Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Hábitos saludables para niños: ¿cómo enseñarles a comer?

Hábitos saludables para niños: ¿cómo enseñarles a comer?

Publicado por Terry Gragera
Publicado en 14 de septiembre de 2016

Los primeros años en los niños son fundamentales para crear hábitos saludables que beneficien su desarrollo. Es una etapa en la que experimentan cosas nuevas y construyen su personalidad. Una buena alimentación es clave para un crecimiento óptimo. ¿Sabes cómo enseñarles a comer bien?

“No hables con la boca llena”, “pide permiso antes de levantarte”, “con la comida no se juega”... ¿A que te suena todo esto? A menudo nos esforzamos en que nuestros hijos adquieran buenos modales en la mesa. Pero tan importante, o incluso más, es que gocen de hábitos saludables, entre los que está una buena educación nutricional. Aquí tienes los consejos que necesitas para enseñarles a comer.

Lo sano no es aburrido

Los niños se pierden por los dulces, el chocolate, las patatas fritas y muchos otros productos que la publicidad se encarga de hacerles muy atractivos. ¿Por qué no nos convertimos desde casa también en publicistas? Si tu hijo gira la cabeza cada vez que ve brócoli en el plato o se enfada cuando no hay pasta o patatas fritas, ha llegado el momento de que comiences a "vender" tus platos como si fueras el mejor chef. Hay trucos para que coman verduras que funcionan de verdad. El pescado, los cereales integrales... Todo puede resultar apetitoso a los ojos de un niño si somos imaginativos a la hora de presentárselos en el plato.

Tú, su mejor ejemplo

Puede que tu hijo no te escuche siempre que le hablas, pero te ve cada día. Por eso, tú eres su mejor ejemplo para que adquiera hábitos saludables a la hora de comer. Comienza por revisar si estás al día de las claves de la alimentación infantil, y luego proponte llevar una dieta saludable. Si tu hijo te observa comer de forma desordenada, si en lugar de masticar, engulles por las prisas y si tu dieta es un monumento al desequilibrio y los caprichos, la batalla con él está casi perdida. Piensa que alimentar de forma correcta a tu hijo es una excelente oportunidad para que tú también retomes buenos hábitos.

En la mesa, sin TV y siguiendo un horario

Los niños necesitan rutinas, ya lo sabes, y el momento de la alimentarse no es una excepción. Procura que las comidas principales sigan un horario establecido. Así evitarás el picoteo innecesario y equilibrarás mejor las ingestas de alimentos. Lo ideal es que la comida sea en la mesa y sin ver la televisión, ya que se ha comprobado que cuando los niños están atentos a la pantalla acaban tomando más comida de la que necesitan, pues están menos alerta ante las señales de saciedad.

Solo en contadas ocasiones

Los niños no deberían tomar azúcar ni sal en exceso, ni tampoco grasas trans ni determinadas comidas (¿sabías que hay 20 alimentos que los niños no deberían comer?). Es muy difícil alejarlos por completo de todo ello, así que nuestra recomendación es que si lo toman, sea en ocasiones muy contadas. Por ejemplo, de merienda, siempre bocata (aquí tienes unas propuestas muy saludables para el bocadillo de la merienda), y para beber, siempre que se pueda agua (echa un vistazo al análisis de estas 12 bebidas infantiles).

La comida y la imagen

Para que tus hijos tengan una relación saludable con la comida es importante que no la utilices ni como premio ni como castigo. Deben comprender que lo que comemos nos sirve para alimentarnos como fin principal y no para aliviar tensiones o liberar emociones. Además, debemos evitar juzgar al niño por su aspecto físico. Si desde pequeño tiene una elevada autoestima basada en quién es y no en cómo es físicamente, conseguiremos protegerlos más ante trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia.

Mens sana in corpore sano... también para los más peques

El complemento perfecto de una dieta saludable es una rutina adecuada de ejercicio físico. Sin embargo, los niños son cada vez más sedentarios, juegan menos en espacios abiertos... y todo ello redunda en preocupantes tasas de obesidad infantil y en niños con un índice de masa corporal muy por encima de lo deseable. Por ello, si cuidas la dieta de tu hijo, cuida también su forma física y anímalo a practicar algún deporte, salid juntos en bicicleta, dad paseos al aire libre...

Nunca es demasiado tarde para comenzar. Cambia la dieta de tu hijo comenzando por estas 30 propuestas de meriendas muy saludables.


Y además
La guía definitiva para el desayuno perfecto de los peques
Test: ¿qué tipo de madre eres?

Puede interesarte

Comentarios