Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Método Montessori: qué es y cómo practicarlo en casa

Maternidad

Método Montessori: qué es y cómo practicarlo en casa

por Patricia Gonzalez Creado en 11 de diciembre de 2019
164 compartidos

En el mundo de los padres y los profesores, el término “Montessori” se está convirtiendo en la palabra de moda. Con la popularidad de este tipo de escuelas en aumento es posible que te estés planteando: ¿esta educación es adecuada para mi hijo?

El Método Montessori es un estilo de enseñanza muy específico que se enfoca en cinco áreas, consideradas clave, del desarrollo infantil: materiales sensoriales, matemáticas, cultura, lenguaje y vida práctica. Lo que, en principio, parece diferenciar este tipo de educación de la ortodoxa que se imparte en la mayoría de las escuelas, es que se adapta a los atributos de cada niño, creando preferencias en el aprendizaje en función de sus habilidades e intereses.

Para entender mejor a qué nos referimos cuando hablamos de la educación Montessori, es útil que conozcas cuáles son los antecedentes que hay detrás del método.

Video por Patricia Álvarez


¿Qué es el método Montessori?

El método Montessori fue desarrollado a principios del siglo XX por la Doctora María Montessori. Este método educativo se centraba en una enseñanza específica para el niño, con actividades dirigidas por niños, aulas con niños de diversas edades y profesores que fomentaban la independencia entre los alumnos.

La doctora creía que los niños aprenden mejor cuando eligen lo que quieren aprender, siendo esta la filosofía presente en las aulas de los colegios Montessori hoy en día. Un aula donde se aplica este método es bastante diferente a lo que podemos estar acostumbrados, incluyendo:

  • Varias estaciones de actividades para que los niños elijan a lo largo del día dónde jugar.
  • Un sistema de calificación no tradicional.
  • Profesores que se mueven por todo el aula, eliminando el estatismo de encontrarse siempre frente la pizarra.
  • Un enfoque centrado en el alumno, buscando el desarrollo social, intelectual, físico y emocional.


Como sucede con cualquier forma de educación, mientras que algunos padres y profesores aman este método, otros encuentran bastantes pegas. Y es que, como te mostramos a continuación, el Método Montessori tiene tanto pros como contras.


Los pros del método Montessori

Es posible que, si alguna vez te has cruzado con un profesor o un padre defensor del método Montessori, hayas oído hablar de muchos de los beneficios que este trae consigo. Pero, ¿cuáles son las verdaderas ventajas del método Montessori?

  1. Énfasis en el aprendizaje independiente práctico

Las aulas Montessori son famosas por su estética. Zonas bañadas por la luz natural y, sobre todo, por mucho espacio. Estas dos cualidades son comunes en el diseño de cualquiera de las clases y tienen una razón de ser. Para los maestros que aplican este método, crear un entorno accesible a la par que bonito es de suma importancia, ya que los niños tienen así la posibilidad de dirigir su propio aprendizaje.

"Lo mejor de un entorno Montessori es que permite a los niños trabajar, desarrollarse y aprender a su propio ritmo individual", explica Anitra Jackson, educadora Montessori y escritora de Crónicas de una Montessoriana. "Los niños están expuestos a lecciones, actividades y materiales que se basan en su conjunto de habilidades: progresan en su desarrollo como individuos".

  1. Mejoran su interacción social

Si alguna vez te has fijado, no es difícil ver cómo los niños se quedan fascinados con lo que otros niños están haciendo. El método Montessori aprovecha esto agrupando a niños de diferentes edades dentro de los mismos entornos de aprendizaje. Haciendo que las edades sean diversas, se fomenta el aprendizaje entre pares lo que, efectivamente, no podría suceder en un aula tradicional donde los niños se encuentran en los mismos rangos de edad.

Mezclándoles, los niños aprenden unos de otros, se enseñan unos a otros y desarrollan habilidades sociales que son útiles para la vida, como la aceptación y la inclusión.

  1. La independencia se convierte en un pilar

Para algunos de sus defensores, la formación Montessori es de gran utilidad para desarrollar un conjunto de habilidades empresariales. Dado que gran parte del proceso es autodirigido, los niños exploran más esa sensación de independencia y desarrollan confianza en sus habilidades de forma mucho más rápida que en un colegio tradicional.

  1. Se crea una relación más sana con el aprendizaje

Esta filosofía educativa se esfuerza por fomentar el amor por el aprendizaje. Este beneficio en particular perdura durante toda la vida de los niños, convirtiéndose en un gran aliado en otras etapas educacionales como una carrera, una formación profesional e incluso la vida laboral.

  1. Incluye las necesidades especiales

María Montessori, en su visión del método, incluyó a los niños con necesidades especiales desde un primer momento. No solo se encargó de estudiar los distintos tipos de diversidades funcionales, también fue codirectora en un instituto para maestros de educación especial.

Debido a que los niños se agrupan con otros de distintas edades y, por lo general, tienen el mismo maestro durante varios años, los estudiantes con diversidad funcional tienden a tener una menor presión para mantener el ritmo de sus compañeros. El diseño del aula también puede ayudar a los estudiantes con necesidades especiales a establecer conexiones estrechas dentro de su aula, creando un entorno seguro y estable en el que aprender.

La filosofía de "seguir al niño" de Montessori permite que todos los niños, no solo aquellos con necesidades especiales, reciban una educación individualizada. El plan de lección de un instructor Montessori puede tener el nombre de cada niño con diferentes objetivos e ideas para su estilo de aprendizaje único. Esto ayuda especialmente a los estudiantes con necesidades especiales a aprender a su propio ritmo.


