Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Rutina de belleza para niños: mímales como se merecen

© iStock
Maternidad

Rutina de belleza para niños: mímales como se merecen

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 18 de agosto de 2016

Descubre cuáles son los pasos más importantes que no deben faltar en su rutina de belleza diaria y nuestra selección de productos para un cuidado especial para peques.

Algo que a todas las mamás les preocupa es cuidar la alimentación de los peques pero tan importante es cuidarles por dentro, como por fuera. Te en cuenta que los productos que elijas sean lo más naturales posibles para evitar la aparición de alergias y distintos tipos de dolencias en la piel. Es muy importante que les acostumbremos desde pequeños a adoptar una rutina de belleza y concienciarles tanto de los cuidados de la piel como de la higiene personal: la hora del baño, la higiene bucal, lavado de manos, la aplicación de cremas protectoras...

Probablemente ellos perciban estos momentos más como una obligación que como un momento de disfrute y relax, por eso está en tu mano enseñarles a divertirse haciéndolo y que ellos mismos sean los que recuerden que cada día que deben realizar esta rutina.

Pasta de dientes comestible Jack N'Jill (6,90€/und) © Tutete.com

La hora del baño

La hora del baño debe convertirse en un momento de relax tanto para ellos como para ti. Déjales que se lo tomen con calma, jueguen en la bañera con sus juguetes favoritos y chapoteen a sus anchas. La temperatura de la habitación debe estar entre los 22 y los 25 grados y la del agua debe oscilar entre los 33 y los 37 grados. Es recomendable utilizar productos naturales sin sulfatos, parabenes, colorantes ni silicona. Muchos de ellos están pensados especialmente para ellos, como por ejemplo aquellos que evitan que les piquen los ojos cuando les caen las inevitables gotitas del champú o gel. Cuando dejan de ser bebés se recomienda la ducha diaria (sobre todo para proporcionarles una buena higiene genital) y así evitar infecciones y hongos. Se debe realizar un baño más completo (incluyendo el lavado de pelo) cada dos o tres días. También es muy importante que cuando acabe el baño les seques a conciencia. Cada pliegue de su cuerpo es importante.

Los cuidados de su cabello

Cuidar su cabello también es muy importante desde pequeños. Un acabado sedoso, brillante y sin enredos es lo que buscan todas las mamás pero para eso es clave dedicarle tiempo y cuidarlo. Utiliza champús desenredantes dos en uno, o sino también puedes aplicar después del lavado acondicionadores específicos para peques. Nutrir e hidratar el cabello es muy importante para que luzca sano y bonito y evitar la caída, así como que se ensucie más rápido. Se recomienda lavar el pelo generalmente cada dos días.

Siempre piel hidratada

Una piel hidratada y protegida es muy importante para evitar las posibles apariciones de alergias y distintas dolencias de la piel desde la infancia. Después del baño siempre es recomendable aplicar en su cuerpo cremas hidratantes para calmarles y protegerles de los agentes externos. Normalmente, lo mejor es elegir aquellas que son para pieles sensibles ya que serán menos agresivas y además reparadoras. La zona del pañal es una de las más delicadas ya que se pueden llegar a producir irritaciones, rojeces, eccemas... que incluso se pueden derivar en dermatitis (conocida como dermatitis del pañal). Existen pomadas que están especialmente formuladas para calmar los picores y escozores propios de estas dolencias. Pregunta a tu pediatra para elegir la que mejor se adapte a las necesidades de tu peque.

Protégeles del sol

Por todas es sabido la importancia de aplicar un buen protector solar a los niños. Su piel es mucho más fina y delicada que la de los adultos y por ello, más propensa a ser dañada por el sol. Utiliza SPF 50 y aquellas cremitas que sobre todo sean ligeras y muy fluidas (incluso los spray pueden ser una buena opción) ya que al tenerla que aplicar varias veces al día, resultará mucho más cómoda tanto para él como para ti.

Dientes limpios, dientes sanos

La rutina de lavarse los dientes es otro de los momentos que debemos inculcarles desde pequeños. Explicarles cómo coger el cepillo de dientes, cómo poner la pasta, enjuagarse y escupirla... ¡será toda una aventura para ellos! Enséñales que siempre hay que lavárselos mínimo tres veces al día y para facilitarle en sus primeros pasos prueba con pastas de dientes que sean comestibles ya que lo más fácil es que terminen tragándosela hasta que aprendan.

Perfumes que alimentan

¿Quién no se ha derretido cuando teniendo un bebé cerquita huele tan bien que le han dado ganas de comérselo? Existen muchas opciones en el mercado de perfumes y colonias especiales para niños que se caracterizan por estar libres de alcohol y componentes dañinos para la piel del pequeño. Por eso, es muy importante que a la hora de elegir un perfume para tu hijo te asegures que se trata de un producto específico para niños pero eso sí, el aroma ya será algo más personal. Te tiene que gustar a ti pero ten en cuenta que a él también así que deja (si es lo suficientemente mayor) que exprese sus gustos.


​Y además:
10 consejos para estar guapa durante el embarazo
Termina la larga espera: los imprescindibles para tu bebé

por Sara Hormigo

Puede interesarte