Inicio / Maternidad / Bebés y niños / ¿Por qué es tan importante que los niños jueguen?

Maternidad

¿Por qué es tan importante que los niños jueguen?

por María Viéitez Creado en 29 de agosto de 2019
© Getty

A medida que crecen, los niños van desarrollando diferentes habilidades a las que se adapta su manera de jugar. Los juegos, por eso, son imprescindibles para garantizar el adecuado desarrollo cognitivo de nuestros pequeños.

Seguramente recuerdes con nostalgia aquellos años en los que tus tardes consistían en jugar, correr y reír. El juego es fundamental en el desarrollo de los niños desde los primeros meses de vida. Antes de cumplir un año, los bebñes empiezan a dar palmas, esconderse y a reaparecer con el clásico cu-cú, trás y, sobre todo, empiezan a reírse. En un principio es el padre o la madre el que idea los juegos, pero al poco tiempo se invierten los papeles y es el niño el que sorprende al adulto con su imaginación.

A partir de los dos años el niño empieza a ser capaz de representar objetos que ya no percibe: se desarolla su capacidad simbólica. Así, empiezan los juegos de rol, por ejemplo, 'como si' diésemos de comer a una muñeca, 'como si' fuésemos mamá… Y lo importante ya no son los objetos, sino lo que representan. Alrededor de los siete años empiezan jugar a juegos con reglas, como el escondite, el fútbol o el parchís, y los pequeños empiezan a darse cuenta de que las reglas pueden ser pactadas y acordadas, pero que no se deben romper.

A través del juego el niño observa, experimenta, descubre, aprende, desarrolla su imaginación, le ayuda a comprender y percibir el entorno que le rodea, le permite conocerse mejor a sí mismo y a establecer vínculos afectivos. Las posibilidades y beneficios que brinda el juego son infinitas. Además, fomentan el desarrollo de la madurez y sus capacidades afectivas. En resumen, y segun Piaget, las etapas en el desarrollo del juego en los niños son las siguientes:

1. Juego de ejercicio o funcional, de 0 a 2 años. El niño lleva a cabo actividades por el simple placer de realizarlas, como por ejemplo el juego de 'Los cinco lobitos' o coger y lanzar objetos.
2. Juego simbólico o de representación, de 2 a 6 años. Es la fase en la que el niño asimila la realidad, como por ejemplo representando con los juguetes situaciones reales o imaginarias.
3. Juego de reglas, de 6 a 12 años. Los niños se integran y combinan las destrezas adquiridas anteriormente. Por ejemplo, con juegos de mesa.

¿Qué beneficios les aporta jugar?

Juego de ejercicio funcional:

  • Desarrollo sensorial
  • Coordinación de los movimientos
  • Desarrollo del equilibrio
  • Interacción social con el adulto
  • Coordinación óculo-manual

Juego simbólico:

  • Comprender y asimilar el entorno que les rodea
  • Desarrollar el lenguaje pues empiezan a auto-verbalizar mientras juegan
  • Desarrollo de la imaginación y la creatividad

Juego de reglas:

  • Fomenta la socialización, a través de las reglas y el respeto a las mismas
  • Aprendizaje de habilidades
  • Desarrollo del lenguaje, memoria, reflexión y la atención

¿Cuáles son los juegos más apropiados para cada edad?

Contenido elaborado en colaboración con www.esaludmental.com

Video por Carla Dominguez

Y además...
'¿Cuánto queda?': Gadgets que harán que viajar con niños sea mucho más fácil
5 tips para ahorrar en la vuelta al cole
Mini looks para la vuelta al cole: 10 claves para elegir su fondo de armario

por María Viéitez