Inicio / Cocina / Cocina internacional / Todo lo que necesitas saber sobre los aceites vegetales

© iStock
Cocina

Todo lo que necesitas saber sobre los aceites vegetales

por Redacción enfemenino Publicado en 25 de marzo de 2016
84 compartidos

Estamos en un momento en el que oímos hablar más que nunca de los diferentes tipos de aceites vegetales y sus beneficios. Pero, ¿sabes para qué se utiliza cada aceite? Seguramente tienes dudas sobre si se utilizan en caliente, en frío, para freír o son idóneas para repostería. Si quieres descubrirlo, te sugerimos que no pierdas esta guía que hemos preparado para ti.

El aceite de oliva es, sin lugar a dudas el rey de la dieta mediterránea. Y es que, qué bien sabe desayunar unas tostadas con tomate y un chorrito abundante de este maravilloso oro líquido, ¿verdad? Además de su sabor inigualable, nos ayuda a comer de forma más saludable. Sin embargo, más allá del común aceite de oliva, existe un buen número de aceites vegetales que puedes comenzar a introducir en tus comidas. Aquí te dejamos algunas recetas bajas en sal que puedes hacer aún más saludables si utilizas alguno de los aceites que te explicamos a continuación.

Relacionados: Recetas bajas en sal

Recetas con un bajo contenido en sal © iStock

Algunos conceptos básicos

¿Qué quiere decir que un aceite es virgen? Se trata de un extracto de frutos por presión o centrifugación, sin tratamiento químico alguno.

Primera presión en frío: guarda las mismas características biológicas que tenía cuando se encontraba en su envase original: semilla o fruto. Son más caros y también más sabrosos. Estos aceites se utilizan en crudo y como condimento.

Nivel de acidez: cuanto más ácido sea, peor será la calidad del aceite. Es el indicador principal de la pureza y frescura del aceite. La calidad del aceite está directamente relacionada con el nivel de ácidos grasos del aceite.

¿Sabes cómo se extrae el aceite?

Por extracción en frío: los frutos y las semillas se presionan mecánicamente. A continuación, se decanta y se filtra el aceite que se ha obtenido.
Proceso mixto: presión en frío + temperatura adecuada de los residuos para obtener más aceite.
En caliente: se ponen a temperatura elevada tanto los frutos como las semillas para facilitar la extracción del aceite. A continuación, se centrifugan o presionan y se trata el aceite obtenido y se calienta repetidas veces.

Aceites vegetales y sus usos

Aceite de girasol: se utiliza en crudo, para cocer o freír (180°C max). Es algo espeso, ideal para vinagretas, escabeches y mayonesas.

Aceite de oliva: se emplea en crudo, para cocer o freír hasta una temperatura máxima de 180°C. Si es virgen y se ha extraído en frío, es mejor utilizarlo en crudo para aprovechar sus cualidades gustativas y nutricionales. El aceite de oliva es la grasa monoinsaturada más consumida del mundo y, por supuesto, un ingrediente clave de la dieta Mediterránea.

Aceite de colza: generalmente se utiliza como condimento aunque también se puede emplear para cocer, contrariamente a lo que se creía, aunque pierde muchas de sus cualidades nutricionales con el calor. Es uno de los aceites más empleados en los países del norte de Europa.

Aceite de cacahuete: se puede utilizar de todas las maneras. Es perfecto para las frituras ya que tolera hasta 220°C. Como su gusto es neutro, se adapta tanto a recetas saladas como dulces. Eso sí, debemos tener cuidado si tenemos algún tipo de intolerancia o alergia a los frutos secos.

Aceite de pepita de uva: es ideal para freír y cocinar en la sartén. Bastante neutro pero de gusto algo amargo, con lo que puede chocar en la preparación de vinagretas, mayonesas y todas aquellas recetas en las que se utilice en crudo.

Aceite de sésamo: es un aceite muy perfumado que se extrae del sésamo natural o tostado. Tolera el calor, aunque altera su sabor. Es mejor si lo añades al final de la receta, como aderezo. Perfecto para el cocinar al wok, hervir alimentos y también para los escabeches. Te recomendamos también que lo incorpores en algunas de tus recetas favoritas de repostería.

Aceite de maíz. este aceite neutro se utiliza para frituras (hasta 180°C), aderezos o para cocciones en la sartén.

Aceite de palma: se utiliza mucho en la cocina subsahariana. Este aceite rojo se cuaja en frío, ya que es rico en grasas saturadas. Se extrae de la palma y se conserva bien.

Aceite de coco: como el aceite de palma, se cuaja en frío. Se obtiene a partir de la copra y el albumen seco de la nuez de coco. Se puede utilizar tanto para freír como en cocciones y, de hecho, resulta perfecto para preparar una tempura de verduras.

Aceite de argán: su uso no es frecuente, ya que se trata de un producto caro. Sí resulta más común destro de la gastronomía marroquí, sobre todo a la hora del desayuno para untar el pan. Tiene un sabor afrutado y delicado perfecto para empezar el día.

Aceite de nuez: muy perfumado pero frágil, se utiliza como condimento y se conserva en la nevera. Excelente para carnes y pescados blancos, higos, peras, mozzarela y el queso de cabra, lo que lo convierte en un gran aliado a la hora de aliñar ensaladas.

Aceite de avellana: se utiliza y se conserva como el aceite de nuez. Ideal para acompañar el aguacate, la zanahoria cocida y otros alimentos con alto contenido en fécula. También es recomendable para condimentar la carne blanca, pescado rojo, el chocolate y los cereales.

Aceite de lino: Muy frágil y poco común. Se conserva en un lugar fresco y se estropea con facilidad. Resulta ideal para preparar verduras a la plancha.

Y además:
Esta es la guía definitiva para escoger un buen pan

¡Viva la pasta! 10 situaciones que solo una pasta- adicta entiende

por Redacción enfemenino 84 compartidos

Puede interesarte