Juguetes Eróticos

Publicado por mvega
Publicado en 26 de marzo de 2008

Los juguetes eróticos o Sex Toys, cada vez son más sofisticados y glamurosos, se podría decir que se han democratizado mucho, sobre todo desde la aparición del Jack Rabbit, el conejo vibrador de Charlotte en Sexo en Nueva York.

A partir de entonces, miles de mujeres han comprado este juguete erotico y hablan de sus accesorios de juegos sexuales sin tapujos.

¿Por qué utilizar un juguete erótico?
Añadir uno o varios accesorios en las relaciones amorosas permiten hacer más excitante este momento íntimo. Esto permite estimular tu libido, además de crear complicidad con tu pareja. También se puede utilizar un juguete sexual a solas. De hecho, es el uso más habitual. Además de proporcionarte placer, te permitirá socializar tu cuerpo y conocerlo mejor. Una vez en la cama, sabrás indicarle a tu pareja tus puntos más perturbadores...

¿Cómo elegir tu Sex Toy?
Existen diferentes tipos de juguetes sexuales según tus gustos y deseos.
- ¿Eres vaginal? Opta por el vibrador. En forma de zanahoria, puro o simplemente pene, es un acierto seguro. Luego te toca elegir el tamaño: ¡varían entre 12 y 30 cm! Cuidado con ser demasiado golosa. En cuanto al material, sólo tendrás que molestarte en elegir: silicona, material hipoalergénico que conserva el calor; gelatina, muy flexible pero que no se desinfecta; o incluso en cyberskin, loveclone o UR3, casi idéntico a la piel humana.
- ¿Eres clitoriana? Opta por los animales pícaros... El más común, el pato vibrador. Te estimulará suavemente y despertará tus sentidos...
- ¿Eres tanto vaginal como clitoriana? Lo que necesitas es el Jack Rabbit, sin el que Charlotte no pudo pasar en Sexo en Nueva York. Un juguete que te acaricia tanto en el interior como en el exterior, gira, ondula, es la estrella de los juguetes sexuales y uno de los más eficaces del mercado.

¡En pareja es todavía mejor!
¿Quieres salpimentar tu vida sexual? Nada mejor que introducir accesorios lúdicos. Empieza por el exotismo oriental y sus famosas bolas chinas. ¿Cómo funciona? Basta con introducirlas en el interior de tus partes más íntimas. Estate tranquila, hay un cordel para retirarlas en cualquier momento. Luego os toca jugar a vosotros. Descríbele tus sensaciones, tus emociones y la partida está echada.
Para los más high-tech, existen objetos con mando a distancia para que tu pareja tenga tus deseos bajo control. Sólo él podrá decidir cuando y dónde se activará tu vibrador...

Cuidado con la dependencia
Aunque es muy práctico, se lleva a cualquier sitio y te da placer, hay un límite que no se debe pasar: ¡el de la dependencia! Es verdad, tu juguete hace milagros, te da placer de un modo diferente al que te da tu pareja, pero no sustituye a un hombre. Los juguetes sexuales sólo son extras que hay que utilizar con moderación, para salpimentar tu vida privada. Además, nada puede sustituir los mimos y las caricias de una mano que te quiere... ¡O la excitación provocada por un arrebato sexual fogoso y salvaje!

Una higiene intachable
Importante, la regla de oro cuando se utilizan juguetes sexuales es, ante todo, tener una higiene intachable. Antes y después de usarlo, con agua y jabón es suficiente. Pero no uses agua demasiado caliente, ya que los puede estropear. Ten cuidado y, sobre todo, nunca introduzcas tus juguetes en un lavavajillas, ya que podrían quedar inutilizables.
Y si se lo prestas a tu pareja, usa preservativo, ya que no por ser artificial, tu juguete está libre de transmitir una ETS.

Geles y lubricantes
Últimos consejos: piensa en lubricar tu juguete con un producto de base acuosa para evitar cualquiera alergia. Se deslizará mejor y te dará más placer.

Puede interesarte...

Puede interesarte