Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Meriendas para niños: 30 ideas saludables para los peques

Meriendas para niños: 30 ideas saludables para los peques

Usa las flechas "derecha" e "izquierda" del teclado para pasar las imágenes

...

Meriendas para niños

La hora de la merienda es uno de los momentos del día más esperados por los peques, pero en ocasiones puede ser todo un dilema para las mamás o papás. Este pequeño tentempié de la tarde debe ser variado, saludable y apetecible para los niños, pero no siempre acertamos con él. La merienda se convierte en muchas ocasiones en la gran olvidada, pero no debemos infravalorar esta comida y menos aún durante la infancia. Es de viral importancia para los peques ya que se convierte en una de las ingestas más importantes, equiparándose incluso al desayuno. Ten en cuenta que se trata de una comida que suelen hacer después del cole y que está destina a proporcionarles energía para el resto de actividades que les quedan por hacer, así como evitar que lleguen a la cena con un hambre excesivo.

Se convierte en un combustible de energía de gran importancia para pasar la tarde hasta la hora de la cena. Las actividades extraescolares, así como hacer los deberes para el día siguiente, suponen una quema de calorías que debe ser repuesta.

  1. Pero ahora bien, ¿cómo deberían ser las meriendas para niños?
Lo más importante a tener en cuenta es apostar por la comida natural. En muchas ocasiones optamos por ofrecerles a los niños alimentos procesados repletos de azúcar, aceites refinados y conservantes. Y con ello nos referimos a zumos o batidos de brick, a leches "chocolateadas", a barritas energéticas, a bollería industrial, a galletas, cajitas de cereales... 

Y es que por mucho que estos alimentos se promocionen como "saludables", si te paras un segundo mirar la etiqueta de sus envases podrás observar que lo último que tienen son las vitaminas que prometen aportar, pues están presentes en una mínima cantidad. En cambio sí podrás apreciar que abundan entre sus ingredientes los azúcares añadidos, los aceites refinados como el de girasol, de palma o nabina (recuerda que el mejor es el de oliva virgen extra) o los diferentes aditivos (que son aquellos marcados como E- y un número a continuación).

Y sí, puede que darle a tu hijo el bollito ya preparado y un brick de zumo sea la opción fácil, pero no es la más saludable. Por tanto, evita en la medida de lo posible ofrecerle este tipo de meriendas y apuesta por aquellas que se basen en ingredientes reales.

  1. Y un sándwich, ¿es una buena opción?
Una de las alternativas más socorridas a la hora de preparar las meriendas para niños es la del sándwich. Pero has de saber que aunque lo prepares tú misma en casa, no es la opción más sana. Principalmente por el pan de molde, el cual apenas aporta nutrientes de calidad. De hecho, los que compramos en el súper llevan aditivos, colorantes, azúcar, aceites... ¿Sabías que hay algunos en cuyas etiquetas aparecen hasta 30 ingredientes? Una absoluta locura si tenemos en cuenta que para hacer pan simplemente se necesitan cuatro: harina, agua, sal y levadura.


Por tanto, si lo que intentas es que el sandwich o bocadillo sea saludable, lo ideal es que el pan sea lo más natural posible. Y si es integral, mejor. También es importante su interior: apuesta por alimentos vegetales, quesos o embutidos de calidad. Evita untar en el pan cremas procesadas de chocolate, pues lo "único" que contienen es azúcar y aceite de palma.

  1. ¿Qué alimentos serían los idóneos en las meriendas para niños?
Aunque te parezca difícil, lo cierto es que hay muchas alternativas. Solo tenemos que tener claro qué lista de alimentos sí son óptimos a la hora de confeccionar una buena merienda o alimentación en general. 

Una merienda equilibrada debería contener lácteos, frutas, hidratos de carbono o cereales, verduras, hortalizas e incluso dulces, ¡claro que sí! Pero siempre que los preparemos nosotros en casa (bizcochos, galletas caseras) y reduciendo la cantidad de azúcar o incluso sustituyéndola por otro ingrediente (que sería lo idóneo). Aquí tienes una pequeña lista de ingredientes básicos para prepara una merienda saludable:

- Lácteos: leche semi desnatada, yogures naturales (sin azúcares añadidos) o queso de calidad (procura que en la etiqueta simplemente ponga que lleva leche, cuajo, sales o fermentos lácteos).

- Frutas: plátano, fresas, manzana, mandarinas, naranja... ¡la fruta siempre es bienvenida! Podemos dársela a los peques entera (que sería lo ideal, pues conserva mejor las vitaminas) o bien en bebida si hacemos con ellas un batido.

- Verduras y hortalizas: como palitos de zanahoria cortados o de calabaza asada. Pueden ser un snack fantástico si las mezclas con hummus o queso crema. 

- Purés ecológicos para los más peques: otra alternativa saludable e idónea para los más pequeños son los tarritos con purés de verduras, frutas o pollo. Unos de nuestros favoritos son los purés de Smileat: ecológicos y elaborados con ingredientes de primera calidad. No tienen azúcares, sales, ni conservantes y, además, son libres de alérgenos. 

- Chocolate: procura que contenga un porcentaje mayor o igual al 70% de cacao, pues si es menos, la cantidad de azúcar de la tableta incrementa. Lo mismo ocurre con el cacao en polvo: lo ideal es mezclar el cacao puro con la leche y evitar otros cacaos procesados.

¿Quieres conocer algunas recetas de meriendas para niños? Echa un vistazo a esta galería, ¡te traemos 30 ideas diferentes!


Puede interesarte...

Meriendas saludables y... ¡con mucha imaginación!

¡Energía durante todo el día! Meriendas y snacks saludables para niños

La alimentación de los niños: los 10 principales errores que cometemos