Inicio / Maternidad / Bebés y niños

Maternidad

¿Cuándo empiezan a ver los bebés? Todo sobre la vista del recién nacido

por Elvira Sáez Creado en 14 de noviembre de 2019
¿Cuándo empiezan a ver los bebés? Todo sobre la vista del recién nacido© Getty

Si alguna vez te has preguntado cuándo empiezan a ver los bebés, cómo ven durante los primeros meses o si ven bien los colores, ¡sigue leyendo! Resolvemos las dudas más frecuentes en torno a la vista de los recién nacidos.

La llegada de un recién nacido a casa genera muchas preguntas y curiosidades, especialmente en los padres primerizos. Desde dudas más generales acerca de su alimentación, su peso o la calidad de su sueño, hasta otras más específicas como la que planteamos en este artículo. ¿Cuándo empiezan a ver los bebés? Si te lo has preguntado alguna vez, la respuesta corta es que ven desde su nacimiento. Pero la respuesta no tan corta, y que desarrollaremos a continuación, es que no ven como los adultos porque su vista no está completamente desarrollada. De hecho, se trata de uno de los sentidos más inmaduros de los bebés al nacer.

Video por Patricia Álvarez

¿Los bebés ven antes de nacer?

Los ojos del feto comienzan a formarse en las primeras semanas del embarazo. En torno a la semana ocho los párpados ya están formados sobre las cavidades oculares. Todavía no ve y no será hasta el sexto mes de embarazo cuando empiece a abrir los ojos poco a poco. Lo hará de forma total en el séptimo mes, cuando el globo ocular ya ha alcanzado la estructura definitiva.

En cuánto a lo que ve o no, los estudios han demostrado que sus ojos empiezan a mostrar cierta sensibilidad a la luz en torno al cuarto mes de embarazo ante un estímulo luminoso potente. En el tercer trimestre, entre la semana 30 y 34 las pupilas del feto ya se dilatan y se contraen, además es capaz de identificar de dónde procede la luz. De esta forma, puede reaccionar cambiando de postura para "protegerse" de ella. Además, al final del embarazo la pared abdominal de la futura mamá se ha estirado bastante, por lo que la luz penetra mejor y el feto la percibe como un suave resplandor rojizo.

¿Cómo ve el recién nacido?

Como podrás imaginar a partir de lo anterior, cuando el bebé nace es capaz de percibir las variaciones en la intensidad de la luz. Las pupilas ya se contraen cuando son iluminadas y nota cuando una luz se enciende o se apaga, si hay algún destello o reflejos. También fija puntos de contraste. Esto permite que vaya desarrollando su reflejo de orientación y es frecuente que gire su cabeza hacia el foco de luz o la aparte de él si este es muy molesto.

Puede ver objetos no muy grandes y a distancias cortas de entre 20 y 30 centímetros. Curiosamente, esta distancia es la que hay, aproximadamente, entre los ojos del bebé y de la madre cuando está tomando el pecho. De esta forma, el rostro de la madre es uno de los primeros que aprende a reconocer.

En cuanto a los colores, en este momento todavía no es capaz de distinguir todos, su escala principal es en blancos, negros y grises. No obstante, también suelen reaccionar a colores potentes como el rojo o el amarillo, pero no a las gamas más suaves.

La visión del bebé en las primeras semanas de vida

En las primeras semanas de vida el bebé comienza a mostrar interés por las formas alargadas que contrastan con el fondo en color y luminosidad. Esta característica es propia del rostro humano, por lo que el recién nacido suele fijarse en las caras de las personas que lo rodean. Especialmente en las de sus papás, a los que suele asociar sensaciones placenteras como la saciedad del hambre, el calor o el tacto.

Sigue sin ver con claridad y necesita que el objeto esté cerca para poder verlo. Tanto es así que si intenta mirar más allá de los 30 cm, intenta adaptar el enfoque separando los ojos y pudiendo llegar a ponerse bizco. Cuando esto se produce muchos padres se asustan, pero en general es un proceso normal que desaparece entre el segundo y tercer mes cuando el bebé logra enfocar en un mismo punto con los dos ojos.

La visión del bebé en el segundo mes de vida

En este momento, el bebé es capaz de seguir un objeto con movimiento lento a una distancia de entre 30 y 60 centímetros, gracias en parte a que tiene un mayor control de su cabeza. Ahora ya es capaz de distinguir el contorno de los objetos difusos. De las 10 semanas en adelante, el bebé empieza a percibir mejor los detalles pequeños y puede enfocar prácticamente a cualquier distancia. En esta etapa suele descubrir sus propias manos y comienza el desarrollo de la coordinación ojo-mano que le permitirá dirigirlas hacia objetos, golpearlos y, más adelante, manipularlos.

¿Cuándo empiezan a percibir los colores los bebés?

Poco a poco aumenta el control muscular del ojo, lo que permite que también aumente la agudeza visual y que el bebé pueda seguir objetos en movimiento. El desarrollo continua mes a mes y aunque es progresivo, también es bastante lento. No es hasta los 6 o 7 meses cuando empieza a percibir los colores y la profundidad, momento en el que se considera que la vista del bebé ha alcanzado un punto de maduración importante. No obstante, el proceso no ha finalizado y continuará hasta mucho más adelante, entre los 4 o 6 años de vida.

Debido a que el desarrollo de este sentido es bastante largo, es importante vigilarlo para garantizar que sea correcto. Por eso, es recomendable hacer la primera revisión visual del niño en torno a su primer año de vida y continuar haciéndolas de forma periódica.

Descubre: Nombres de bebé inspirados en el cine clásico
Nombres 'vintage' inspirados en las grandes estrellas © Unsplash
Elvira Sáez
Elvira Sáez es redactora en enfemenino. Se graduó en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y pronto inició su andadura profesional en los medios digitales. Se ha especializado en …