Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Una cuna segura para el bebé

Maternidad

Una cuna segura para el bebé

por Rebeca Ruiz Publicado en 21 de septiembre de 2011

La llegada de un bebé trastoca la vida de una familia. Cambian las costumbres, los horarios y sobre todo la rutina del sueño. Seguro que desde que ha llegado el nuevo miembro de la familia ya no duermes igual. Pero está claro que si sabes que tu hijo está durmiendo en una cuna segura que cumple con todas las medidas de seguridad exigidas la cosa cambia y el sueño será más relajado.

Sabemos que cuando llega un bebé a una familia hay falta de tiempo para casi todo y por eso hemos resumido y recopilado las normas de seguridad más importantes y que hay que tener en cuenta para que elijas una cuna 100% segura para tu hijo. ¡Toma nota!

  • Asegúrate de que la cuna que vayas a comprar cumple todas las normas europeas de seguridad. Lo más importante es que la cuna haya superado los controles de calidad y que esté certificada con el distintivo UNE EN 7161/2.

  • Quizás has heredado una preciosa cuna de tus abuelos o quieras utilizar la tuya de cuando eras pequeña. Seguro que es muy bonita pero las medidas de seguridad que se exigían entonces no son las mismas que las que se exigen ahora. Piénsate bien si prefieres una cuna bonita o una cuna segura.

  • Las cunas tienen que tener unas medidas mínimas para que el bebé esté cómodo y seguro. No compres una cuna para recién nacidos porque cuando crezca tendrás que comprar una más grande. Busca una que te sirva hasta que el niño empiece a dormir en una cama. Asegúrate que la cuna es apta para el peso y el tamaño del bebé. Si la cuna no tiene esta información exígesela al fabricante o vendedor.

  • El colchón tiene que ser el adecuado para la cuna en concreto. Tiene que encajar perfectamente en el espacio destinado para el colchón. Si existe un espacio de dos dedos o más entre el colchón y la estructura de la cuna la medida del colchón no es la correcta. ¡Asesórate!

  • En las cunas se puede adaptar la altura del suelo. A medida que el niño va creciendo ve bajando el nivel del suelo para que no se pueda caer por encima.

  • Asegúrate de que todos los tornillos, los remaches, muelles y demás medidas de sujeción estén perfectamente sujetas y cumplen las distancias establecidas.

  • Comprueba la estabilidad del somier de la cuna. Si aprecias algún defecto o hay algo que no te convence ponte en contacto con el fabricante y déjate asesorar.

  • La distancia entre los barrotes de la cuna a tiene que medir de 4,5 a 6,5 cm para que no exista riesgo de que el bebé se cuele entre los barrotes de la cuna.

  • No cuelgues lámparas, artículos de decoración o estanterías encima de la cuna del bebé porque estos se podrían desprender o el bebé los podría arrancar y se podrían caer encima de él.

  • Intenta no adornar la cuna con lazos, cintas o cordones decorativos. Pueden ser muy bonitos pero son peligrosos porque el bebé puede enredarse con ellos.

  • Las cunas de viaje también tienen que ser seguras y cumplir con todas las normas de seguridad exigidas. Estas son iguales que para una cuna normal así que asegúrate de que se cumplen las normas.

  • Lo ideal es que el bebé duerma en su propio cuarto cuanto antes.

Más artículos relacionados en enfemenino
> Todo sobre el biberón
> Convertir la habitación de tu bebé en el nido más seguro
> La eneuresis nocturna

por Rebeca Ruiz

Puede interesarte