Inicio / Maternidad / Embarazo / Practicar deporte durante tu embarazo

Practicar deporte durante tu embarazo

Publicado por mvega
Publicado en 23 de junio de 2012

Estás embarazada y eres de naturaleza deportista. Te preguntas realmente si puedes practicar una actividad física. Todo depende del deporte, del entrenamiento y de tu estado de salud. Practicar deporte es beneficioso y te relaja, si no te fuerzas y si practicas una actividad suave.

¿Por qué continuar practicando deporte?
A priori, no tienes ninguna razón para dejar de realizar una actividad deportiva diaria si no es agresiva y si estás bien de salud. Al contrario, puede ser un momento muy agradable para ti y para tu bebé. Estarás más relajada y acompañarás a tu cuerpo en pleno cambio. Elige una actividad suave.

Deportes con riesgo para la mujer embarazada

Debes evitar ciertos deportes, sobre todo si son violentos y si ti te exponen a una caída o traumatismo. Aunque tengas experiencia en estas disciplinas, no se recomienda esquiar, ni practicar equitación o escalada, porque el riesgo de caída es demasiado importante. El atletismo debe dejarse al segundo mes de embarazo. Por regla general, tampoco deben practicarse deportes de equipo o de combate en los que los golpes son frecuentes.

Los deportes aconsejados durante el embarazo:

Caminar: para todas las futuras mamás, caminar es un buen medio de moverse. Es una buena alternativa si detienes una actividad incompatible con tu embarazo o si no sueles practicar mucho deporte.

La natación: da igual si eres, o no, una buena nadadora. La natación o el aquagym, junto con la marcha, son los mejores deportes para practicar durante el embarazo. Además de sus virtudes calmantes, mejora tu respiración, lo que te ayudará durante el parto. También haces trabajar el perineo y refuerzas los músculos. Evita, no obstante, sumergirte en agua demasiado fría.

El yoga: es al mismo tiempo un deporte y una preparación excelente para el parto. Los beneficios son casi idénticos a los de la natación.

El método Pilates: este deporte permite aliviar algunos dolores vinculados al embarazo y controlar mejor la respiración.

Aprende a controlarte
Practica un deporte, pero con cuidado. No se trata de cansarte más. Tienes que conocer tus límites. Todo en exceso puede ser peligroso, porque puede comportar un riesgo de hipoxia (falta de oxígeno).

También debes controlar tu ritmo cardíaco: cuenta tus pulsaciones durante 15 minutos y multiplica por cuatro para obtener el recuento por minuto. Debes saber que al principio de un embarazo, te cansarás más rápido y tus pulsaciones también será más rápidas.

Ver también en enfemenino:

Puede interesarte