Inicio / Ocio / Viajes

Ocio

5 razones para enamorarse de la Costa Brava

por El equipo editorial Creado en 21 de diciembre de 2015
5 razones para enamorarse de la Costa Brava© M. Aguilar

En nuestra geografía existen rincones deliciosos, en ocasiones ocultos a las grandes masas, donde el tiempo parece haberse detenido. Muchos de ellos se albergan en la Costa Brava, una región preciosa, de playas infinitas y recónditas calas, salpicada de pueblos de postal en los que perderse. Pero hay mucho más. ¿Quieres descubrir por qué nos hemos enamorado de esta provincia?

1. Por sus maravillosas playas y calas

Si vais a la Costa Brava, no os podéis perder Platja d'Aro. Imprescindible para los amantes del mar. No obstante alberga multitud de preciosas calas y playas kilométricas, especialmente en el recorrido del Camino de Ronda de S’Agaró, que conecta la playa de Sant Pol con la cala Sa Conca de S’agaró. Las aguas del Mediterráneo nunca fueron tan cristalinas.

También forman parte de este Camino, un poco más al norte, tres espectaculares calas: Cala Corb, Cala Estreta y S’Alguer. Si vas con niños, apunta Cala Castell. Es una de las playas más famosas y tranquilas de Palamós.

Las playas de Begur, aún siendo muy turísticas, tienen mucho encanto. Platja Fonda es una pequeña cala que, como su nombre indica (en catalán), es muy profunda. El agua es totalmente transparente, pero no tiene arena, sino pequeñas piedras.

La playa de Sant Pere Pescador tiene 40 kilómetros de arena, entre Sant Martí d'Empúríes y la población de Roses. Es una de las favoritas de los Kite Surfers, ideal también para escapar de las aglomeraciones de las calas en agosto. Además, en la parte central de la playa, se encuentra el Parque Natural de los Aiguamolls (humedales) de l'Empordà.

Si te gusta explorar los fondos marinos, visita Cala Tavallera. Su agua cristalina y sus fondos rocosos la hacen perfecta para el snorkel.

Cala Curcullada o Playa del Señor Ramón ofrece probablemente las aguas más cristalinas de la costa. Se trata de una estrecha lengua de arena blanca bajo un frondoso pinar. Perfecto si buscas algo diferente.

Si te encuentras cerca de Lloret de mar y no quieres desplazarte demasiado, busca La Boadella (entre Lloret y Blanes) quizás turística, pero con los indispensables de la Costa Brava: paisaje escarpado, arena blanca, aguas cristalinas, pinares y fondos rocosos. Si quieres hacer nudismo, hay una zona para ello.

© Cala Cap Roig, Calonge. Àlex Tremps. Archivo de imágenes PTCBG

2. Por sus pueblos con encanto

El tiempo parece haberse detenido en estos rincones encantadores, llenos de magia. Empezamos por Tossa de Mar, una de las localidades más carismáticas y bellas de la comarca. Te encantará dar una vuelta por su casco medieval rodeado de callejuelas, llegar al faro desde donde se tienen espectaculares vistas de la costa o al antiguo barrio de pescadores, Sa Roqueta.

Por otro lado, Lloret de Mar, que es mucho más que un destino turístico de extranjeros buscando fiesta. Enclavado en un paisaje ideal, Lloret nos enamora por sus románticos paseos por el castillo de Sant Joan, situado en lo alto de una colina, o la iglesia de Sant Romà de estilo gótico catalán.

Os recomendamos también L’Escala, que sigue conservando el encanto de los pueblos marineros de la costa gerundense. Además, a tan solo dos kilómetros se encuentra el conjunto arqueológico griego más importante de España: las ruinas de Empúries, de más de 2.000 años de antigüedad.

Merece la pena visitar otra antigua villa de pescadores, en esta ocasión una donde las casas dan prácticamente al mar. Tamariu es un lugar idílico, con una playa de arena dorada de la que te costará marcharte. Está en el municipio de Palafrugell.

Por supuesto, no nos podemos olvidar de Cadaqués, mundialmente conocido por albergar la casa-museo de Salvador Dalí, que pasó allí largas temporadas. No sólo merece la visita por albergar a tan ilustre pintor; su casco antiguo, salpicado de casitas blancas y su paseo por la bahía hacen de este enclave el lugar perfecto para perderse.

© Cadaqués. Ayuntamiento de Cadaqués. Archivo de imágenes PTCBG

3. Por sus actividades en plena naturaleza

Si te gusta la naturaleza, tienes innumerables opciones. Te contamos algunas rutas:

Por supuesto, puedes hacer el ya citado Camino de Ronda, un sendero de Gran Recorrido que avanza a lo largo de toda la línea litoral y prelitoral, con espectaculares vistas sobre las calas de la Costa Brava y el Mediterráneo. Pasarás por lugares de gran interés natural, como el Parque Natural del Cap de Creus o el Parque Natural Aiguamollsde l’Empordà. Se puede recorrer íntegramente en todo su trazado por las comarcas de Girona, en una decena de etapas, o bien parcialmente desde cualquiera de los municipios por los que pasa.

