Inicio / Maternidad / Embarazo / El segundo mes de embarazo

Maternidad

El segundo mes de embarazo

por mvega Publicado en 25 de febrero de 2008

Sabes con certeza que estás embarazada y has pasado todos los exámenes médicos necesarios.

Prioridad
Coge cita con tu ginecólogo antes de la semana doce:
- establecerá un dossier esencial para el seguimiento del embarazo.
- te realizará un examen ginecológico básico, te tomará la tensión y te pesará.
- te prescribirá un análisis de sangre y orina.
- puede que también te prescriba complementos alimenticios para prevenir ciertas carencias. El ácido fólico, hierro y magnesio son imprescindibles para el buen desarrollo del bebé.

Evolución del bebé
El sistema nervioso, los pulmones, el hígado, el estómago y el páncreas se desarrollan considerablemente. Se forman la columna vertebral y los riñones. Se empiezan a formar los primeros músculos, los que permiten que el bebé se mueva. Los órganos sensoriales tales como el nervio óptico, las orejas, la lengua y la nariz continúan su formación y se pueden apreciar en una ecografía. Aun así, el embrión todavía no es capaz de oír ni ver. El pequeño corazón se divide en dos, la parte derecha y la izquierda.
Al final del segundo mes de gestación, el embrión mide alrededor de tres centímetros y pesa de dos a tres gramos.

Pasos prácticos
- Coge cita para la primera ecografía, prescrita por el médico.
- Si optas por la Seguridad Social, el ginecólogo se encargará de completar todos los trámites necesarios para bajas, medicamentos y notificaciones al hospital donde darás a luz. Recuerda que si optas por un servicio privado, deberás seguir las instrucciones específicas de cada centro para asegurarte de que no habrá ningún problema de atención cuando llegue el gran momento. En algunos centros la lista de espera suele ser larga.

Salud
- Si tienes náuseas por la mañana, bebe un vaso de agua en ayunas e intenta desayunar tumbada en la cama. Espera 15 minutos antes de levantarte. Toma infusiones de jengibre o manzanilla en lugar de té o café.
- Si sufres pequeños malestares como sofocos, ganas de orinar con mucha frecuencia, dolor de senos, ardor de estómago, dolor de cabeza, mareos, hemorragias nasales, picores o vómitos puedes recurrir a remedios homeopáticos, por ejemplo, que te ayudarán a combatir estos malestares sin poner en riesgo al bebé.
- Consulta al ginecólogo en caso de pérdidas verdosas o malolientes.
- Si estás cansada y puedes permitírtelo, una siestita de 20 minutos te ayudará a reponer energías.
- Puede que tu frecuencia respiratoria y cardiaca se aceleren. En este caso, aunque es bueno que sigas realizando las tareas normales, procura descansar.
- Los retortijones son normales. No los confundas con las contracciones uterinas. Cuando ocurran, relájate y respira hondo.
- Practica algún deporte suave como andar o la natación o incluso gimnasia suave como yoga o danza.
- Bebe al menos 1,5 litros de agua al día para evitar infecciones urinarias.

Alimentación
- Para tu alimentación, elige productos frescos y variados en lugar de productos congelados. No escatimes en proteínas, esenciales para el desarrollo muscular del embrión, ni en el aporte de calorías que se encuentra en los alimentos con alto contenido en fécula, que te ayudarán a resistir caprichos azucarados. No obstante, evita comer alimentos excesivamente grasos, azucarados o salados.
- Para tu bien estar y salud, vigila tu peso, que idealmente deberá aumentar entre 10 y 12 kilos durante los nueve meses; menos si estás más gordita, más si estás delgada.

Piel
Cuida tu piel para disminuir la aparición de estrías. Son normales, pero ¡irreversibles! Elige aceites y cremas antiestrías especiales para mujeres embarazadas que no contienen ninguna contraindicación.

Psicología
- Durante el embarazo, tenderás a cuestionarte a ti misma. Así es como aparecen los cambios de humor y los antojos. Necesitarás mucho amor y mimos, afecto y comprensión.
- Temerás el rápido cambio de tu cuerpo, un parto problemático y dar a luz un bebé anormal. Todos estos miedos son normales. Todas las madres las han conocido y las futuras mamás están en tu misma situación.
- Unas charlas en el centro de maternidad o con un especialista podrán devolverte la confianza, volverte más fuerte y calmar los miedos. No dudes el hablar con tu médico o con algún familiar o amigo.

por mvega

Puede interesarte