Inicio / Maternidad / Bebés y niños / La motricidad fina en los niños: todo lo que debes saber

Maternidad

La motricidad fina en los niños: todo lo que debes saber

por Blanca Nieto Creado en 2 de julio de 2019
© iStock

¿Sabes qué es la motricidad fina? ¿Cómo podemos desarrollarla en nuestros hijos? ¡Te lo explicamos con detalle!

Durante la infancia los niños no dejan de aprender, crecer y desarrollar sus habilidades. Durante esta etapa, la motricidad fina coge un papel fundamental en el desarrollo de su inteligencia, ¿sabes por qué? ¡Te lo contamos!

Video por Patricia Álvarez

¿Qué es la motricidad fina?

¡Empecemos por el principio! Seguramente hayas escuchado hablar en más de una ocasión de esta capacidad pero, ¿sabemos en qué consiste realmente? La motricidad fina es la habilidad que permite realizar actividades que requieren una mayor precisión, es decir, todas aquellas actividades en las que necesitamos un control de nuestras manos, nuestros dedos o de nuestros pies, por ejemplo, para realizar movimientos más pequeños. Dentro de estas, hablaríamos de hábitos tan cotidianos como cepillarnos los dientes, abrocharnos una camisa, usar los cubiertos, atarse los cordones o, incluso, escribir, sin olvidarnos de la influencia en la orientación espacial y la lateralidad.

Todo ello también afectará a la independencia y autonomía de una persona a la hora de realizar tareas más complejas. Pero además de la influencia la motricidad en los hábitos cotidianos, no debemos olvidarnos de la importancia que tiene también de cara a las habilidades sociales, ya que tu peque estará más preparado para enfrentarse a nuevos retos o trabajar en equipo, por ejemplo.

¿Cómo desarrollar la motricidad fina en los niños?

La motricidad fina es en una de las habilidades más importantes del ser humano y debemos desarrollarla en nuestros hijos desde el primer momento. Cuando un bebé nace, no tiene control sobre sus movimientos y es por ello que, poco a poco, a medida que va creciendo desarrolla sus diferentes habilidades, entre ellas la motricidad fina. Sin embargo, no será hasta su primer añito de edad cuando el peque empiece a coger un mayor dominio de los movimientos de sus manos y pies. A partir de este momento, notarás cómo tu peque va adquiriendo una mayor autonomía que no dejará de aumentar a lo largo de toda su infancia. Pero, sin duda, entre los 3 y los 6 años es cuando los peques se encuentran en la mejor etapa para desarrollar esta habilidad.

Descubre: ¡El plan más divertido! Las mejores manualidades para niños
Manualidades para niños © iStock

Existen diversas actividades que ayudarán al desarrollo de la motricidad fina de tu peque sin moveros de casa. No obstante, es muy importante que tengamos en cuenta que estas actividades serán extraescolares para tu hijo, por lo que tenemos que enseñarle que es una más forma de divertirse y entretenerse. De esta forma, nuestro peque entenderá estas actividades como un momento para jugar que querrá repetir una y otra vez. Todo ello, mientras desarrolla su motricidad. ¡Toma nota!

No puede faltar la plastilina

¿Quién no ha jugado con plastilina durante su infancia? Este mítico material es uno de los elementos que más favorecerá el desarrollo de la motricidad fina de tu peque, ya que para llevar a cabo esta actividad es necesario estimular nuestra capacidad sensorial y realizar movimientos con las manos y los dedos. De esta forma, los peques desarrollan su coordinación y habilidades motoras al moldear la plastilina. Para ello, te recomendamos que te sientes con tu peque y juguéis a hacer miles de manualidades y formas con plastilina, ¡os lo pasaréis en grande!

Te recomendamos optar por plastilina de marca conocidas, con ingredientes vegetales 100% seguros para el pequeño. Se trata de un juguete muy económico, divertido y con el que desarrollar la motricidad fina, la creatividad y la capacidad de atención de tus hijos. Hazte con un pack de plastilina y que tus niños disfruten jugando mientras aprenden. Te recomendamos...

Dibujar y colorear

Esta actividad también beneficiará el desarrollo de la coordinación de los movimientos de sus manos y por supuesto de su percepción y visión. ¡La pintura de dedo es una fantástica opción para ello!

Nos encanta esta pizarra mágica donde tus peques pueden dibujar y pintar todo lo que quieran, desarrollando toda su creatividad y sin que quede ninguna mancha. Puedes encontrarla en Amazon por 16,99€.

No podemos olvidarnos de los juguetes

-Especialmente de aquellos que requieren el movimiento de los dedos y cierta concentración por parte del peque. Hablamos de puzzles, bloques o juegos de construcción. Otra alternativa puede ser crear sus propios juguetes con plastilina, ¡conseguiréis creaciones súper originales! Esta es nuestra selección:

1. Mega Bloks Bolsa clásica con 60 bloques de construcción: estos bloques de colores no solo resultan fáciles de coger y manejar, sino que ayudan a desarrollar la motricidad a medida que el niño coge bloques, los apila y construye. Puedes comprarlos en Amazon por 12,14€.

2. Aolvo, juguete recogedor de abejas para niños: este juguete ayuda a tu hijo a desarollar la motricidad fina, ya que debe meter las pequeñas abejas dentro de su panal. Está indicado para niños a partir de 3 años y es uno de los juegos Montessori más conocidos del mercado. Puedes comprarlo en Amazon por 14,99€.

Goula Baby color: para niños a partir de dos años. Permite mejorar la motricidad fina, ya que los peques tendrán que insertar las las piezas de colores en los agujeritos para completar las figuras de animales. Ayudará al bebé a mejorar su concentración, a aprender los colores y le hará pasar un rato muy divertido. Puedes comprarlo en Amazon por 16,99€.

Y ahora que ya sabes cómo desarrollar la motricidad fina en tu peque, ¿a qué estás esperando para divertirte con él? ¡Pasaréis ratos muy divertidos juntos!

Y además:

5 juegos Montessori para niños de los 3 a los 6 años
​​​​​​​¿Cómo hacer que los niños aprendan jugando?
6 manualidades DIY para disfrutar con tus hijos

por Blanca Nieto