Inicio / Pareja / Sexualidad / Cómo practicar buen sexo oral: guía para ser la amante perfecta

© iStock
Pareja

Cómo practicar buen sexo oral: guía para ser la amante perfecta

por Redacción enfemenino Publicado en 20 de noviembre de 2015
4 210 compartidos

La felación y el cunnilingus son tal vez las prácticas sexuales más comunes después de la penetración. Sin embargo, es probable que puedas hacerlo mucho mejor de lo que lo haces... ¡Toma nota de nuestros consejos!

Conocer tu cuerpo y el de tu pareja son dos factores importantísimos en una relación. Muchas veces nos dejamos llevar por la pasión y el deseo pero nuestra torpeza en la cama, o la de nuestra pareja, hace que no disfrutemos demasiado de la relación. Por eso vamos a explicar cómo hacer buen sexo oral, tanto de una chica a un chico como al revés... Seguro que ellos te lo agradecen.

Andrés Velencoso © Ermenegildo Zegna

La felación y el cunnilingus son, probablemente, los preliminares estrella. A pesar de que hace un tiempo era una práctica tabú, hoy en día es algo tan habitual que todo el mundo da por hecho que se produce dentro de una relación sexual de pareja. Aunque es algo casi imprescindible en las prácticas gays y lésbicas, en la relaciones heterosexuales ya nadie se escapa: ¡tanto hacerlo como recibirlo causa un inmenso placer! Si tu chico quiere hacer un buen cunnilingus o tú una buena felación, estas son las claves que tenéis que tener en cuenta.

Antes que nada, decide cómo quieres que sea el momento. Puedes optar o hacerlo a través de estos juegos eróticos y sensuales. O si quieres un encuentro sexy pero con un punto de romanticismo, prueba con esta playlist con las mejores canciones para hacer el amor y caldear el ambiente. ¿Estás preparada? ¡Empezamos!

5 claves para hacer una buena felación

1. No te centres solo en el pene. Sí, el primer consejo a la hora de hacer una buena felación es que no concentres todos tus esfuerzos en el propio pene. Las ingles, el perineo o incluso los testículos (aunque con cuidado) son zonas repletas de terminaciones nerviosas donde le encantará que te detengas. Los besos, las caricias o incluso la respiración en estas partes caldeará, y mucho, el ambiente antes de introducir el pene en la boca.

2. Presiona con los labios y la mano. Después de jugar alrededor de él, introduce el pene en la boca lentamente. En este sentido, ten mucho cuidado con los dientes, asegúrate de que solo estás usando labios y lengua. El contacto, cuando más cercano sea, mejor, así que presiona ligeramente con los labios y la mano el pene para darle más placer. Para que también sepas lo que está prohibido, aquí tienes 10 cosas que nunca debes hacerle a un pene.

3. Juega con la lengua. Porque aquí la lengua, además de la boca, también juega un papel fundamental. Juega con ella mientras se introduce el pene en la boca. Hazlo dando pequeños golpes en el glande y pasándola alrededor de éste. Ejerce presión con ella y muévela de forma desigual: diferentes ritmos, diferente presión, diferentes sitios... ¡Cuanto más varíes, más divertido!

4. El contacto visual y tu intuición. Ver a tu chico en este momento te dará mucha información. A algunas personas les da vergüenza mirar fijamente a los ojos a su pareja en ese momento, pero si te atreves, podrás saber qué es lo que le está gustando por sus gestos y, a ellos, por lo general, les excita mucho que les miren en ese momento. Sin embargo, si no lo ves claro, haz caso a lo que sucede a tu alrededor para saber si le está gustando: si su respiración se acelera, si gime, o si da pequeños empujones hacia tu cabeza con su cadera, es que todo está yendo bien.

5. Adáptate a su forma. Mucha gente se pregunta si debe introducir el pene entero en la boca o centrarse en el glande. Pues bien, sobre gustos no hay nada escrito, pero por lo general a los hombres les gustan las dos sensaciones. Lo mejor es, además de observarle y escucharle, adaptarte al tipo de pene que tenga. Pueden ser de diferente tamaño y, sobre todo, de diferente forma. Por eso, como ya te contábamos en este artículo, hay penes mejor preparados que otros para hacer una felación pero, en cualquier caso, variando el ángulo o sabiendo donde centrarte según el tipo de pene que tenga, le encantará.

