Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Contratar a una niñera

Maternidad

Contratar a una niñera

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 16 de febrero de 2010
A-
A+

Si contratas a una niñera, ésta será la responsable del bebé e intervendrá en su seguridad afectiva. Así que elegirla bien es esencial. Para encontrarla deberás preparar las entrevistas a conciencia y redactar su contrato con mucha atención.

La entrevista
-Preséntate. Habla un poco del niño. Es muy importante demostrar confianza a la persona que recibes.
-Pregúntale por qué cree que es una buena niñera. Haz que te cuente una jornada al cargo de un bebé para ver si realmente trabaja con ellos.
-Haz una lista con preguntas que te permitan conocer mejor la experiencia de la candidata, analizar sus reacciones ante casos de fiebre, accidentes, etc.
-Si tienes dudas, pídele que lleve a cabo algunas tareas: preparar un biberón, por ejemplo.
-Sé muy clara explicando tus exigencias y necesidades.
-Si el bebé ya ha nacido que esté con vosotras en la entrevista, así verás cómo reacciona la candidata ante los pucheros y lloros del pequeño.
-Pregúntale si tiene dudas, así podrás conocerla mejor.
-Pídele que te enseñe el dni para comprobar que tienes ante ti a quien dice ser.
-Es imprescindible que cuente con referencias. Pídeselas y telefonea a algunas de ellas antes de tomar una decisión.
-Puedes pedirle que vuelva otro día para que conozca al papá y asegurarte sobre la decisión tomada.

Sobre la necesidad de un contrato
Es casi obligatorio declarar a la niñera. Tú serás la jefa y ella tu empleada. Sí así lo decides, deberás hacerle un contrato de trabajo. No lo tomes a la ligera porque no sólo será la referencia para cualquier discusión que se produzca, sino que se convertirá en la garantía jurídica en caso de conflicto. El período de prueba suele ser de un mes renovable. Es mejor renovarla de forma sistemática, mediante cartas recomendadas, para darte tiempo y ver si has hecho la elección correcta.

En el contrato se deben abordar
Las funciones: cuidarse de la salud del bebé, la seguridad, la alimentación, la higiene, el descanso...
Las obligaciones
Las prohibiciones (dejar al bebé solo, emplear a una tercera persona sin tu consentimiento, etc.)
Los horarios de trabajo concretando el caso de las horas extra
Las vacaciones y los días festivos
Los desplazamientos
Las comidas

En caso de custodia compartida

Además de compartir el gasto de la niñera, la ventaja es que sois dos para encontrar a la persona ideal. Realizad las entrevistas juntos y compartid opiniones.

No te pierdas:
Su primer día de clase
¿Cómo aprende tu hijo a hablar?
Niños: ¡siempre se pelean!

por Elena Bonet

Puede interesarte