Los contras de la educación Montessori

Evidentemente, todos estos pros no quieren decir que todas las experiencias con el método Montessori hayan sido buenas. Y es que, por un lado, los compañeros, maestros y el sistema escolar con el que se tope tu hijo es de gran importancia. Por otro, hay algunos aspectos que, para algunas personas, pueden causar problemas.

  1. El precio

Uno de los principales contras del método Montessori nos hace centrarnos, no en el niño, sino en los padres. Y es que es algo demasiado evidente, los centros privados no son baratos. Sus defensores explican que la adquisición de tantos materiales de aprendizaje duraderos y de alta calidad, así como la capacitación extensa y profunda en el uso de tales artículos para niños pequeños es una tarea costosa, por lo que el precio está justificado.

  1. No es accesible para todos

Para muchos, la educación Montessori ha ido de la mano de una cosa: ser privilegiado. Si bien esto no es nada aproximado a la visión que María Montessori tenía del método, desafortunadamente es la norma. Dado que esta filosofía se sale de la norma educativa tradicional, la mayoría de los programas Montessori son privados, regulando las admisiones en función de quién puede o no pagar la matrícula.

  1. El plan de estudios puede no ser suficiente para algunos

Depende de la maestra y el asistente asegurarse de que los niños progresen a un ritmo adecuado. Idealmente, este toma y daca puede funcionar bien. Pero también puede crear espacio para que algunos alumnos se queden en el camino.

La flexibilidad del plan de estudios puede ser muy positiva, pero si se refuerza una habilidad y se abandonan otras, entras en una dinámica peligrosa para el futuro académico del niño.

  1. La independencia no lo es todo

El método Montessori es fuerte en fomentar un sentido de independencia y trabajo autoguiado. Sin embargo, la mentalidad empresarial que puede ser tan valiosa también puede dificultar que los estudiantes colaboren en equipos y trabajen bajo una autoridad rígida.

  1. La estructura del aula puede intimidar

Aunque para muchos la estructura lineal de las aulas clásicas nos haga tener la sensación de estar en una cárcel, las barreras físicas y los escritorios alineados también pueden ser un gran consuelo para ciertos estudiantes.

Si bien esto probablemente no sea un obstáculo insuperable, definitivamente es algo a tener en cuenta. La jerarquía de las aulas tradicionales permite menos libertad para los estudiantes, pero también puede garantizar un ambiente de clase que se sienta ordenado, seguro y rutinario.


25 juegos para entretenerles y enseñarles con el método

El método Montessori ha adquirido relevancia, sobre todo en los últimos años, por prestar atención en la formación de los más pequeños utilizando juegos educativos que no requieran de ningún instrumento o juego especial demasiado complicado.

Según su creadora “nuestros prejuicios malinterpretan la conducta del niño. Esa conducta la interpretamos con criterios de adulto, y no es correcto. En el desarrollo psíquico del niño existen períodos con intereses específicos, y con una enorme sensibilidad hacia determinados estímulos. Ella los denominó periodos sensitivos y demostró que la construcción psíquica del niño es discontinua y que su aparición depende de cada uno.

© Pinterest


Casi cualquier objeto cotidiano puede servir y utilizarse para entretener y enseñar cosas a los más pequeños: frascos con tapas, pinzas para la ropa, juguetes hechos a mano, productos sólidos o a granel... Lo más importante es no dejar al niño, nunca, bajo ningún concepto, sin supervisión mientras interactúa con este tipo de elementos.

A partir de ahí, casi cualquier idea que se nos ocurra puede servir para que el niño experimente, conozca o aprenda sobre lo que le rodea, utilizando sus sentidos y las explicaciones que podamos ofrecerle.

¿Y a ti qué ideas se te ocurren? Te damos 5 ideas de juegos Montessori para que tus peques empiecen a familiarizarse con este método tan beneficioso desde casa:

  • Symiu - Puzzle de madera: este juego eductivo emula un rompecabezas de colores y formas geométricas con el que los peques podrán desarrollar la coordinación ojo-mano, su capacidad de concentración y el reconocimiento de colores y formas. Comprar en Amazon por 14,98€.
  • LBLA - Puzzle de bloques de madera: los pececitos, aros y números de colores ayudan a tu hijo a aprender y estimular la curiosidad. Los niños pueden clasificar los anillos, aros y peces de diferentes colores en las clavijas, descubrir las formas y mejorr su capacidad de coordinación mano-ojo. Comprar en Amazon por 19,99€.
  • WOOMAX- Cubo actividades de madera 14 piezas: los peques tendrán que encajar cada una de las 13 piexas de madera en su correspondiente agujero. Mejora la atención y concentración, así como la creatividad. Puedes comprarlo en Amazon por 12€.
  • WOOMAX - Laberinto con figuras de madera y ventosas: incluye 16 bolas de madera y 5 figuras con animalitos dibujados con las que los niños pueden divertirse y explorar. Favorece el desarrollo cognitivo en los primeros años del niños. Puedes comprarlo en Amazon por 12€.
  • Jerryvon - Frutas y verduras de juguete para cortar: cada pieza de fruta o verdura está partida en dos partes, unidas con ujn imán. Los niños aprenderán a reconocer los alimentos, jugar a la imitación y familiarizarse con la alimentación saludable. Puedes comprarlo en Amazon por 17,99€.



Y además:

5 juegos Montessori para niños de los 3 a los 6 años
Dónde duermen los niños: 20 fotografías que cambiarán tu forma de ver el mundo
¡Vas a ser papá! Las caras de padres primerizos al saber que viene un bebé en camino
¿Cómo hacer que los niños aprendan jugando?

por Patricia Gonzalez 164 compartidos