Cunilingus

Publicado por
Publicado en 12 de diciembre de 2007

El cunnilingus se puede considerar como el equivalente femenino a la felación. Proviene de las palabras latinas “cunnus”, la vulva, y “lingere”, lamer.

El cunnilingus consiste en estimular los genitales femeninos con la boca. Te lo explicamos a continuación.

Preliminar amoroso

El cunnilingus se puede considerar como el equivalente femenino a la felación. Proviene de las palabras latinas “cunnus”, la vulva, y “lingere”, lamer. Esa una práctica sexual oral que consiste en estimular la vulva, el clítoris y la entrada vaginal con ayuda de la lengua, los labios y la boca. Estas caricias provocan sensaciones de placer muy intensos, que te pueden llevar hasta el orgasmo.

Técnica

A menudo, primero se realizan caricias manuales antes de pasar al cunnilingus, para ir aumentando la excitación. A continuación, el hombre comienza a besar los genitales de ella: besa, roza, mordisquea, chupetea, lame... ¡Todo es posible! Las succiones suaves también son muy eficaces. No dudes hacer sugerencias a tu pareja, es la mejor manera para que el sepa lo que te gusta.

En ocasiones, algunas personas utiliza un lubricante, pero la saliva también sirve en este caso.

Zonas sensibles

El punto más sensible es el clítoris y, sobre todo, el glande. Este pequeño botón mágico se sitúa en la zona delantera del genital, escondido entre los labios vaginales. Por tanto, la zonas que la rodean también deben estar en contacto: los labios, la entrada vaginal y el entorno del ano son zonas muy sensibles al placer. Házselo saber a tu pareja.

Posturas

El cunnilingus se puede practicar en diferentes posturas. Estas son las principales:

-La mujer está tumbada de espaldas, piernas flexionadas o separadas. Su pareja se tumba o se pone de rodillas y sitúa la cabeza entre las piernas. Esta es la posición clásica.

-El 69: el hombre y la mujer se colocan pies contra cabeza, con la cabeza en los genitales de la otra persona. La mujer realiza una felación mientras le practican el cunnilingus, y así se comparte el placer.

-La mujer se sienta frente a la cara de su pareja. En ese caso puede tener penetración lingual.

-La mujer está de pie y el hombre sentado o de rodillas. Pero con esta postura es difícil alcanzar el clítoris.

Higiene

Es indispensable ser lo más higiénico posible para llevar a cabo el cunnilingus. Si no estás segura, tómate una ducha de agua fresca antes de la práctica para limpiar la transpiración y las pérdidas naturales. Si al hombre todavía le repele el olor de la vagina, proponle utilizar un lubricante aromatizado.

Cuando estés con la regla, también puedes practicar el cunnilingus, excepto si eres seropositiva. Aunque algunos hombres puedan sentir asco por el hecho de ver sangre; comprensible.

Infecciones de Transmisión Sexual

A pesar de que el Sida a penas se contagie con el cunnilingus (aun así corres el riesgo de contagio), existen otras muchas infecciones que se pueden contagiar: herpes o condiloma. En ese caso el preservativo masculino ¡no tiene nada que hacer! La única solución: evita el cunnilingus si tienes alguna enfermedad.

Puede interesarte