Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Todo sobre la dislexia en niños: ¿cómo detectarla y tratarla?

© iStock
Maternidad

Todo sobre la dislexia en niños: ¿cómo detectarla y tratarla?

por Redacción enfemenino Publicado en 2 de noviembre de 2018
A-
A+

¿Sabías que uno de cada 10 niños tiene dislexia? Te damos algunas pautas para ayudar a tu peque.

Si tu hijo está teniendo problemas para aprender a leer o escribir, no comprende lo que lee o cambia las palabras, es probable que la dislexia sea el motivo. Lo mejor que puedes hacer para asegurarte es leer los siguientes puntos. Entenderás qué es la dislexia, por qué se confunde con otros problemas y cuáles son los pasos para conseguir un diagnóstico fiable y, si es necesario, una terapia para la dislexia que ayudará a tu hijo a superarla.

¿Qué es la dislexia? Te lo explicamos en cinco puntos

  • La dislexia es un trastorno del aprendizaje debido a una alteración del neurodesarrollo.
  • Junto con la disgrafía o la discalculia, es la triada principal de los trastornos del aprendizaje.
  • Forma parte del grupo de los trastornos del neurodesarrollo, como el TDAH o el Autismo y puede compartir síntomas con ellos en muchos casos
  • Los síntomas de la dislexia no solo afectan a la lectura o la escritura, también pueden alterar las relaciones sociales y la autoestima.
  • Hay un componente genético en la causa de la dislexia que hace que se herede de padres a hijos.

¿Por qué se confunde la dislexia con otros problemas de aprendizaje como el TDAH?

Es fácil confundir la dislexia con otros problemas de aprendizaje como la disgrafía, la disculaculia o incluso algunos más diferentes como el déficit de atención. Tanto es así, que muchas veces pueden ser prácticamente imposibles de diferenciar. De hecho, la la hora de evaluar un niño con problemas de aprendizaje, debemos plantearnos algo muy importante, el orden de las pruebas que realizamos y cómo se realizan.

Un niño con TDAH puede tener dificultades para leer y escribir o incluso en las matemáticas que sean muy similares a la dislexia. En el TDAH se pueden confundir palabras, letras o números y cambiar el orden o saltárselos al leer y al escribir. Esto es exactamente lo mismo que ocurre en la dislexia pero la causa es diferente. Evidentemente, pasa lo mismo con la disgrafía o la discalculia. Esto nos lleva a entender que si hacemos un test para diagnosticar dislexia a un niño con TDAH, podemos encontrarnos con un resultado positivo que realmente sea falso. Debido a ello, antes de diagnosticar dislexia debemos realizar un diagnóstico de TDAH.

¿Como diagnosticar las dislexia? No pierdas el tiempo con cosas raras

Para conseguir un diagnóstico de dislexia debes ponerte en manos de un profesional formado y con experiencia. Para ello, lo más importante no es su título sino las garantías que te aporte. Esto quiere decir que hay pedagogos, psicólogos e incluso logopedas, con una gran experiencia en el diagnóstico de la dislexia. En el caso de los médicos, esto es poco habitual pero algunos neuropediatras se han formado en el desarrollo del aprendizaje y pueden actuar diagnosticando dislexia. Por otro lado, cuando hablamos de pruebas para diagnosticar dislexia, contamos con diferentes opciones:

  • Pruebas clásicas para el diagnostico de dislexia: las pruebas clásicas que se han usado para diagnosticar la dislexia se realizan con papel y lapiz. Su finalidad era analizar las características de la escritura y la lectura de un niño y compararlas con las de un base de datos de niños sin dislexia de su misma edad y género. Según el número de aciertos y fallos, la duración de sus actividades y otras variables, se establece el nivel y en su caso, la existencia o no de dislexia.
  • Pruebas informatizadas para detectar la dislexia: las pruebas más modernas aprovechan las ventajas de los ordenadores y otros dispositivos electrónicos para valorar las características de la lectura (o escritura) de los niños a través de ejercicios informatizados que en muchos casos, no requieren que el niño escriba. Se centran más en la capacidad de entender y ordenar las letras y las palabras más que en la calidad de la escritura o la velocidad de la lectura.
  • Pruebas de última generación para analizar perfiles conductuales típicos de la dislexia: finalmente, la tecnología está permitiendo abrir nuevas estrategias para diagnosticar la dislexia. Hoy en día contamos con sistemas que permiten analizar si un niño tiene dislexia o no en función del perfil de un tipo de movimientos oculares que realiza durante una determinada actividad. Esos movimientos oculares se llaman vergencias y se están usando para otros trastornos como el TDAH.

Descubre: Cuentos para niños

© iStock

Esto es lo que necesita saber tu hijo sobre la dislexia:

  • La dislexia provoca problemas para entender lo que se lee y escribir lo que se piensa.
  • Esto puede afectar también a los números y por lo tanto, a las matemáticas.
  • No tiene nada que ver la dislexia con el coeficiente intelectual ni es una limitación de capacidad.
  • Muchos disléxicos han sido importantes científicos o deportistas.
  • Los niños disléxicos no tienen por qué sufrir fracaso escolar si se detectan y reciben ayuda a tiempo
  • Las terapias para la dislexia pueden ayudar mucho a su evolución e incluso a solucionarla por completo.

Tratamiento para la dislexia: lo que funciona y lo que solo te hará perder el tiempo

Hay una serie de tratamientos para la dislexia que se han puesto muy de moda en los últimos años, a pesar de no contar con una suficiente base científica o estar desarrollados por profesionales que no están correctamente formados. La dislexia es un problema con el lenguaje, no con la visión. Es por ello que los diferentes métodos de terapia visual o terapia sensorial auditiva no son útiles para su tratamiento.

Las terapias efectivas y eficaces para niños con dislexia son las siguientes:

  • Terapia de la lectura y la escritura mediante educación especial o pedagogía terapúetica que ayude a mejorar la calidad y cantidad de ambos.
  • Logopedia en los casos que afecten el lenguaje dado que el problema principal de la dislexia se relaciona con la conciencia fonológica.
  • Tratamiento de los problemas coexistentes como el TDAH. Si el TDAH requiere tratamiento farmacológico, es importante contar con él por los beneficios añadidos que producirá en la dislexia.

Recuerda:

> Forma parte del grupo de los trastornos del neurodesarrollo como el TDAH o el Autismo y puede compartir síntomas con ellos en muchos casos.
> Es fácil confundir la dislexia con otros problemas de aprendizaje como la disgrafía, la disculaculia o incluso algunos más diferentes como el déficit de atención. Tanto es así, que muchas veces pueden ser prácticamente imposibles de diferenciar.
> Para conseguir un diagnostico de dislexia debes ponerte en manos de un profesional formado y con experiencia. Para ello, lo más importante no es su título sino las garantías que te aporte.
> Es importante que le cuentes a tu hijo qué es la dislexia y como poder solucionarla.
> Evita terapias pseudocientíficas y céntrate en profesionales que aporten tratamientos para la dislexia que funcionen de verdad.


Contenido elaborado en colaboración con el neuropediatra Manuel Antonio Fernández.

Y además:
Trastornos del sueño en los niños: cómo prevenirlos o solucionarlos
Los niños prematuros tardíos podrían tener problemas de aprendizaje
La aventura de leer, ¿cómo acercarles al maravilloso mundo de los libros?

por Redacción enfemenino

Puede interesarte