate de barrer y pasar la aspiradora con frecuencia. Así mismo, mueve los muebles y barre detrás de ellos con frecuencia para evitar que se escondan en esos lugares. Por otro lado, no acumules platos sucios o comida destapada, ya que pueden atraer insectos y estos, a su vez, a las lagartijas. No dejes sobras de comida sin envolver ni fuera del frigorífico.

Si no se cuelan por puertas y ventanas abiertas, las lagartijas pueden entrar en tu hogar a través de pequeñas rendijas. Para evitar que esto pase, sella las juntas y cualquier agujero por el que puedan colarse. Puedes utilizar mallas de acero, masilla o silicona.

¿Qué ocurre con los geckos?

Los geckos son otro tipo de lagarto que, aunque es también inofensivo, pueden invadir nuestro hogar y convertirse en invitados un tanto incómodos. La prueba de que esto está pasando en tu hogar es que encontrarás sus deposiciones de color negro en los rincones de tu hogar. Pero, ¿qué hacer para deshacerte de ellos?

  • Coloca cáscaras de huevo vacías. Se trata de un remedio casero muy efectivo para ahuyentar a los geckos ya que interpretar que hay un depredador cerca. Trata de colocarlas lo más enteras posible, por ejemplo, en dos mitades.
  • Utiliza naftalina. Las bolas de naftalina, muy eficaces para acabar con las cucarachas, las hormigas, las moscas y las polillas, son también muy útiles para espantar a los geckos.
  • Los ajos, tan recurrentes en remedios del hogar y caseros, son también un buen método para ahuyentar a estos lagartos. Su fuerte olor sirve de repelente, así que puedes colocarlo, directamente, en las zonas por las que es posible que entren. También puedes utilizar rodajas de cebolla, que cumplen la misma función irritante.

Te puede interesar...
Adéntrate en el mundo del esoterismo con 5 productos clave
¿Cuáles son los grandes beneficios del jabón de Marsella?
Plantas de interior: ¿sabes cómo sacarles el máximo partido?​​​​​​​
El Método KonMari mantiene definitivamente el armario ordenado​​​​​​​

101 compartidos