Otra opción es la Cala del Molí, una ruta Vía Ferrata fácil, muy recomendable para la iniciación en estas vías, con impresionantes vistas de la Costa Brava. El recorrido dura aproximadamente una hora y media, y cuenta con cerca de 3 km. Pese a tratarse de una ruta sencilla y recomendada para los que se inician en el senderismo, no está indicada para los más pequeños de la casa.

En el Prepirineo y Pirineo, puedes hacer la ruta de Camprodon a Sant Antoni. Se sube hasta una de las ermitas más conocidas de la comarca, a 1.345 m de altura. Desde este punto se tienen unas vistas impresionantes de 360 grados del valle de Camprodon.

El macizo del Montgrí descubre un paisaje natural único. El macizo del Montgrí es un surgimiento de roca calcaria formado por una falla orientada de este a oeste. En el camino verás intrusiones magmáticas de cuarzo rojo o marrón y varios picos entre dos bloques montañosos que también cruzan las dunas de arena que provienen del golfo de Rosas.

Puedes hacer estas rutas en cualquier momento del año, pero si llegaras en invierno, no te olvides de que la provincia cuenta con nada menos que cinco estaciones de esquí, cuatro de esquí alpino -La Molina, Masella, Vall de Núria, Vallter 2000- y una de esquí nórdico -Guils Fontanera-, en el Pirineu de Girona. Como ves, ¡existen opciones para todos los gustos!

Existen muchas más actividades, desde submarinismo hasta ciclismo pasando por salto en paracaídas... ¡Imposible aburrirse!

Para más información de estas y otras rutas, visita Turismo de Costa Brava y entremontañas.

© Castell Santa Caterina al Montgrí. Pere Duran. Archivo de imágenes PTCBG

4. Por sus fantásticos museos

Porque no sólo del paisaje vive el turista... La Costa Brava cuenta con una fantástica red de museos que te conquistarán. Aquí tienes los más interesantes:

Teatro-Museo Dalí (Figueres). Inaugurado en 1974, se construyó sobre los restos del antiguo teatro de la localidad y alberga el más amplio abanico de obras que describen la trayectoria artística de Salvador Dalí (1904-1989), desde sus primeras experiencias artísticas y sus creaciones surrealistas hasta las obras de los últimos años de su vida.

Museo de Arte de Girona (Girona). Situado en el incomparable antiguo palacio episcopal, acoge la colección de arte más importante del obispado de la provincia de Girona, con piezas datadas desde la época románica hasta los albores del siglo XX.

Museo del Mediterráneo (Torroella de Montgrí). Una experiencia participativa para todos los públicos que repasa la historia, los aromas, sonidos y músicas del Mediterráneo.

Terracotta Museo (La Bisbal d'Empordà). La única institución de las comarcas de Girona dedicada a la preservación, la conservación y la difusión del patrimonio material y cultural vinculado a la cerámica.

Museo del Corcho (Palafrugell). Muy curiosos es este museo con más de 3.500 objetos que forman una colección tecnológica, etnográfica, histórica y artística, espejo de un territorio y de su evolución y transformación.

Museo de la Pesca (Palamós) ¿Qué hay detrás de un plato de pescado? ¡Tradición, horas y mucho oficio! El espacio perfecto para conocer el oficio, las especies, la evolución de este arte y la pesca del futuro. ¡Muy recomendable!

© Ceramica de La Bisbal d'Empordà. Museu de la Terracota. Archivo de imágenes PTCBG

5. Por sus alojamientos de ensueño

La Costa Brava cuenta con un sinfín de alojamientos que harán de la estancia un auténtico sueño. Uno de ellos es el Hotel Peralada Wine Spa & Golf, situado en el paraje más bello del Alt Empordà. Como su nombre indica, cuenta con un maravilloso Spa que hará las delicias de los huéspedes. Tienen incluso un spa privado para grupos reducidos ideal para celebraciones, despedidas de soltera... Ideal para combinar con una buena degustación de los vinos que producen sus fincas. Por supuesto, otro de sus grandes alicientes es su campo de golf. Pero hay mucho más. El grupo Peralada propone numerosas actividades deportivas, gastronómicas y culturales para que nunca te falten los planes. No en vano cada verano organizan el famoso Festival Internacional de Música Castell de Peralada, que ha contado con artistas de la talla de Alejandro Sanz o Tom Jones.

© Hotel Peralada Wine Spa & Golf


Si vas a Platja d'Aro, te recomendamos el Silken Park Hotel San Jorge. Es, sencillamente, fantástico. Ya de entrada por su ubicación, alzado sobre dos calas de arena dorada y aguas cristalinas rodeadas de pinos. De estilo moderno y minimalista, cuenta con una sensacional terraza y una piscina sobre el mar. También propone un delicioso spa, con varias salas de masajes, donde podrás relajarte en cuerpo y alma. Merece la pena probar su restaurante, con propuestas culinarias de la zona.

© Silken Park Hotel San Jorge
Author enfemenino
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …