Inicio / Maternidad / Bebés y niños / ¿Viajas con niños? Las 10 pequeñas mentiras imprescindibles

© iStock
Maternidad

¿Viajas con niños? Las 10 pequeñas mentiras imprescindibles

por Redacción enfemenino Publicado en 2 de mayo de 2015

Las vacaciones familiares se acercan y con ellas los largos viajes en coche hacia cualquier parte. En estos trayectos, a menudo vivimos los mejores momentos de las vacaciones pero hay que reconocer que, con niños a bordo, a veces se hacen necesarias unas cuantas mentiras piadosas para mantener la calma en nuestro coche. Las hemos recopilado todas... ¡No te las pierdas!

Tener niños nos exige muy a menudo una dosis extra de paciencia e imaginación. Precisamente porque ser padre ya es bastante complicado, Ford quiere premiar a esas familias reales que usan todo el ingenio con sus hijos. ¿Cuántos viajes en coche has sido capaz de controlar gracias a alguna mentirijilla que les has contado a los peques de la casa para que estuviesen tranquilos? Queremos aprender de tu experiencia y sabiduría y, por ello, intentamos recopilar las mejores mentiras piadosas para formar parte del libro Las mejores mentiras a peques by Nuevo Ford C-MAX. ¿Nos echas una mano?

Quizás hayas vivido en tus propias carnes alguna de las que vas a leer a continuación, pero si tienes una excusa aún más original o sorprendente, no dudes en contarnos mentirijillas a través de Facebook o Twitter usando los hashtag #MentirasAPeques y #FordCMax para conseguir un viaje a PortAventura con tu familia.

© Pequeña Miss Sunshine

1. ¿Hemos llegado ya?

Si hay una frase por excelencia cuando viajamos con niños es ésta. No importa si el viaje es de diez minutos o cinco horas, ellos lo repetirán desde el momento en el que se abrochen el cinturón. Tu respuesta piadosa: 'Sí, ya no queda nada.' Y, como es evidente, pueden quedar diez minutos de trayecto o cinco horas. ¿Cómo era aquello? 'De tal palo, tal astilla.'

2. ¿Podemos parar para ir al baño?

Tus hijos te repetirán una y otra vez que necesitan parar en mitad del camino para ir al baño. Tú les darás largas, largas y más largas hasta que amenacen con hacer sus necesidades dentro del coche. Entonces, se acabarán las mentiras piadosas y tendrás que parar sí o sí.

3. Promesas piadosas

Les prometes las vacaciones de su vida, una aventura que no podrán olvidar, helados, días interminables jugando en la arena, las mejores hamburguesas con patatas fritas para cenar... Estás dispuesta a todo con tal de que mantengan la calma en el coche. ¡Cuidado! Tantas promesas pueden convertirse en un arma de doble filo...

4. La señora del GPS se desconcentrará y nos perderemos

Si tienes dos hijos que tengan más o menos la misma edad, muchas veces habrás sido testigo de cómo el coche se convierte en su ring de boxeo en pocos minutos. Golpes, voces y, por supuesto, llantos. Lo único que se te ocurre es amenazarles con que sus ruidos desconcentrarán "a la señora del GPS" y os perderéis.

5. Silencio, que nos regañan

Encontrar una patrulla de la Guardia Civil que esté dirigiendo el tráfico puede ser la mayor de tus fortunas cuando vais de camino a la playa. Decirle a tus pequeños que si no están muy quietos os llamarán la atención es un recurso de lo más socorrido.

6. Mamá quiere dormir

Es una alianza invencible entre los adultos del coche. Lo mejor que puedes hacer es decirle a los niños que alguno de los dos os encontráis mal y necesitáis dormir. Quizás el sentido común haga acto de presencia y puedas disfrutar de la tranquilidad.

7. ¿Dónde vamos?

Esta es una de las situaciones más cotidianas que pueden tener lugar a bordo de un coche con niños. Especialmente si no nos vamos de vacaciones y estamos conduciendo en dirección al médico. En este caso, ¿cuántas veces les hemos mentido sobre el destino?

8. Si no os calláis, ¡nos volvemos a casa!

Hay una fina línea que separa las mentiras piadosas de las amenazas. Este ejemplo se parece más a lo segundo que a lo primero. Hay que reconocer que, aunque sea por las malas, parece que funciona: al menos por un ratito, los niños te dejan tranquila.

9. Mira lo que se ve por la ventana...

Es un clásico. Hacer creer a tus peques que si miran por la ventana verán algo maravilloso: un platillo volante, un unicornio... Quizás funcione durante un par de minutos pero sabes que los niños no se quedarán tranquilos durante mucho más tiempo.

10. Sube la ventanilla, que entra más calor

Con lo que les gusta a los niños jugar con la ventanilla del coche: la subo, la bajo, saco la mano, la cabeza... Y tú desesperada deseando que dejen de hacerlo. Ellos te dicen que tienen calor y tú les contestas que si la abren tendrán más aún. ¿Es eso cierto?

Contenido en colaboración con Ford.

Y además
¡Veo, veo! 7 juegos para entretener a los niños en el coche

¡Seguridad ante todo! 10 consejos para viajar en coche con niños

por Redacción enfemenino