Inicio / Maternidad / Bebés y niños / La sexualidad de los niños

La sexualidad de los niños

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 15 de junio de 2009

He aquí las grandes etapas de la sexualidad en los niños

1) La sexualidad de los bebés
En la cuna, y ya al poco de nacer, los bebés comienzan a interesarse por el placer. La satisfacción de sus necesidades primarias les procura un bienestar tal que es considerado rápidamente como un principio de erotización. El lactante queda completamente satisfecho tras mamar del pecho de su madre (placer que le viene dado tanto por la succión como por saciar el hambre), e intenta, fuera del periodo dedicado a la comida, reproducir ese placer. Es por eso por lo que le encanta chuparse el dedo o un chupete. Ésta es la etapa oral.
Pero hay también otras fuentes de placer para los bebés: el baño, el paseo, las caricias de su madre y de los que le rodean, que le acunen... Estas deliciosas sensaciones se amplifican gracias al placer de la comunicación con sus seres queridos.

2) La sexualidad de los niños hasta los dos años
Progresivamente, el niño descubre otras partes de su cuerpo, al mismo tiempo que las va explorando. Hacia los 15 meses llega la fase anal: durante el aseo personal el niño aprende también que puede ejercer un control sobre su cuerpo y... sobre los demás, es decir, sobre su madre. Así, sabe que es capaz de alegrar a su madre si le deja un “regalito” en el orinal... y que puede hacerla enfadar ¡si no le “da” nada de nada!

3) La sexualidad en los niños de los 2 a los 6 años
La evolución del niño continúa: de la fase anal pasa al descubrimiento de sus órganos genitales... y de los que le rodean: hermanos, hermanas, compañeros de clase y, también de sus padres... Todo lo que tiene que ver con la sexualidad le intriga (es el momento de “jugar a los médicos”). Esta es la fase fálica. Durante este periodo descubre también la masturbación.
Es también en esta edad (entre los 3 y 4 años) cuando les llega el complejo de Edipo. El niño rechaza inconscientemente al padre de sexo opuesto, para intentar seducir bien al padre, bien a la madre.
Es el momento en el que el niño intenta meterse en la cama de sus padres y captar la atención de su padre o de su madre.
Progresivamente, frente al fracaso de este deseo amoroso hacia el padre (enunciado de un modo firme como: “no, no te puedes casar con mamá porque yo ya estoy casado con ella” o al revés...), el niño reprime sus sentimientos y acepta la situación renunciando a casarse con papá o mamá. Esta renuncia le permitirá conocer las “verdaderas” emociones amorosas que llegarán en el futuro.

4) La sexualidad del niño de entre los 6 y los 9 años
El niño entra en un periodo llamado de hibernación que le llevará a la pubertad. Durante este lapso de tiempo el niño pierde, aparentemente, todo interés por la sexualidad y se concentra de forma exclusiva en sus actividades escolares, sus compañeros o el juego. Es la famosa etapa de los niños: “es una ñoña”, y las niñas: “es un bruto”.

5) La sexualidad de los niños de entre 9 y 12 años
Es la época de la pre-pubertad. El interés por la sexualidad aparece progresivamente y bajo la forma de preguntas “científicas”, formuladas a menudo por pudor. También es la etapa en la que los niños se identifican con sus ídolos: modelos, cantantes, deportistas... Esta fase les permite afirmar su identidad sexual... y, llegado el momento, modificar su tendencia.

Puede interesarte