Inicio / Moda / Accesorios / El retorno de la boina

© iStockphotos
Moda

El retorno de la boina

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 4 de octubre de 2010
A-
A+

El frío, la lluvia, la nieve... parece que el invierno empieza a asomar la nariz y que hacemos los primeros intentos de cubrirnos la cabeza para protegernos de las pequeñas agresiones del día a día. No obstante, los gorros no sólo deben resguardarnos, también deben ir con nuestro estilo, hacer que nos veamos elegantes y naturales al mismo tiempo. Dicho esto, ¿por cuál nos decidirnos? ¿El gorro, la capucha o el sombrero? ¿Y la boina? Ese gran estereotipo e icono francés en el extranjero (igual que la torre Eiffel o la baguette) lo lucían las femeninas vedettes del cine de los años treinta. Tras décadas de abandono, durante las cuales ni se lo ponían las personas de más de sesenta años, vuelve a nuestras vidas renaciendo de las cenizas y con una fuerte presencia en las calles.

¿Por qué la boina?
La boina de lana, femenina y glamorosa, da un punto vintage a nuestra imagen y si la elegimos chic y elegante, luciremos muy retro. De 100 % algodón es uno de los símbolos franceses y de los franceses en el extranjero y aunque durante mucho tiempo ha sido exclusiva de la gente mayor y se la ha calificado como accesorio hortera, hoy los fashionistas de todas las edades la recuperan para conseguir un look francesito: elegante y chic.
La boina es una de las mejores opciones como gorro de invierno, pues su tejido en lana impermeable y calentito nos permite llevarla cuando nieva, hay humedad o hace frío. Mantén tu cabello seco gracias a la boina.

¿Cómo lucirla?
Hay muchas maneras de llevar una boina porque gracias a su flexibilidad se adapta a cualquier estilo. La podemos llevar plana, sobre la cabeza, o enfundarla hasta las orejas, ladearla o inclinarla hacia adelante, como un gorro, hacia atrás, etc. Todo está permitido. Es flexible en todos los sentidos: en cuanto al tejido y en cuanto al uso. Con la boina podemos poner en práctica cualquier idea.
Si quieres ir el máximo de protegida lo mejor es lucirla como si fuera un gorro, es decir, en la cabeza, no muy hacia atrás, sin que ningún cabello de la zona frontal se escape y ligeramente ladeada. Así lo protegeremos del frío y la humedad y podremos esconder los peinados hechos a toda prisa.

¿Quién puede lucirla?

Absolutamente todo el mundo, ya que es muy cómoda y se adapta a cualquier tipo de rostro. Ahora bien, como aporta volumen y longitud al cabello, favorece más a los rostros alargados y delgados.
No hay que olvidar que nos quedará mejor el gorro que más nos guste, con el que nos sintamos bien y el que consideremos más adecuado. Se trata de una elección muy personal. Y aún con el rostro redondeado podemos hacer de la boina nuestro sombrero ideal. Lo más importante es que nos sintamos bien luciéndola.

¿Con qué combinarla?

Podemos optar por vestidos informales, prendas más hippie-chic o combinar ambos estilos: si te gusta lo vintage, una buena opción son las mallas largas (tregging), aunque también puedes llevarla con vestidos tipo túnica, naïf o incluso un jerseys largos. Lucirás chic, glamorosa y súperfemenina además de un dulce toque vintage.

Consulta también en enFemenino:
Elige el corte apropiado del pantalón

Personaliza tu vestuario
Cómo lavar las prendas delicadas

por Elena Bonet

Puede interesarte