:

Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Tipos de violencia de género: aprende a identificarlos

Mujer hoy

Tipos de violencia de género: aprende a identificarlos

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 7 de octubre de 2016
556 compartidos

La violencia de género se ha convertido en una de la lastras sociales más comunes en nuestra sociedad. Son muchos los tipos de violencia que pueden sufrir las mujeres pero muchas veces, por las circunstancias, para la propia víctima son difíciles de percibir. El miedo a su pareja o a que su entorno no crea sus experiencias las lleva a silenciarlos. Aquí os mostramos cuáles son los tipos de violencia más comunes que debemos denunciar si tenemos indicios de que los estamos sufriendo.

Existen muchos tipos de violencia que podríamos ceñir solo al sexo femenino. Muchas veces se trata de agresiones evidentes pero otras muchas no somos conscientes de que la sufrimos. Existen límites que para los que una mujer que psicológicamente dañada son imperceptibles. "El peligro de este tipo de violencia es que es difícil de detectar porque comienza de una manera muy sutil porque aquí entra en juego el amor romántico. Se disfrazan conductas muy peligrosas como la posesión, los celos y el control con la apariencia del amor romántico. Es decir, si yo te llamo 20 veces al día es porque te quiero mucho y necesito oír tu voz. En realidad si te llama tantas veces es porque quiere saber dónde estás, qué haces y con quién en cada momento. Es puro control, no amor", explica Marisol Rojas, psicóloga especializada en violencia de género en el Servei d'informació i Atenció a la Dona (SIAD) del Ajuntament de Sant Boi de Llobregat y colaboradora de la Fundación Mujeres Felices.

Relacionados: Frases empoderar mujeres

Frases para encontrar la fuerza que necesitas © iStock

​La violencia se convierte en una forma de vida y muchas veces el miedo a su pareja o a pensar que nadie la creerá hacen que silencie su dolor. "Cuando la violencia se manifiesta de una manera más expresa, es cuando la relación ya ha avanzado más y el vínculo emocional es más fuerte, llegando incluso a adquirir compromisos como casarse, tener hijos/as, una hipoteca... lo que dificulta poder romper esta relación".

Pero la psicóloga insiste en decir que la violencia de género se trata de un problema social que solo es sostenible en una base de cultura patriarcal que se podría solventar a través de la educación en igualdad. La sociedad es quien tiene que plantar cara a este problema y "son los gobiernos quienes han de erradicar esta lacra social a través de medidas contundentes", afirma rotunda. Por su parte, los profesionales que tratan de forma personal estos problemas "intentamos trabajar la parte emocional y empoderarlas para que logren salir de esa situación con los recursos de los que disponemos", añade.

1. Violencia física

Son las que se dirigen al cuerpo de la mujer. Agresiones por parte de su pareja que se traducen en un daño bien sea temporal, o bien permanente. Hematomas, fracturas, golpes, arañazos, heridas, lesiones de órganos... En este tipo de violencia no debemos pasar por algo los "empujones y zarandeos", según nos cuenta Marisol: "Cuando pregunto a mis pacientes por la violencia física, muchas mujeres me contestan que no la han sufrido, pero si les digo: '¿alguna vez te ha empujado o zarandeado?' Enseguida me contestan que sí. Un empujón se normaliza dentro de una discusión acalorada y no debería ser así. Muchas mujeres no tienen consciencia de que esto también es violencia física. Suelen reducirse al ámbito privado o doméstico, lugar donde los hombres se sienten legitimados para llevarla a cabo".

2. Violencia psicológica

Son aquellas que afectan a su estado emocional o psicológico: humillaciones, amenazas, insultos, vejaciones, aislamiento social, ridiculización, anulación de autoestima, rechazo, chantaje emocional, el abandono... acciones que convierten a la mujer en un blanco fácil de agresiones físicas. "Normalmente son los amigos, amigas y familiares de la mujer quien detectan antes estas conductas, ya que ven la situación desde fuera y sin ningún vínculo emocional con el agresor que pueda justificarlas. Por ello "cuando tu mejor amiga o amigo o un familiar próximo que te quiere, te dicen que no les gusta cómo te trata tu pareja, hazles caso porque probablemente tengan razón", advierte la psicóloga.

3. Violencia laboral

Se reducen a aquellas situaciones de discriminación, acoso o abuso sexual... es decir, puede ejercerse por abuso u omisión y realizarse como una agresión física, acoso sexual o violencia psicológica.

4. Violencia sexual

Es aquella conducta que implique cualquier acto de naturaleza sexual no consentido por la persona (conyugal, de pareja o de parentesco) que lo sufre, aunque no implique contacto sexual: exhibicionismo, gestos y palabras obscenas, mensajes obscenos, acoso sexual, voyerismo, posturas denigrantes para la persona... Y todo aquello con lo que la persona pueda herir la sensibilidad de la persona que lo sufre. Asimismo, el tráfico de personas (mujeres y niñas) con fines de explotación sexual.

Las violaciones sexuales puede darse además de las siguientes formas:

5. Violencia económica

Es la privación intencionada y no justificada legalmente de recursos para el bienestar de la mujer y de los hijos.

6. Violencia social

Es la humillación, mal trato a familiares y/o amigos, la seducción de otras mujeres en su presencia, descalificación, burla... en público.

7. Malos tratos ambientales

Conductas agresivas como romper o golpear objetos o cosas... tirar cosas que son de la pertenencia de la mujer.

Saber detectar estas conductas al principio de una relación es muy importante para no caer en este tipo de relaciones tóxicas. Por ello, "es necesario desmitificar el amor romántico y optar por un tipo de amor sano basado en la libertad y el respeto". Una vez detectado el problema y que la mujer sea consciente de que está sufriendo violencia de género hay que "trabajar la rabia, la culpa, la vergüenza, el miedo, el asco... son emociones comunes en mujeres que han sufrido este tipo de violencia. También trabajamos la autoestima y el empoderamiento personal para que ellas vuelvan a coger las riendas de su vida". Aquí tienes algunos ejemplos de testimonios que muestran que se puede salir de esta situación.


Y además:
20 frases inspiradoras contra la violencia de género
Canciones que nos dan un soplo de esperanza

por Sara Hormigo 556 compartidos

Puede interesarte