Pene plátano © Javier Navarrete / enfemenino

5 claves para hacer un buen cunnilingus

1. No vayas directo al grano. Esta es la primera regla: las prisas no son buenas para un buen cunnilingus. Ir directo a la zona es un error, pues unos buenos preliminares siempre allanarán el terreno mejor. Los besos y las caricias, empezando por el cuello, las orejas y los labios, y bajando poco a poco a los pechos y el abdomen hasta el muslo, acariciando la vagina con los dedos, propiciarán una excitación perfecta para pasar a la acción.

2. El truco de la bebida dulce. ¿Vino? ¿Cerveza? ¿Agua? ¡Error! Antes de practicar un cunnilingus ten cerca una lata de cola o alguna bebida dulce. Parecerá una tontería, pero con este tipo de bebidas la lengua se vuelve mucho más suave y se produce más saliva, lo que creará las condiciones óptimas para adentrarte en su zona íntima.

3. Despacio y con delicadeza. Mientras en la felación se puede ir a muchas velocidades diferentes en cualquier momento, con el cunnilingus es diferente. Hay que comenzar besando y lamiendo la parte exterior, de forma suave, despacio. Así uno se adentra poco a poco hasta llegar a los labios menores. Detente en cada zona, besando y utilizando la lengua. ¡La pasión debe ir en aumento para llegar al orgasmo femenino!

4. Varía con la lengua. Si no quieres aburrirla, haz movimientos irregulares con la lengua, aumentando poco a poco tanto la velocidad como la presión. Si te cansas de los movimientos circulares o de ir de lado a lado, prueba con una técnica diferente, escribiendo letras o palabras con la lengua. Es la llamada técnica del alfabeto, prueba a hacerlo de la A a la Z con diferentes velocidades y... ¡Bingo!

5. Fíjate en su lenguaje corporal. Para conseguir que llegue al orgasmo con un buen cunnilingus, debes aprender a escuchar su cuerpo. Su respiración, sus gemidos, su postura corporal... Todo eso no engaña y te contará si lo estás haciendo bien o mal. Si, por ejemplo, ella arquea la espalda y abre más las piernas para facilitarte la tarea, es que lo estás haciendo muy bien. Los espasmos musculares son otra señal... ¡Fíjate! Una vez llegado ese nivel de excitación, los dedos deben hacer aumentar la presión y el placer. Introdúcelos y acaricia su clítoris, el orgasmo estará prácticamente asegurado. E incluso si quieres añadir otro extra, prueba a acompañar la experiencia con algún lubricante o juguete sexual...

Mucho más que sexo oral

Aunque es una práctica tremendamente común, puede que quieras probar otras cosas ya sea porque no te gusta o porque prefieres otras prácticas algo más atrevidas. En el primer grupo podemos incluir masturbar a un hombre o alguna de estas 100 posturas del kamasutra para que estalle la pasión.

Sin embargo, ya te lo advertimos: la vergüenza y la monotonía se llevan muy mal con la satisfacción sexual. Por eso, si tienes plena confianza en tu pareja, puedes probar cosas nuevas y muy placenteras. Además de la felación y el cunnilingus, la otra práctica estrella del sexo oral es el annilingus. ¿Por qué no probarlo? También puedes jugar un poco más duro con alguna de estas posturas sexuales basadas en Cincuenta Sombras de Grey...

O, si te parece demasiado para ti, también puedes probar con algunos sensuales juegos sexuales, con unos excitantes juguetes eróticos o, por qué no, prueba a romper la monotonía con algunas de las mejores posturas del kamasutra para practicar sexo por toda la casa. En la ducha, en el escritorio, en la cocina... ¡Sal de la cama!

Y si la pasión estalla en cualquier otro lado que no sea en vuestra casa, cosa que os recomendamos, aquí os dejamos también unas cuantas ideas para practicar sexo en el coche... ¡A disfrutar en cualquier lugar!

Y además
Slow sex, el nuevo camino de la felicidad sexual
La eyaculación masculina: todo lo que debes saber

por Redacción enfemenino 4 210 compartidos

Puede interesarte